Amor

Amor
Cezanne. Naturaleza muerta con cupido de yeso. 1894. Courtauld Institute Gallery de Londres.

La Gualdra 280 / Río de palabras

Es que a mí el amor me agarró temprano, pollita, como por ahí dicen. Cuando uno no tiene conciencia y se la pasa haciendo pendejadas. Pero era el amor y había que dejarse ir, sin meter las manos, aunque me diera en el hocico y se me cayeran todititos los dientes. El amor me enganchó fuertote, ni resollar me dejaba. Todo el día nomás piense y piense en ese hombre, en lo que estaría haciendo cuando no estaba conmigo: que si ya vendrá por mí, que si ya estará comiendo, que ya ha de estar dormido. Y luego me entraba la preocupadera: que si ya comió, que si no estará enfermo, que si no andará con otra; y es que una de al tiro se enferma, se pone malita de los nervios. Eso del amor es una enfermedad mental y de las más feas, porque no te da fiebre, ni se te seca la boca, ni te sale urticaria; pero bien que duele, que hace sufrir y parece que no va a tener cura. Entonces empieza una haciendo cosas extremas, esas cosas que uno hace por amor, como llevarle el café a la cama, coserle los botones, lavar y plancharle muy bien las camisas, tener la comidita lista, vigilarle el sueño, seguirlo hasta que llegue al trabajo para que no se vaya a perder o a ir por otro lado. Es que así pasa cuando el amor te da fuerte. Cómo quería yo a ese hombre; bueno, con decirles que yo hasta las uñas de los pies le cortaba. De haber sabido cómo había de pagarme, le hubiera cortado hasta las patas.

https://issuu.com/lajornadazacatecas.com.mx/docs/la_gualdra_280

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70