‘Hell or High Water’: La distopía del sueño americano

‘Hell or High Water’: La distopía del sueño americano

La Gualdra 281 / Cine

En una polvorienta carretera a oeste de Texas dos hermanos viajan en un viejo automóvil. Al momento de entrar a un destartalado y pequeño poblado, comienzan a aparecer en ambos lados del camino carteles de publicidad de préstamos bancarios, así como fábricas abandonadas, establecimientos y comercios cerrados, todos a causa de los embargos por parte de los bancos.

Como el título de la película indica, conforme la historia avanza somos conscientes de que el destino de los protagonistas sólo puede resultar en arder en el infierno o ahogarse en el mar. Sin embargo, es notorio que el contexto en el que ambos personajes se desarrollan su adaptación como un reflejo de un infierno en la tierra que es muy real, que se vive de manera constante en los tiempos actuales.

Toby (Chris Pine) y Tanner (Ben Foster) son dos hermanos que viajan a través de pequeños pueblitos de Texas, y se dedican a asaltar las diversas sucursales bancarias de cada lugar, siempre robando cantidades de varios cientos de dólares, jamás grandes fajos de dinero; esto con el desesperado objetivo de pagar la hipoteca de un rancho propiedad de Toby y recientemente heredado por su fallecida madre, en el cual ha sido encontrado petróleo.

Ambos personajes son redondos y tienen personalidades totalmente opuestas, pero que se complementan. Toby es un individuo sereno y responsable, que jamás ha robado un banco ni cometido un solo delito en su vida, por lo cual antes de idear dicho plan le pide ayuda a su hermano Tanner, quien acaba de salir de prisión, y que es a su vez una persona explosiva, temperamental, de una vivacidad notable, pero con un profundo sentido de la camaradería y la hermandad.

Detrás de ellos se encuentra el experimentado agente de la ley Marcus Hamilton (Jeff Bridges), quien antes de su eventual retiro le sigue la pista a este singular dúo de bandidos. A su vez, Marcus es acompañado por su fiel amigo y compañero de oficio Alberto (Gil Birmingham), a quien constantemente molesta con chistes y burlas racistas a raíz de su ascendencia comanche, pero que finalmente reflejan el profundo aprecio que le tiene después de haber compartido tantas aventuras a través de los años.

El realizador David Mackenzie (Starred up, Perfect sense) crea un western contemporáneo con personajes llenos de ingenio, que en cada uno de sus diálogos refleja una verdad incómoda, en un Estados Unidos deshecho por la recesión económica y la falta de empleo en la clase baja en las áreas rurales al oeste de Texas.

El guionista Taylor Sheridan (Sicario) busca generar un dilema moral, a base de mostrar ambas visiones, la del ladrón y la de su perseguidor, y generar una resolución a base de claroscuros, siendo los lazos de fraternidad y lealtad fundamentales, donde la ley y la búsqueda de justicia se miden igual en ambos casos.

Aquí los ladrones y los policías son mostrados de misma manera, y son percibidos por la sociedad en un nivel equiparable, como si después de tanto tiempo fuera normal y hasta usual que las personas empiecen a robar bancos y que todos los habitantes de un pueblo estén armados, y donde resulta normal también que existan detectives a la vieja escuela detrás de estos perpetradores.

Como resultado, Hell or High Water es un reflejo audaz y apasionado de un Estados Unidos cansado y desesperado por un cambio sin importar cuál sea, y que en nuestra agenda actual, realista y cotidiana remite a muchos de los sucesos políticos recientes en dicho país.

https://issuu.com/lajornadazacatecas.com.mx/docs/la_galdra-281

 

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70