UAZ 1977: critica comprometida: memoria y olvido

UAZ 1977: critica comprometida: memoria y olvido

L a conservadora derecha tenía como bandera educativa el “orden y progreso” que, no es casual, fue la consigna del porfiriato. En ese proyecto educativo la conducta aprendida era la obediencia y el método pedagógico una muy escolástica memorización. Pero como producto de las grandes revoluciones teóricas y nuevos ánimos sociales vino la ola de renovación: pensamiento crítico (como tardía ilustración) y compromiso del conocimiento con las necesidades de una empobrecida población del estado. Los setenta son los años de la crítica comprometida. Son los años en que un fantasma libertario recorre el mundo juvenil en occidente. En Estados Unidos los jóvenes cuestionan a su gobierno por su guerra imperialista en Vietnam, al mismo tiempo que reinventan la música al ritmo del Rock; en Francia el pensamiento de la sospecha (marxismo y psicoanálisis) y el existencialismo moviliza las conciencias y las protestas contra la dominación del proyecto colonial en África. Y en México resuena el mismo fantasma.

Para Zacatecas, una sociedad mayoritariamente rural, el pensamiento crítico entra por vía de sus jóvenes universitarios. Querían opinar, participar en su gobierno interno y modificar las relaciones del aprendizaje. Es una revuelta anti-autoritaria en la época (también) del Estado autoritario, y el de una élite social vetusta y enmohecida.  El choque fue inevitable: dos bloques se organizaron y lucharon por la conducción de la Universidad. Al final, la batalla la ganaron las fuerzas democráticas mientras la derecha apolillada generaba leyendas negras en torno a los inquietos jóvenes universitarios que se involucraban en luchas por la democracia electoral, por las tierras acaparadas por caciques y contra la pobreza zacatecana. La crítica comprometida se puso en acción.

Un proyecto de universidad resultó del movimiento de 1977. ¿Qué tenemos ahora? Una universidad poco crítica y poco comprometida con su entorno. En los últimos años que han transcurrido observamos una institución obediente a las reglas del Gobierno Federal a fin de conseguir los llamados ‘recursos extraordinarios’. Vemos a una universidad escolástica y cumpliendo con requisitos de ‘calidad’ que la separan de su entorno. Con sus honrosas excepciones, los universitarios están muy preocupados por sus puntajes escalafonarios con los cuales recibirán la migajita para seguir obedientes de las políticas oficiales. Pensamiento Domado.

Cuando la historia se convierte en memoria, los contenidos de la primera siguen vivos, porque la memoria habita en la acción. Por ello, en la UAZ nos encontramos ante el olvido de la crítica. Es momento de que la crisis actual se aproveche para volver a los orígenes de esta universidad que, justo ocurrió  en los años setenta. No hay justificación de una institución si no es pertinente a su entorno, y menos cuando ese entorno está necesitado de aquello a lo que se dedica dicha institución: movilizar conocimiento como base para el desarrollo humano. En esta crisis, repetimos, es momento para re-plantearse el proyecto de universidad y recobrar la memoria de la crítica y el compromiso.

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70