Es la desigualdad estúpidos

Es la desigualdad estúpidos

El descontento recorre el país. Y en el fondo está la sensación de estar encerrados, atrapados en una situación precaria. Desesperación social. Circunstancias internacionales difíciles para el país como la caída de los precios del petróleo y la devaluación del peso; la calidad de los gobiernos atrapada entre la mediocridad y la administración de las ventajas de los muy ricos. Todo a costa del nivel de vida del grueso de la población. El gobierno no ha sido malo, sino deplorable.

Ahora mismo, el presupuesto mexicano es altamente regresivo: la estructura presupuestal se ha convertido en un factor generador de desigualdad. En México coexisten brechas de bienestar entre el decíl más pobre que son comparables a las de Senegal frente a 10 por ciento de población más rica comparable con Noruega, o grados de escolaridad comparables a Haití (4.8 años promedio) frente a 12. 1 comparables a EU.

El impacto de la acción del Estado sobre la desigualdad en México es prácticamente nulo. Resulta que México tiene un Gini antes de transferencia de 0.49 y después de ellas, 0.47; esto es, se mantiene la misma realidad de nulidad. Por el contrario, podemos afirmar que la acción del Estado incita o estimula la desigualdad. El estudio de Coneval en torno a la progresividad del gasto público muestra resultados contundentes: sólo un tercio del gasto público se ejerce en forma progresiva. Los programas que tienen montos más grandes como mayor impacto en el desarrollo social, están concentrados en los sectores de ingresos medios y altos. Entre los progresivos están Oportunidades (recientemente llamado ‘Prospera’), y el Seguro Popular, pero son altamente regresivos los programas más relevantes de inversión al campo como Procampo, la educación superior, y los subsidios a las pensiones contributivas.  En suma, tenemos un Estado persistentemente regresivo.

La captura del Estado por las élites se ha convertido en la condición para mantener dinámicas económicas que reproducen la desigualdad. Y esa ‘captura’ es una manifestación de la desigualdad en la distribución social del poder político. Si esto es así, entonces, la manera de romper el círculo de reproducción de la desigualdad es por la vía de recuperar al Estado para (y por) las mayorías sociales. Es decir, se trata de la solución política de la economía.

Y en México con el estudio que mandó hacer Oxfam, sobre desigualdad extrema, el grupo de más ricos del 1 por ciento más rico obtuvo un promedio de ganancias del 30 por ciento, mientras el país creció en los 15 años de referencia en promedio 1 por ciento anual, 4 mexicanos mega-ricos poseen lo mismo que el 67 por ciento de los mexicanos y a nivel global sólo 8 personas tienen la riqueza de 3 mil 600 millones de personas, equiparable a la mitad de la población mundial.

Esta circunstancia es la causa brutal de la desesperación, la que se agravará mucho más este año que inicia. Y el descontento está tomando causas y la deriva ya empezó, pero no sabemos a dónde vaya a parar. En el fondo el descontento no es por el gasolinazo, es la desigualdad estúpidos.

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70