Las + Recientes

Continuidad – discontinuidad – continuidad

Continuidad – discontinuidad – continuidad

El tema del alza a los combustibles siguió en primera línea por razones que puedan parecer obvias, como su intensidad y consecuencias graves, en hechos aislados, y acompañada de protestas y acciones generadas por una real o ficticia escasez. Si fue ficticia, también fue experimental, respecto a otros escenarios hoy (im)probables ¿como un eventual fraude político – electoral en la presidencial de 2018? El enojo y la molestia, social y política, causadas por este (energético) ataque ¿premeditado? ¿Estatal? que pegó directo a la economía popular, siguen “vivos” y en los medios, aún se matiza con fuerza, pues se le ve y nombra como lo que es para la mayoría, ¿un asalto? Más allá de su valía social y política experimental, de cara a una elección presidencial, que se gesta en lontananza, ese hecho muestra desde hoy la pretensión de un agandalle más, de corte neoliberal, a perpetrar por las máximas autoridades del país, no contra la economía de la gran mayoría de mexicanos, tengan éstos o  no, un automotor a su servicio, sino como manera de desahogar desde hoy, con este ensayo, la presión política futura y será la tónica, vapulearlos, como electorado futuro, con continuidad, una y otra vez. Para ello bastarán otros aumentos subsecuentes, por ejemplo, al transporte para luego achicar la presión popular, ¿con subsidios, selectivos, del qué y a quiénes? Lo cierto, desde hoy, a nivel macro, todo mundo tendrá que ser más selectivo para poder sostener con menor daño su economía doméstica, la básica, por supuesto, como alimento, vivienda, servicios y vestido. En tanto, de la cultura y de la educación, se supone, desde hoy ya no se ocupa el sector público de financiarla de modo íntegro, pues en Zacatecas, según parece, ya no proporciona uniformes, ni útiles escolares. No sé qué decir de los refrigerios, si sean todavía prestación o ya se vendan. Restricción es de lo de hoy y así será, hasta que llegar a la siguiente elección presidencial, que acecha en lontananza, como un imaginario cuerno de la abundancia política, para garantizar todo al vencedor de siempre, mediante la eliminación temprana de sueños, posibilidades y candidatos triunfadores diferentes de partidos diferentes.

A propósito, según Bruno Mayer, secretario de Educación, ¿aún presidenciable? también llegó el tiempo para “…presentar, a más tardar en mes y medio, el modelo educativo definitivo y la propuesta curricular que se aplicará en todo el país para educación básica y media superior, acompañados de una ruta de implementación que especifique tiempos y mayor precisión.”

Es decir, el secretario Mayer, ¿cómo presidenciable? no se rinde y ya se verá la consistencia o no de la propuesta, desde su difusión. Como sea, la SEP, a su mando, anuncia: “presentará en febrero el modelo educativo definitivo”, nada menos, y una “ruta de implementación”, según él, ya más precisa, de manera, incluso, que sea posible para los especialistas consultados, hasta detectar problemas de logística y metodología en el estudio. Por supuesto, según dice, “los (nada menos que) 300 mil comentarios recabados fueron para demandar mayor consistencia en los planteamientos, presentación de diagnósticos de reformas implementadas en el pasado y expresar dudas sobre el horizonte temporal para su aplicación, a dos años de que concluya esta administración federal.” Es decir, el pasado educativo (histórico) queda atrás y en educación, la Nación inicia otra era, prohijada por Bruno, de la que pronto se verán los impactos sobre la gente de a pie, los reales protagonistas: maestros, alumnos y pueblo, en general, quienes aún están en medio de un apretón más de tuercas a la humanidad de los mexicanos, provocado por el aumento de los combustibles ¿y energéticos en general?

Educación y energéticos, son ejes estratégicos para México, la primera es renovable y “enriquecible”, vía el estudio, los debates académicos – curriculares y las consecuentes reformas. Cuando no todo es autoritarismo, en educación se pueden lograr, desde el aula y mediante una comunicación académica pertinente, imaginar e impulsar incrementos en la complejidad de los sujetos, en la del Estado y el País, y que, fuera de ella, serán traducibles para el país, como mejoras, no sólo cívicas, sino culturales y políticas, con capacidad para modular, una sociedad y una economía, con características más humanas y sociales. De el segundo eje, de los energéticos, como el petróleo, aunque no sean renovables, como las tendencias educativas o escolares, lo que bien se sabe de algunos de ellos es su finitud, de modo que el planear sobre ellos se habrá de hacer con relación a su uso, intensidad y existencia, como el petróleo, que sea abundante o no, o los minerales, éstos se agotan, aun cuando un uso y gasto racional, alarga su existencia, vía la petroquímica, la industria, etc.

De “La Jornada” de ayer: este lunes, (09.01.17). “El presidente Enrique Peña Nieto presentará en la residencia oficial de Los Pinos el Acuerdo para el Fortalecimiento Económico y la Protección de la Economía Familiar, con el cual se busca hacer frente a la crisis desatada a partir del incremento en el precio de las gasolinas.” ¿Un tirar la piedra, esconder la mano y sobar, una descalabrada economía familiar? ■

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70