Iniciará Edín Alaín la filmación de su nueva película La máquina del diablo

Iniciará Edín Alaín la filmación de su nueva película La máquina del diablo
En la cinta colabora el escultor Guillermo Gómez como el encargado de los efectos especiales ■ FOTO: CORTESÍA

■ El largometraje aborda el tema de la feminidad; se inscribe en el género de la Nueva Carne

■ La producción independiente se rodará en locaciones del municipio de Guadalupe

En próximos días empezará a rodarse en locaciones del municipio de Guadalupe, La máquina del diablo, la más reciente película Edín Alaín Martínez, también guionista del filme en el que colabora en los efectos especiales, Guillermo Gómez, escultor y caracterizador que lo ha acompañado ya en tres de sus proyectos anteriores.

La máquina del diablo aborda desde una visión introspectiva el tema de la feminidad, y por tanto, recupera aspectos como la fertilidad, el dolor de la maternidad y los miedos asociados, entre otros, al embarazo no deseado, dijo el director.

El largometraje se inscribe en el género de la Nueva Carne, una tendencia del cine de ciencia ficción que inició en los años 80 con David Cronenberg, también conocido como El Barón de la sangre.

“Es un largometraje que tiene que ver con máquinas orgánicas”, donde el diseño de estos artefactos y efectos va a ser muy importante, dijo.

“En realidad es una película que me interesa mucho que tenga un aire viejo, muy artesanal como de cine los ochenta, cine de horror muy independiente como Masacre en Texas (Tobe Hooper, EEUU, 1974) o El Despertar del diablo (Sam Raim, EEUU, 2006).

Justo quien se encarga de los efectos especiales es Guillermo Gómez, quien ya ha trabajado con Edín Alaín Martínez en tres producciones previas: Lobo, Atrapados y La casa de los juguetes.

Al respecto el propio efectista dijo sobre el ente que creó para este filme, que está propuesto de manera que su no-rostro refleje los temores de cada espectador, “que se imagine la maldad que hay dentro”.

Sin un rostro, sí busca provocar tripofobia (miedo a los agujeros y los patrones geométricos repetitivos).

“Es un ser que maneja una máquina, entonces va a llevar un monóculo en el ojo” que lo identificará con el creador del artefacto, que por otro lado, intuyó de alguna manera remitía a aquel de Cronos, película de Guillermo del Toro.

“Pero es muy diferente la temática de esta película, se desarrolla la trama de otra forma, es otro asunto”.

A partir de materiales como el acrílico, látex, gelatina, espumas de látex y poliuretano, fibra de vidrio, silicona, cables, babas sintéticas y mucha sangre, surgirán seres que provienen de los temores más profundos que puede generar una sociedad como la actual.

En este sentido nuevamente Edín Alaín Martínez dijo sobre el tema del miedo, de cómo generarlo en un entorno en que todo se ha vuelto terrorífico, donde los temores provienen quizás ya no de la presunción de la existencia de seres sobrenaturales sino de asuntos más mundanos y concretos, como el alza de impuestos, los gasolinazos, los efectos del cambio climático o las criminales desapariciones de personas, que “voy a contestar robándole una frase a Deborah Araya, directora del Festival de Cine de Terror de Valparaíso en Chile, quien dice que el género de terror le regresa a la sociedad el miedo que nos provoca, que es una válvula de escape, no sólo lo que mencionas sino la propia realidad social”.

La máquina del diablo también explicó, es un título de trabajo para este filme que es probable que cambie posteriormente, pues el planteamiento tiene que ver más con temas como la feminidad, “sobre el nacimiento, la fertilidad”.

Es entonces en abstracto una película que puede reflejar temores sociales introyectados en las mujeres, como ocurre en el contexto del horror o la ciencia ficción en que los monstruos surgen de las ideas, sensaciones o impresiones generados en colectivo,  pero en este caso no alude a una problemática social concreta.

En respuesta a si el tema de la feminidad y el conflicto que parece presentar la sociedad actual con ella reflejado en la incidencia de feminicidios tiene alguna relación con lo que podrá observarse en La máquina del diablo, observó que “no tiene una conexión directa”, como ocurre por ejemplo con el tema migrante con el caso de Sector 9 (District 9) de Neill Blomkamp.

“No tiene una ancla social, pero como platicaba con el público en el Festival Macabro el año pasado, cuando se proyectó el corto de Los juguetes, en que ellos encontraron referencias sociales y me preguntaban si tenía relación con el incendio de la Guardería ABC en Sonora, digo no necesariamente, pero creo que sí el género refleja los miedos que nosotros vivimos y probablemente hay algo de eso, no quiero adelantar mucho de lo que sucede”.

No obstante acotó que el tema de lo femenino sí lo ha interiorizado y quizás sí se refleje algo de la problemática de los feminicidios que ocurren ya en todas partes del país, “a través de un personaje, pero no de forma directa. Además curiosamente uno de los documentales que más me han marcado es el de Bajo Juárez, de José Antonio Cordero, quien además fue mi asesor en el Imcine. Este documental que es muy profundo y descarnado sobre los feminicidios en Ciudad Juárez”.

“Creo que el género refleja muchas cosas sin que seamos muy conscientes de eso. De lo que sí estoy muy consciente por ejemplo, es del tema de la maternidad, el parto, el aborto, el dolor de la maternidad, del embarazo no deseado, como miedos. Más esas impresiones. Es la intención que tenemos y es lo que está plasmado en el guión, esperemos que así resulte ya una vez hecha”.

La máquina del diablo ha contado con el respaldo decidido del Instituto de la Juventud del Ayuntamiento de Guadalupe, que encabeza Joel Benjamín Morales García.

“Quien levantó la mano primero fue Guadalupe, literalmente como que lo agarraron y dijeron nosotros queremos que se haga esto aquí, Joel luchó mucho por eso. Y el presidente de Guadalupe, Enrique Flores, la verdad me sorprendió lo rápido que entendió lo que queríamos hacer, porque en una reunión de 5 minutos dijo que la hiciéramos y eso me motivó mucho”.

La máquina del diablo es una producción independiente, que se espera respalde posteriormente Gran Cine, una productora estadounidense ubicada en Los Ángeles, California. Tiene en su reparto en los papeles estelares a Jitzel Galicia y Ernesto Salinas, a quienes acompañan Rigoberto González Veloz (director de Programación del Festival de Cine de Tequila, Jalisco), Rosalina López, Julia Robles y Fuensanta Valdez, entre otros.

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70