El gasolinazo y sus efectos

El gasolinazo y sus efectos

Pareciera que el mensaje leído por Peña Nieto a mitad de semana lo que hizo fue arrojar más gasolina al fuego. Ya se había prendido el cerillo del que surgió el flamazo que sigue sin apagarse. A los bloqueos carreteros, calles y tomas de casetas se han venido incrementando actos de violencia que han llevado a enfrentamientos con la policía y saqueo de gasolineras y pillaje en tiendas de servicios. Y esto apenas comienza. El hombre del copete salió a decir en cadena nacional que el alza a los energéticos era una medida difícil que a nadie le hubiera gustado tomar. Que se tuvo que hacer por el bien y estabilidad de la economía y porque era necesaria respondiendo al incremento de los precios internacionales. Que de no haber subido los precios hubiera sido muy irresponsable. Aunque negó que los aumentos no obedecen a cuestiones de relacionadas con las reforma fiscal y energética, lo cierto es que el alza a las gasolinas, energía eléctrica y gas que desatara un encarecimiento en cadena en trasporte e insumos comenzando por los básicos como pan y tortillas, se hizo básicamente por cuestiones fiscales. Para pagar el pato están los causantes cautivos que en el caso de los insumos energéticos somos todos los mexicanos, a los que se nos seguirá cobrando como un impuesto más el aumento de los costos de liberar el precio de la gasolina. De algún lado el gobierno iba buscar recuperar lo que ha venido perdiendo y ha puesto a las finanzas nacionales en caída libre a raíz de la baja en la plataforma de producción del crudo, precedida por el drástico descenso que observó la mezcla mexicana en los últimos años.

En la decisión de aumentar las gasolinas influyo también el factor electoral. Al actual gobierno priísta le resta prácticamente año y medio en el poder y como están las cosas se ve casi imposible que repita y se sostenga en el siguiente sexenio. La liberación del precio de los combustibles se había anunciado para operarlo hasta el próximo año. Se adelantó uno. El gobierno priísta ha optado por enfrentar la situación de descontento (más allá del señuelo de que en 18 meses, justo cuando se realicen las elecciones presidenciales y de renovación de las Cámaras de diputados y senadores a los aguantadores mexicanos se nos habrá pasado el malestar y descontento que como ofensa nos ha causado el incremento del precio de la gasolina) en el presente año y preparar todo el arsenal de recursos públicos para la compra de votos y cooptación de voluntades recurriendo a los dineros públicos para buscar mantenerse en el poder. En este 2017 se arriesgará a perder algunas gubernaturas de estados como Coahuila, aunque echara toda la carne al asador de los recursos públicos y aplanadora gubernamental para mantener bajo su dominio a la joya de la corona como lo es el Estado de México, entidad con el padrón electoral más grande y con uno de los más altos presupuestos. Esta entidad es clave y marcara una posible tendencia con vista a los comicios del próximo año. Los motivos de que haya subido los combustibles son de tipo fiscal y electoral. Y es que el gobierno necesitaba con urgencia recuperar y remplazar el dinero que perdió al dejar de producir el petrolero que ahora ya no extrae ni vende en los volúmenes del pasado reciente. Por si algo falta el desmantelamiento de Pemex avanza a pasos agigantados. El oro negro ha visto reducir su precio de tal forma que no obstante su recuperación relativa no ha alcanzado ni la mitad del precio a que se vendía hace un par de años. Para acabarla de amolar, se está privatizando desde su exploración, extracción, transportación y venta. De la falta y mantenimiento de refinerías causantes en buena parte del encarecimiento del combustible ya mejor ni hablamos. Si se hubiera puesto atención a este renglón, quizá otro gallo nos cantaría y no estuviéramos pasando las de Caín. 2017 será un año tan difícil o más que los anteriores. Hay que irse preparando desde ahora para cobrar los agravios mediante una revolución pacífica y con organización y educación política derrotar a los partidos neoliberales y su modelo económico que lo único que ha traído es despojo, más pobreza y desigualdad en la población y una mayor concentración del ingreso en unos cuantos empoderados.■

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70