Festival Cultural 2017: necesidad de inventiva ante el castigo presupuestal

Festival Cultural 2017: necesidad de inventiva ante el castigo presupuestal

En los tiempos de Genaro Borrego se inició lo que se conoció como “semana cultural”, lo cual consistía en eventos artísticos para los zacatecanos que se quedaban en el estado durante las vacaciones de Semana Santa. Semanas, en lo general, bien logradas. Se puso en movimiento lo que empezaba a llamarse ‘el nuevo cine mexicano’, el uso más intenso de las plazas para eventos de canto nuevo, algunas óperas y una agenda escénica pequeña pero interesante. Podemos afirmar que esas ‘semanas culturales’ fueron exitosas en el objetivo localista que las orientaba. Posteriormente cambió la visión en los subsecuentes ‘festivales de cultura’. Ya no estuvieron dirigidos al público local, sino al turismo, y los artistas del estado fueron desplazados por aquellos que fueran conocidos en el exterior. Con ese giro, los costos aumentaron considerablemente. Los artistas de renombre nacional e internacional son muy costosos. Y los beneficiarios económicos directos, como es el caso de hoteleros y restauranteros no ponían la parte que en justicia debía tocarles; el costo se asumía con recursos públicos. Así las cosas, ahora se espera un par de semanas de eventos para atraer turismo en un contexto de recortes presupuestales.

En estos dos últimos años, el arte y la cultura ha sido el sector más sacrificado en lo que respecta a las amputaciones del presupuesto. El sector de la gestión cultural sufrió una merma del 40 por ciento. En todos sus renglones: formación, culturas populares y festivales. Para los que programan los presupuestos federales la cultura no es una prioridad. Sin embargo, con tantos años, debía haber a estas fechas artistas locales formados y con alta calidad para sostener un festival de altos vuelos. La visión de hacer del festival una serie de eventos al servicio de públicos de fuera con artistas de fuera, está agotado. Se debe repensar ese modelo. La Universidad ha creado un cúmulo de músicos de buena calidad; las humanidades ha sido semillero de narradores, ensayistas y poetas; Zacatecas tiene una fuerte tradición en las artes plásticas con estudios formales y sin ellos; y en los talleres de teatro y artes escénicas comienzan a despuntar agrupaciones dignas de presentaciones festivaleras. Esto es, este capital artístico puede ser una base para crear propuestas de eventos de calidad y de bajo costo. Incluso los cortometrajes que se hacen en Zacatecas también tienen ya valor de exhibición. En suma, con un buen convenio entre el IZC y la UAZ, además de algunos centros de formación independiente, se puede armar un programa cultural al que sólo falten pocos complementos con artistas foráneos y, con ello, lograr algo bueno a bajo costo. El actual responsable del IZC sabe hacer esto a que nos referimos y tiene los contactos para conseguirlo. Esperamos que a pesar del castigo presupuestal de la cultura tengamos en Zacatecas un festival que nos lleve por los caminos re-creadores de nuestras personas a través de la experiencia estética que los eventos nos generan. ¡Viva la cultura!

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70