Necesitamos que todos quieran ser candidatos

Necesitamos que todos quieran ser candidatos

En el artículo pasado hablábamos de cómo se incrementó la aversión a quienes quieren ser candidatos a puestos de elección popular. Con algunos de ustedes comentábamos que toda la ciudadanía que no participa actualmente en política, debe urgentemente adentrarse en ella y mejor aún, pretender ser candidatos. ¿Cuáles serían los beneficios si todos o la mayoría de nosotros quisiéramos ser candidatos y nos enfocáramos de inicio en el crecimiento personal, más que en los resultados colectivos que se busquen alcanzar?

El primer cambio que habría en una elección, sería que el porcentaje de participación se incrementaría ya que una vez que la mayoría decidió participar, seguramente no permitirán que solo unos pocos tomen las decisiones y mostrarán mayor interés. En las comunidades y colonias la apatía a participar en política se refleja en el poco interés de las personas por estar bien con sus vecinos. Una persona que ha decidido ser candidato, se esfuerza necesariamente por convivir y congeniar con sus vecinos y se ve obligado a, no solo hablarle a sus vecinos a quienes regularmente ni el saludo les otorga, sino también a ganarse su credibilidad para que voten por él. Aquí tendríamos el beneficio de la cordialidad entre personas. Imagínate todos queriendo ganarse el saludo de los demás.

Una vez que va mejorando la armonía entre todos, y la competencia se visualiza mayor, todos los candidatos comprenderán que deben mejorar sus habilidades y cualidades personales. Y la mejor herramienta para participar es la capacidad de discurso. Quienes la tienen se esforzarán por mejorarla y quienes no la tienen aprenderán a trabajarla. La capacidad de discurso y convencimiento está vinculada totalmente al nivel de conocimiento, por lo que se verán obligados a leer e ilustrarse. Está habilidad no solo sirve en la política, también hará más eficiente la comunicación con la familia, amigos e hijos y ahí tenemos un beneficio más, que son los valores familiares.

Decía un amigo que quien no puede tener en orden, su carro, su casa y su imagen personal, no podrá poner en orden la vida personal de otros y mucho menos la vida de un colectivo de personas que tienen fines comunes. Siendo todos candidatos, otras cualidades serían observadas por la gente y aprenderán a saber lo importante de la higiene personal, nadie votará por alguien que se ve descuidado. La tolerancia y control de emociones toma un papel fundamental, nadie votará por alguien que ofende mientras maneja, que grita e insulta cuando esta bajo presión o cuando piensa diferente a otra persona. Alguien que quiere ser candidato no se estacionará en un lugar para discapacitados; no orinará en vía pública; no tirará basura en la calle; será prudente de no caer en excesos en uso de drogas o bebidas embriagantes; buscará no demostrar problemas económicos ni en exceso de gastos superfluos, ambas reflejan incapacidad para ejercicio de recursos; cuidará lo que dice y hace, tanto en público y lo que expresa en redes sociales. En general pues, tendríamos mejores ciudadanos, bien portados que cuidarán no salir en un video viral o en un escándalo mediático.

Un candidato que lucha y se esfuerza aprenderá a conocer a sus amigos y a las personas que quieren sinceramente tener una mejor sociedad. Muchos dejan de ser amigos cuando se les pide que hagan un esfuerzo mayor o cuando les pides que sacrifiquen algo; y conoces fácilmente a los vecinos cuando los invitas a una campaña de limpieza, porque de cien personas solo salen tres para apoyar. Esos que no participan en las soluciones son los que más participan desde la comodidad de su sillón, en las redes sociales o en los grupos de whatsapp, enviando memes e información que critica todo.

El candidato aprenderá que está obligado a dar soluciones sin importar las dificultades; aprenderá el valor de la tolerancia ya que no puede hacer enemigos que le impidan transitar en sus objetivos, ni en el nivel arriba donde hay fuerza política ni en el nivel bajo que le provoque resta de votos. Tendrá que visitar a todos regularmente para mantener la cercanía y cultivará su perseverancia al reconocer que la pena no sirve de nada cuando se traté de buscar soluciones en todos los lugares posibles. Sabrá como vigilar al competidor de una manera más seria y responsable y eso promoverá la transparencia.

En nuestra sociedad es más fácil destruir que construir y más fácil convencer con mentiras que convencer con verdades. Requerimos que todos quieran ser candidatos para que todos desde su alrededor, busquen mejorar su entorno y aprovechando para ello ser mejores personas. Siendo todos candidatos, la calidad de la política será totalmente diferente y los malos elementos quedarán fuera por falta de capacidad. No habrá diferentes resultados si la calidad de la competencia no cambia. Y nada cambiará sino participas Tú. ■

 

(jylnava @hotmail.com)

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70