Las + Recientes

Binomio adecuado

Binomio  adecuado

Diálogo es la acción que se da entre dos o más actores y supone un intercambio de ideas, expresiones, palabras y puntos de vista. Son varias ocasiones, que escribo sobre el tema y su importancia en el desarrollo de la política, hoy más que nunca, me queda muy claro, que es una de las formas más desarrolladas y complejas de la actividad humana. Está directamente relacionado con la idea de sociedad o colectividad, que no puede existir si las personas que forman parte, no se comunican entre sí. Los componentes para que exista de forma adecuada son la tolerancia y el respeto por las diferencias que existen con otros, por lo que supone el ejercicio de escuchar y conocer otras opiniones, pensamientos o ideas.

Son cuatro niveles comunes en el diálogo, el primero tiene que ver cuando dos actores parecieran que hablan lenguaje distinto entre sí; el segundo, cuando se habla el mismo lenguaje, pero el significado de las cosas es distinto; el tercero es cuando las dos personas hablan el mismo idioma, pero no coinciden con las visiones de cada uno; y el cuarto es cuando se da la comunicación y el diálogo perfecto, cuando ambos interlocutores hablan el mismo idioma, le dan a las palabras el mismo sentido, la misma valoración, contenido y es cuando en verdad une a los dialogantes, los enriquece y tiene una base común que les permite construir soluciones, que en el orden práctico y político es esencial porque permite trabajar unidos por un mismo objetivo.

Alguien comentó en una ocasión sobre el binomio guerra – política, en el cual el diálogo es el instrumento adecuado en toda negociación y hace referencia que la continuación de la guerra, cuando hay intención de resolver el problema es la política mediante el diálogo, y cuando no existen acuerdos por la vía del diálogo y la política, después de haber agotado el proceso político, la continuación es la guerra, el divorcio (guerra – política –guerra) lo cual se vuelve un círculo vicioso o virtuoso, que depende en gran medida de nuestra capacidad y el matiz con que se vea.

Se han presentado situaciones sociales, en las que el diálogo es muy importante y gana un poder predominante, porque es el instrumento por excelencia para resolver problemas y dificultades políticas que nos afectan. La autoridad debe en verdad dialogar con la ciudadanía, y para dialogar, se necesita la apertura de la autoridad por un lado, así como la madurez y responsabilidad de la ciudadanía para plantear soluciones alcanzables. Al día de hoy, trasladando la dialéctica al proceso de gobierno, pareciera que existe un divorcio entre la ciudadanía y sus autoridades, que resta legitimidad en sus acciones, precisamente porque el instrumento perfecto se ha roto, parece desconectado.

A inicios del año, el Presidente de la República, con respecto al tema del gasolinazo, lanzó una pregunta a los mexicanos,  ¿Ustedes que harían?, considero un buen intento de diálogo que ayude a generar soluciones al respecto, sin embargo, no se percibió de la mejor manera, probablemente si lo hubiera hecho antes de la decisión al incremento en hidrocarburos, hubiera tenido más impacto.

En el caso local, para nadie es desconocida la crisis financiera por la que atraviesa el Cobaez, el cual adquirió compromisos difíciles cumplir por el Estado, que pone en grave riesgo su viabilidad financiera, por lo que surgen las preguntas ¿Cuál es el fin del subsistema, garantizar jugosos beneficios insostenibles a sus trabajadores o la calidad de la educación que se imparte?, mejorar las condiciones laborales siempre es una aspiración de todo ser humano, pero bien valdría la pena discutirlo, sobre todo, porque no se palpa correlación tan fuerte entre el incremento en las prestaciones laborales con el aprovechamiento escolar.  Se debe dialogar con responsabilidad, es un muy bien gesto de la autoridad, pero no debemos prejuzgar, cuando el diálogo no ha sido establecido de manera perfecta.

Los problemas son más complejos,  surge la importancia de ampliar los instrumentos para lograr una comunicación efectiva, que resuelva problemas. El diálogo en la política, es el binomio adecuado que nos permitirá la búsqueda de conocimiento, es la regla de oro donde se encuentra la más profunda verdad política, pues su aplicación es el único medio verdadero para resolver los problemas políticos, solo se requiere apertura, tolerancia, madurez y sensibilidad política.

Por ejemplo, algunos sindicatos de países orientales, acompañan la negociación de su contrato colectivo, de un compromiso serio de la clase trabajadora en mejorar su productividad y disminuir errores a cambio de mejorar su ingreso u otras prestaciones, en el caso de nuestro país, la negociación sólo contempla obligaciones del patrón, no del trabajador. Dialoguemos sobre los grandes problemas de manera responsable, si no lo hacemos hoy, ¿Cuándo? ■

 

*Coordinador Estatal de Planeación

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70