Jesús Coronado, guiando al Rinoceronte Enamorado

Jesús Coronado, guiando al Rinoceronte Enamorado

Historia y Poder

San Luis Potosí siempre nos ha dado sorpresas: tiene de todo, primer estado en el país en abolir la esclavitud, primero en otorgar el voto a la mujer, la primera Universidad Autónoma en el continente, primer estado en alumbrar sus calles con energía eléctrica, el primer pozo petrolero, el primero en desaguar sus minas con equipo londinense, los aztecas cobraban tributos a los magníficos huastecos por lo bello de sus artesanías y enseres, dos veces capital de la nación Juarista, cuna de la revolución mexicana, San Luis de la Patria albergando a 12 mil soldados en la intervención norteamericana de 1846 y un largo etcétera que se ha extendido hasta nuestros días.

De lo granado de sus hombres y mujeres singulares, muchos han destacado por haber sido oportunos en los momentos cruciales de la patria, si Ponciano Arriaga y la constitución de 1857 (el vil pleitazo histórico con el poder de la Iglesia), si Camilo Arriaga y lo precursores intelectuales de la rebelión de 1910 (Probablemente el primero en traer a México la teoría marxista), si Antonio Díaz Soto y Gama como secretario particular de Emiliano Zapata, Dolores Jiménez y Muro, la cuñada rebelde del poeta Othón, considerada la primer gran feminista del país, encarcelada 10 veces por la cochinés porfirista, periodistas heroicos, humanistas, músicos de renombre mundial como Julián Carrillo, poetas solidarios, ferrocarrileros valientes, obreros singulares.

Pues bien, nuestro motivo es ponderar la labor que Jesús Coronado Ruiz ha logrado en los últimos 40 años en las artes escénicas mexicanas y muy particularmente en su ciudad natal de San Luis donde goza de prestigio, asiduidad en todos los entornos creativos y en albergar siempre un espíritu que remueven las conciencias, invita a despegar a los impávidos y manteniendo fe y constancia en su labor que es a todas luces, legal, humanista, de alta calidad estética y de nunca la estéril vanagloria que ya hubiera dañado a los pormenores de la esperanza.

José de Jesús Coronado Ruiz, 9 de septiembre de 1960, su nombre le otorga la capacidad de lograr lo que precisa y le brindará seguridad en la etapa de vejez. Tiene 23 letras en su nombre,  será afortunado gracias a ciertas influencias, tiene un buen augurio en general. Vaya que lo ha tenido! (Eso de otorgar tiene un embrujo conmocionante desde niño, le proporciona equipo, armas de guerra, es decir, el nombre que se nos impone, lleva pues una carga histórica panteísta con un destino ya trazado hace miles de años)

Del estudio de su nombre sale su esencia que dice que le encanta el arte y todo lo autoexpresivo, lo relacional, las reuniones, las fiestas, puede adquirir conocimientos con facilidad, le disgusta lo rutinario –ojo: es decir, salta siempre a cosas nuevas, negando siempre el costumbrismo, la rutina insidiosa, la opaques-es muy versátil, amante de la verdad, tiene a veces excesiva frontalidad, tiene buen sentido de la combinación de colores, disfrutó mucho tener hijos y se le ve como pacífico, tranquilo, diplomático, cuidadoso en los detalles, se tornará querido, modesto, cooperativo.

Su destino o misión en la vida dice que aprendió desde muy joven a ser libre, listo y valiente, es uno de los destinos más alegres que existen, nunca le ha tenido miedo a la nuevo y aceptó los cambios con versatilidad y adaptación rápida, ha pasado por muchísimas experiencias y  que las ha utilizado para crecer, teniendo abundante vida social y relacionándose ampliamente con el sexo opuesto, siempre libremente, sin tapujos, sin condicionamientos, sin miedo al juicio de los demás.

La suma de su día, mes y año de nacimiento le dio el famoso sendero de la confianza y con la obligación de elegir un campo de tareas especializadas, de ser un profundo pensador, perfeccionista y analítico, adquirió confianza en sí mismo, nunca subestimándose, teniendo una mente abierta, trató de acumular conocimientos de toda índole, aprender a estar solo sin sentirse solitario y elevarse a descubrir las fuerzas de la naturaleza y de la espiritualidad.

Ha llegado a ser inspiración para los demás.

SÍ.

Es seguro, práctico y confiable, suele estar más bien con los pies en la tierra que volando por ahí. Un alto grado de sentido común lo caracteriza notablemente. Es dedicado trabajador, arduo en la consecución de sus objetivos, estable en su búsqueda y conservador en sus puntos de vista.

También con cierto grado de testarudez porque cuesta mucho hacerle cambiar de opinión, es trabajador minucioso y tiene honestidad, paciencia, economía, organización, empeño, lealtad, pero en su aspecto negativo y destructivo –todo ser humano pasa un ratito por esa senda- puede que haya tenido estrechez mental, rigurosidad, dureza, restricción, odio, violencia, crueldad, antagonismo.

Se ponderan las cosas siempre buenas que son muchas: el famoso colectivo de El Rinoceronte Enamorado es motivo de premios nacionales, de fama mundial y su sede es realmente fruto de una ardua paciencia y trabajo creador que ha erigido un Teatro y un escenario de altísima calidad que es orgullo de San Luis y precisamente de sus también muy talentosos hijos Caín y Edén e Isabella, su compañera Angustias Lucio y de todo un equipo profesional que ha mantenido un nicho muy visitado e incorporando a actores y artistas entrañables como el desaparecido Enrique Ballesté, cuyas cenizas en parte están en un frondoso árbol que sombrea tan magnífico esfuerzo y foro que es admiración nacional de  verdad y no de simulaciones.

Atrás quedaron las cosas más insólitas que le pudieran haber pasado en un país presidido por el caos y también de la añoranza: alumno de los Hermanos Betancourt y de los Carnales Martínez Rivera, desde los 14 años de edad le entraron a la pupila persecuciones en la selvas hidalguenses, amedrentamientos del ejército en los desvaríos potosinos, cercos y amenazas de los llamados “enfermos” de Sinaloa que hostigaban las labores de denuncia, hostigamientos de guaruras judiciales en el sur, giras por todo el país con cañeros, pescadores, artesanos, sindicalistas, estudiantes y colectivos, encuentros nacionales de teatro, siempre como actor tempranero, como director exigente, como compa de los demás en un extasiado ambiente de creatividades y de enseñanzas al descubierto. Es nuevamente el buen Chuy Miembro del Sistema Nacional de Creadores, obtiene apoyos millonarios de instituciones nacionales a su teatro gracias a su terquedad, buen estilo y suprema honradez. ¡¡Sópatelas!!

Siempre lo he admirado, a pesar de que marca su distancia, pero siempre amable y creativo, recuerdo que desde muy jóvenes guardaba una bitácora de toda actividad en nuestras múltiples funciones y talleres, minucioso, creativo, exigente, ese es Jesús Coronado. Guiando a un feliz Rinoceronte que se enamora del teatro y lo comparte para siempre. ■

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70