El gasolinazo Lo más reciente en una larga lista de agravios

El gasolinazo Lo más reciente en una larga lista de agravios

1 .- Se profundiza una crisis política y social que viene gestándose desde hace años.

a).-  A la crisis económica en que se debate el país desde hace años, se ha sumado una profunda crisis política y social que no son sino reflejo del debilitamiento en que el Estado Mexicano ha caído; una crisis que lleva al desmoronamiento de las instituciones, entre ellas las encargadas de la seguridad pública, los Poderes de la Unión, el INE y el sistema de partidos…

b).- Después de años de estar a merced de grupos delincuenciales (incluidos los gobiernos) y de resentir el deterioro de la economía familiar, el pueblo ha comenzado a transitar -de la sorpresa y el miedo- al hartazgo y enojo contra gobiernos y grupos que le han secuestrado la tranquilidad.

c).- Reflejo del enardecimiento de los ánimos contra la “clase política”  y autoridades corruptas, se encuentra en curso una revuelta popular. Un descontento que rompe con el comportamiento “tradicional” de una población apegada a patrones establecidos, hecho que anuncia la apertura de un nuevo periodo en la vida política del país pero que no alcanza aún a definirse y que, seguramente, retomará las enseñanzas de luchas sociales anteriores.

d).- En 2014, el nivel de inseguridad en que se había sumido a la población, tuvo su máxima expresión con el secuestro y desaparición de 43 estudiantes de la Normal de Ayotzinapa. Este hecho marcó el inicio de una lucha de toda la sociedad por no permitir que la impunidad con la que habían venido actuando el crimen organizado, militares y autoridades gubernamentales, siguiera dándose como un hecho natural ante el cual no había nada que hacer. El surgimiento de los grupos de autodefensa en algunas regiones del país, las protestas masivas de la CNTE y la exigencia por la presentación con vida de los 43 normalistas, fueron marcando la ruta de la protesta ciudadana que llega hasta nuestros días.

2.- La respuesta social.

a).- La protesta social vuelve a tener un repunte álgido frente a la impopular medida tomada por el gobierno federal de incrementar de manera escandalosa el precio del litro de gasolina (+20%).

b).- Por todos los rumbos del país, encontramos protestas chicas, medianas y grandes. Transportistas organizados, colectivos y asambleas plurales convocando a acciones concretas… Otros, de manera “espontánea”, parecieran surgir de la nada. Bloqueos carreteros, enfrentamientos con la policía; marchas multitudinarias en Monterrey, CDMX; acciones de todo tipo en Chihuahua, Sonora, Baja California, Jalisco…. Saqueos a establecimientos y cadenas comerciales, etc. Todo ello, expresión genuina de un descontento social hasta ahora desorganizado, multiforme, diverso, heterogéneo.

c).- El descontento es real y el Estado ha empezado a usar la fuerza represiva para acallarlo; paralelamente, orquesta una campaña de miedo para generar confusión, pánico, desmovilización. En barrios populares del Estado de México, se han visto vehículos de policía voceando para imponer –de facto– toques de queda.

3.- La reforma energética y el “Pacto por México” (PRI-PAN-PRD)

a).- Cuatro décadas de gobiernos neoliberales vendiendo las propiedades de la nación y destruyendo conquistas sociales, parecieran no ser suficientes para los poderes fácticos. Las reformas estructurales acordadas a través del “Pacto por México”, guardan relación directa con el aumento del precio de la gasolina y todo el efecto inflacionario que esto conlleva.

b).- El régimen insiste que el gasolinazo es debido a “factores externos” y anuncia recortes de todo tipo, pero no al pago de la deuda externa, al gasto en policía y ejército, ni a los privilegios de la alta burocracia. Nada se dice ya de los escándalos de corrupción del sexenio; de los desfalcos de miles de millones por más de una veintena de gobernadores y funcionarios.

 4.- La violencia y la represión a los movimientos sociales en un país de 80 millones de pobres. Posibles estallidos

La crisis de régimen se profundiza y éste no descartará una salida represiva para detenerla. A “los de abajo” nos corresponde mantener la resistencia y construir organismos unitarios de defensa ciudadana. Es urgente impulsar la construcción de una Coordinadora de Movimientos que centralice la respuesta y ayude a organizar el descontento, a canalizarlo frente a un Estado que está entregando los bienes de la nación a intereses ajenos, nacionales y extranjeros. Las demandas de echar abajo el gasolinazo y sacar a Peña, se mantienen y están en ascenso.

5.- Para comprender mejor el gasolinazo.

a).- Ley anual del presupuesto.- En la elaboración del Presupuesto Anual de la Federación, el gobierno mexicano -desde hace 4 décadas- deja sistemáticamente un “boquete” para los llamados “regímenes especiales” desatendiendo las recomendaciones de la ONU de imponer un impuesto progresivo a las grandes empresas instaladas. Esto ocasiona que tengamos entonces una “Hacienda pobre” pues, como señalamos, no se cobra impuestos (a “los grandes”).

b).- México tiene una de las recaudaciones fiscales más pobres del planeta; ingresa solo el 12% sobre su PIB mientras los países europeos recaudan cuatro veces más (el 48%). Gracias al gobierno con su  “boquete fiscal”, las grandes empresas pagan solo el 1.7% de impuestos mientras el ciudadano común hasta un 35%.

c).- El “boquete” fue cubierto por mucho tiempo con las ganancias de Pemex, pero la reforma energética y el saqueo a la empresa vedaron la fuente. Antes –el despilfarro y desfalco de los ingresos petroleros cuando el barril de hidrocarburo llegó a estar por encima de los 100 dlls (su costo de producción es de 10)— habían hecho su agosto. Si calculamos que nuestro país llegó a producir 3.25 millones de barriles diarios, entenderemos que los  ingresos petroleros ascendieron –en tan solo un año– a 118 mil 625 millones de dólares.

d).- Hoy, al importar gasolina, gastamos más de lo que recibimos por exportar el crudo mexicano. Aunque contamos con seis refinerías, éstas no funcionan al 100%. Hacen falta otras.

e).- El ciudadano paga 6 pesos de impuesto por c/litro, lo que desmiente el supuesto subsidio. Lo que el gobierno subsidia es la importación de gasolina. ■

ESTE DOMINGO –2:00  PM–   TODOS A LA PURÍSIMA EN MONTERREY.

¡¡ABAJO EL GASOLINAZO!! ¡¡FUERA PEÑA NIETO!!

Fuente: Diálogo Alternativo

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70