Las + Recientes

Zacatecas, el estado ecológico

Zacatecas, el estado ecológico

Ya no es retórica, tampoco es a ver si se puede; o los gobiernos se ponen las pilas y toman con seriedad el cuidado del medio ambiente, los recursos naturales, el desarrollo sustentable y sostenible o nos vamos olvidando de dejarles lo más elemental a las generaciones venideras en este de por sí ya, caótico mundo.

La pirámide de Kelsen pone a los tratados internacionales casi a la par de la constitución o carta magna de los países, es por eso que el Protocolo de Kioto adquirió una importancia sin igual, derivado de la convención marco de las naciones unidas sobre el cambio climático, contiene un acuerdo internacional para reducir las emisiones de seis gases de efecto invernadero que causan el caliento global, y son: dióxido de carbono, gas metano, óxido nitroso, hidrofluorocarbonos, perfluorocarbonos y hexafluoruro de azufre; estos seis “amiguitos” han puesto al mundo de cabeza y han desatado una larga discusión política internacional, por los constantes inacatos de potencias industriales que ven primero por el capital y sus intereses, que por la casa de todos, que es nuestro planeta. Estados Unidos por ejemplo, con el presidente Bill Clinton, firmó el protocolo pero el congreso no lo ratificó, lo que puso de manifiesto el mal ejemplo y el antecedente para incumplir con el acuerdo, después lo siguió Canadá, este hermoso país pluricultural y actualmente tan “open mind” que es amigo de todos, pero que contamina como muchos países juntos, principalmente por su industria minera boyante, que dicho sea de paso, se encuentra en todos lados menos en Canadá, hay mineras canadienses en Chile, en Perú, en Bolivia y en México, donde contaminan, saquean, dadivan, matan el ambiente de la región, esquilman a los trabajadores y cuando ya no queda un gramo de material, corren a buscar otros horizontes. Pues este amigable país, al ser un constante infractor del acuerdo, se ganó sendas multas que lo pusieron al borde del colapso diplomático y lo orillaron a tomar la decisión más funesta que pudieron haber tomado, por considerarla cobarde y poco seria, y esta fue la de salirse del protocolo.

Continuando con la escala de Kelsen, los países adecuaron en sus constituciones y leyes, medidas de contención de los contaminantes, así como multas para quienes no cumplieran con las disposiciones, pero hace falta decir que en el caso de México no han sido suficientes, por el contrario, tenemos ríos más sucios, selvas devastadas, minería a cielo abierto, pocas plantas de tratamiento de aguas, reservas ecológicas invadidas, pocos rellenos sanitarios y un sinfín de problemas que dan como resultado que las alertas se hayan prendido por entrar al “selecto” grupo de países contaminantes, sin tener siquiera industria del tamaño de los países que firmaron el tratado antes mencionado.

Si bien, la falta de políticas públicas es el resultado de la poca seriedad que se le pone al tema, es también un campo de oportunidades para quien decida hacer las cosas bien, y es ahí donde entra nuestro querido estado, Zacatecas.

Que tan rico ha de ser el subsuelo zacatecano que en 400 años no se lo han acabado, hay quien dijo en alguna ocasión y no se ha perdido en el tiempo, que si sumaran la plata que se ha sustraído del estado desde la fundación de la ciudad, bien se podría hacer un puente del puerto de Veracruz hasta la Península Ibérica; pero no hace falta hacer castillos en el viento, cuando toda la plata y el oro que extrajeron los españoles se puede ver en sus tempos religiosos, específicamente en los atrios y altares, resaltando la bonanza y opulencia producto de sangre y saqueo sufrido por nuestro pueblo.

Zacatecas padece lo mismo desde hace casi 500 años, solo que ahora los saqueadores mineros son consorcios Canadienses, Norteamericanos y Mexicanos, lo que deriva en la oportunidad que tiene el actual gobierno de dar el ejemplo al resto del país, poner en orden y controlar los contaminantes y cuidar el medio ambiente  y también, por supuesto, regresarle al estado un poquito de lo mucho que se han llevado las mineras por medio de 4 impuestos que plasmados en la ley de ingresos que ha ideado el Gobernador, estos 4 impuestos ecológicos propiciaran una recaudación económica que permita ser invertida en su totalidad en el saneamiento natural, además, hay proyectos de infraestructura hidráulica de gran calado, como lo es la presa de milpillas, que será la más grande y moderna de la región, también hay una proyección de una serie de plantas tratadoras de agua, mas aparte las que las empresas contaminantes deberán tener si no quieren pagar impuestos; harina del mismo costal es la producción de energía, por medio de diversas tecnologías, como lo es la eólica, que con las enormes aspas colocadas en el cerro de las antenas comienza a dar resultados, o la energía solar, a la cual muchas empresas aspiran a proveer, y que será sin duda en el mediano plazo otra herramienta más de nuestro estado para acceder a la acreditación de estado verde, máximo galardón internacional que se otorga. ■

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70