La impunidad en la UAZ

La impunidad en la UAZ

La Universidad debe ser una institución y una comunidad que debe constituirse en muestra de las mejores prácticas en la sociedad. Los valores de la democracia deberían ejercerse con los mejores estándares: mayor participación, ilustración de sus miembros, estudio de las soluciones, tolerancia a la diferencia y debate intenso al mismo tiempo que respetuoso. La administración de la justicia interna de igual manera: juicios rápidos y expeditos en las diferencias entre alumnos y profesores, y con las autoridades. Pero la universidad tiene una Defensoría que es fiscal y órgano de derechos humanos al mismo tiempo. La estructura para lograr la justicia al interior de la institución no es la mejor.

Un aspecto que tiene varios años reclamándose es la falta de transparencia y la existencia de impunidad. Las luchas sindicales pasadas izaron la bandera de la información completa, clara y verídica, y nunca pudieron conseguirlo. El Rector Silva fue una piedra contra la luz: persistente oscuridad en los manejos de la institución. Sólo se dejaba ver el caos administrativo donde todos los gatos eran pardos. Pero a la fecha la luz de la transparencia no se activa. En cuanto a la impunidad, la administración del rector anterior también fue una caverna oscura. Resultados de auditorías que no ponían remedio a los males. Las áreas del manejo de la infraestructura que quedaron como si todo hubiera sido bueno, la administración de las direcciones de las escuelas con altos ingresos propios sin límites en la arbitrariedad (pregunten a la actual directora de la Unidad de Contaduría lo que encontró). Al grado de que en el presupuesto no hay regulación de los llamados “ingresos propios”, que pueden rebasar los 150 millones de pesos.

La nueva administración generó expectativas al respecto. Se pensaba que iba a destapar el nido de víboras que había dejado su predecesor. Sin embargo (a la fecha) no ha ocurrido así. Los ejemplos sobran y las sanciones no aparecen. La impunidad se ha enseñoreado en la UAZ de la manera que lo ha hecho en el país entero. La pregunta es, ¿la administración de Guzmán ya se conformó con la universidad de la impunidad o corregirá el esquema? El área de infraestructura ha sido históricamente señalada como lugar de inflación de presupuestos, desvío de recursos y enriquecimiento de sus titulares, pero no hay investigaciones al respecto. Sería bueno saber cómo será ahora el manejo en esa área. Seguramente deberá ser (en adelante) vigilada y monitoreada con ojo clínico.

En suma, la impunidad es uno de los retos de esta administración, con su propio periodo y el anterior. La información de los manejos sobre los que nos llegan noticias da escalofrío. Ojalá y el nuevo rector se decida a poner orden y detenga esta situación. Pero mejor aún: esperamos que la UAZ ponga el ejemplo y construya una arquitectura institucional para evitar la corrupción (y cuando esta ocurra) castigarla con la severidad que se merece. Un botón: veremos si el rector Guzmán investiga los casos que se han denunciado en los medios  y hace algo al respecto. O por el contrario: todo queda igual. Veremos.

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70