Las + Recientes

Trump acelera la crisis del capitalismo salvaje

Trump acelera la crisis del capitalismo salvaje

Si se observan las causas, manifestaciones y alcances del ‘fenómeno Trump’, concluiremos que no es exclusivo de nuestro vecino del norte. El nacionalismo exclusivista, la exaltación extrema de los objetivos nacionales como preferentes y superiores, propio de épocas históricas que se creía superadas, así como las actitudes xenófobas, no exentas de rasgos racistas que están surgiendo en varias latitudes, explican tanto la votación por la salida británica de la Unión Europea, el éxito electoral en Europa de partidos de extrema derecha, y el éxito de Trump en las recientes elecciones.

Entre las explicaciones de naturaleza económica del fenómeno, destaca la abrumadora evidencia de la agudización de las desigualdades y la profundización de las brechas entre los muy ricos y los muy pobres en los países que han aplicado el Consenso de Washington, aún en los más desarrollados, así como el debilitamiento progresivo, a nivel mundial, de la proporción que representan los ingresos del trabajo frente a los del capital. Sin olvidarnos del creciente número de excluidos del empleo y del consumo, funcionales como ejército de reserva para los grupos criminales.

Estas tendencias han sido exacerbadas por el reparto muy desequilibrado de los beneficios, al favorecer a las grandes corporaciones trasnacionales en detrimento de amplios segmentos de empresas y trabajadores; por la creciente automatización y la erosión de las organizaciones sindicales; por el retiro progresivo de las redes de protección social asociadas al concepto de Estado de bienestar; por el abandono de políticas impositivas de corte redistributivo, y por el trato fiscal preferente que se ha dado al capital  financiero sobre las actividades productivas. Éstas son, entre otras, algunas de las tendencias recientes del capitalismo de mercado sustancialmente desregulado, que condujeron a la crisis financiera de 2008 y a la subsiguiente Gran Recesión.

Resulta cuando menos paradójico que sea uno de los grandes beneficiarios de la globalización neoliberal quien está destrozando algunos de los principios básicos de ese modelo: el libre tránsito de capitales y el libre comercio. Las amenazas del nuevo presidente a los directivos de las corporaciones con inversiones, o con planes de tenerlas, en México, de lo que hablan es de que el capitalismo norteamericano ha degenerado en lo que el premio nobel Joseph Stiglitz ha denominado el capitalismo de compadres, no de libre competencia, donde los compadres de los políticos se cansaron de tener intermediarios de la clase política y han capturado las instituciones del Estado para utilizarlas sin recato en beneficio de sus intereses inmediatos. Así, para salirse con la suya, el empresario Trump enseña el garrote y ofrece beneficios inmediatos a sus iguales, sin importarle la racionalidad del modelo y la propia estabilidad global de nuestra casa
común.

La oleada de nacionalismos que desatarán las nuevas políticas del imperio norteamericano generará condiciones para que los países que se vieron obligados a dejar en manos de las corporaciones globales sus recursos naturales (energéticos y minerales), bajo el eufemismo de que los “mercados son muy eficientes”, puedan recuperarlos y ponerlos al servicio de un nuevo modelo de desarrollo que tome lo mejor del pasado, así como las nuevas y buenas prácticas que abundan en el mundo. Ya se han empezado a crear las condiciones para que los zacatecanos podamos soñar en que los inmensos yacimientos que hoy explotan las grandes compañías mineras, se pondrán al servicio del desarrollo integral del estado, y al servicio del bienestar de todos sus habitantes.

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70