Las + Recientes

Intelectuales tienen la obligación de ser críticos del poder: Avilés Fabila

Intelectuales tienen la obligación de ser críticos del poder: Avilés Fabila
René Avilés Fabila ■ Foto: la jornada zacatecas
  • El escritor y periodista fue una de las personalidades que fallecieron en 2016
  • Por más de 50 años fue un lector de la realidad, e hizo múltiples aportaciones

El escritor y periodista René Áviles Fabila fue una de las personalidades del mundo intelectual mexicano que murió el pasado 2016. En su vista al estado de Zacatecas realizada en el verano de 2013 para presentar su libro El evangelio según René Avilés Fabila, ofreció una entrevista a este medio, hasta este momento inédita y de la que ahora se presenta un pequeño fragmento.

Dijo en aquella ocasión que luego de 50 años como lector de la realidad, una función utilizó tanto para escribir periodismo como ficción, había aprendido que los periodistas y los escritores eran intelectuales que tenían la obligación de ser útiles a la sociedad y por tanto críticos del poder.

Para Avilés Fabila esta consigna no incluía “a todos los periodista ni a todos los medios de comunicación” y aseveraba que la televisión había hecho un daño inmenso a la sociedad, por lo que gustaba precisar que se había educado todavía, “en un mundo sin televisión”.

La función del periodista, ya así situada, “es compleja y nada fácil”, también mencionó, pues la sociedad tiene mil intereses. Dentro de ella dijo, “hay quien adora a López Obrador o está con Peña Nieto, o con el PAN, que es todavía peor”.

En sus artículos aseveró, su objetivo fue siempre ser lo más reflexivo posible y dijo que si antes usó un leguaje áspero y “muy lleno de adjetivos”, una práctica que también acotó, es lo primero que los maestros corrigen a los estudiantes de periodismo pero que él se regodeaba haciendo, “ahora he aprendido que nuestra obligación es orientar”.

Esta es también la función de los escritores “con mayor razón, porque ahí se responde por sí mismo; acá puede ser que el periódico le haya dado una orden o le haya modificado las cosas”.

Observó entonces que no sabía, a sus 72 años, si había conseguido este objetivo, pero recordó que cuando lo invitaron a ser parte del jurado del Premio Nacional de Periodismo, un sitio que aceptó porque pensó que sería una experiencia interesante luego que la competencia se había ciudadanizado y ya no su ganador designado por el poder, y que en aquella ocasión luego de que varios personajes se autopropusieran mientras él permanecía en silencio fue “un compañero de La Jornada quien me propuso”, el caricaturista Antonio Helguera.

Entonces un periodista de Colima se levantó para hacer “una bonita apología” de René Avilés Fabila señalando que no compartía con él  sus posturas políticas “pero me respetaba”.

En respuesta, el autor de Tantadel y El gran solitario de Palacio precisó que representaba en el Premio Nacional de Periodismo no a los medios en los que había escrito sino a la Universidad Autónoma Metropolitana en la que impartía clases, por lo que les garantizaba transparencia y calidad en la selección de los trabajados que concursaron aquel 2013.

Destacó este episodio como resultado de su andar en el periodismo, en un periodismo, dijo, del que cada vez, ha ido despareciendo su arista cultural; en cita al premio Nobel Mario Vargas Llosa, comentó al respecto que “ha triunfado el espectáculo” y por tanto a los periodistas sólo les queda trabajar con “la parte fea de la política”.

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70