67 Festival de Berlín. Diferencias fundamentales

67 Festival de Berlín. Diferencias fundamentales
Las comparaciones son odiosas, dicen. Pero uno no puede dejar de comprobar las diferencias entre la Berlinale y su incomparable rival, el festival de Cannes. Mientras el francés se da el lujo de escoger entre cientos de películas que quieren participar en la Croisette, en la función que sea, el alemán parece seleccionar los títulos que no tenían de otra. Hasta ahora, el nivel de la competencia ha sido muy pobre, y eso que se trata del primer fin de semana, cuando se intenta echar mano de lo mejor.

Por ejemplo, en cuanto al cine hollywoodense, Cannes se da el lujo de estrenar las películas de autores fundamentales, como los hermanos Coen o Alexander Payne. En cambio, la Berlinale recurre a nombres poco conocidos, como Oren Moverman o Stanley Tucci. El segundo ha hecho trayectoria como actor de carácter, interpretando por lo general a personajes pedantes, y aquí ha presentado Final Portrait (Retrato final), su quinto largometraje como realizador.

Basado en un libro del periodista estadunidense James Lord, la película describe el largo proceso por el cual el artista Alberto Giacometti (Geoffrey Rush) intenta, en el París de 1964, hacer un retrato del propio Lord (Arnie Hammer). Por supuesto, el artista es presentado como genio temperamental, nunca satisfecho con lo que ha creado con su arte. El retrato biográfico incluye a una esposa (Sylvie Testud) sufrida, pues Giacometti está obsesionado con la prostituta Caroline (Clemence Poesy).

Muchas películas han tratado de describir el proceso creador del arte y como Final Portrait, han fracasado al quedarse en la superficie. Son garbanzos de a libra, como Andréi Rubliov (1966), de Tarkovski, o La bella latosa (1991), de Jacques Rivette, las que han trascendido la propuesta usual del artista como neurótico excéntrico. El australiano Rush es un buen actor, cuya carrera se ha dedicado en buena medida a ese tipo de personajes, y lo mismo ha interpretado a León Trotsky que al Marqués de Sade. Aquí habla el francés con acento anglo y ensaya a un Giacometti absorto en sus obsesiones. En cambio, Hammer queda como personaje reactivo cuya única curiosidad en la vida fue haber sido pintado por el artista.

Final Portrait es de esas películas que no llegarán a estrenarse en la cartelera de su país, porque su público potencial es inexistente. Está diseñada para algún canal de cable como HBO, porque es básicamente como un telefilme de prestigio. Y no tiene nada que hacer en una competencia internacional.

Eso sí, todos los estadunidenses que se han acercado a un micrófono en la Berlinale han aprovechado para hablar mal de su presidente. Desde Maggie Gyllenhaal, que funge de jurado, hasta Richard Gere, pasando por Stanley Tucci, se han pronunciado en contra de la política de Trump. Incluso el mexicano Diego Luna aprovechó la primera conferencia de prensa del jurado para afirmar que ha venido a Berlín para aprender cómo derribar muros.

No vi la húngara Teströl és lelekröl (En cuerpo y alma), de la realizadora Ildikó Enyedi, pero es la única película de la competencia que ha tenido hasta ahora un consenso de la crítica en cuanto a su calidad. Vamos a ver si mañana otra cineasta, la veterana polaca Agnieszka Holland, vuelve a subir el nivel.

Twitter: @walyder

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70