Las + Recientes

Duro “despertar”

Duro  “despertar”

Idas las vacaciones navideñas, días de descanso o feriados, hoy, antes de celebrar a los  Santos Reyes y sus regalos, México experimenta de distintas formas, hasta violentas, la inquietud y coraje por la manipulación que hace el oficialismo gobernante, al aprovechar, “violentar”, con aumentos a gasolina, gas y energía eléctrica, el exiguo plus pecuniario a disposición del “respetable”, tan efímero, como para poder ahorrarlo y enfrentar la cuesta de enero que hoy, gracias a tales incrementos, se torna difícil de remontar pues impacta y escala todo lo demás que se consume, desde los alimentos.

De la rosca de reyes soñada para disfrutar, hoy corre el riesgo de quedar sólo el hueco de su centro: difícil será comprarla para el consumo familiar o se habrá de confiar en que el “Gober” del estado de Zacatecas y el Munícipe de la Ciudad tengan en proceso de panificación, una rosca tan “grande”, como se requeriría para ofrecer “al pueblo” un aliciente pasajero, en los tiempos de crisis que corren, con el inicio de año, junto a los nuevos precios de los combustibles que, por lo visto, irán hacia arriba hasta estacionar un nivel de utilidades, donde el gasto de combustibles genere los márgenes deseados por los distintos oferentes, nacionales o extranjeros, entendiendo, además, que la producción e importación de combustibles contará, al día, con los precios que faciliten cada vez mayores ganancias para los productores de energéticos, extranjeros o los nacionales, en declive, igual que la producción propia de México, extraída y refinada por mexicanos, e igual su distribución.

Conclusión, amolados estamos y vamos por más, mientras se continúe eligiendo autoridades públicas, incapaces para explotar o sean entreguistas de los bienes y recursos básicos, hoy devaluados y desmantelados con la mira puesta en algo de apariencia inexistente: un férreo juego de oferta y demanda, cada vez más imperfecto, tanto, como la desigualdad interna de la economía y de los bienes institucionales que quedan y se supone, son de todos, aunque cada vez más cambien el monto y tiempo de su distribución.

Desde este momento, inicio de año, destacan, la provocación y la especulación políticas, (no sólo la económica) como formas de  insistir en delinear el futuro, político electoral, para el 2018. Con ello, ¿se trata de afianzar la cultura del cacicazgo, tradicional o “emergente”, lo que consistiría en mostrar y ofrecer “el mismo gato”, pero revolcado, para mantener intactas las relaciones y controles de poder con que se sujeta a la ciudadanía y lograr no otra cosa que hacer pervivir sus grupos mediante el control de una cúspide, considerada fácil de escalar?

¿Cuántos grupos ideológicos emergerán por el justo motivo de encarecer las gasolinas y su cauda de aumentos, no energéticos? A su vera, ¿cuántas organizaciones democráticas o cacicazgos ideológicos y políticos emergerán, se consolidarán y serán consistentes en organización e ideas para disputar con éxito los espacios en juego de las próximas elecciones federales o serán llamaradas de un día, sin afán de institucionalidad democrática?

¡¡¡AGUAS!!!, el estado y el sistema neoliberal hasta hoy no han ofrecido el menor margen para cambiar institucionalmente: ni de forma, ni de fondo. Eso sí, disponen de dinero y de los medios de comunicación a placer y a ello se confían porque apuestan de nuevo a la manipulación del subconsciente o a la prevalencia del inconsciente para desarmar desde hoy, vía la agitación del fantasma económico, la posibilidad de organizarse desde la base e insistir en agrandar sus luchas y pervivir en ellas como opción (oposición) política capaz de proponer y generar cambios, de amplitud y fondo, en la próxima elección federal y en las locales. ¿Será el adiós a Peña Nieto y al PRI, neoliberal?

Ojalá Andrés Manuel López Obrador considere invertir el capital político que tenga en una empresa democrática capaz de promover e imponer una autentica inclusión política ciudadana para un largo plazo, al plantear ir más allá de lo que puedan lograr personalidades señeras, cuya potencia pervivirá si impulsan a la democracia hoy posible con un mayor desinterés personal, pero con más interés colectivo. México no será democrático porque llegue a gobernarlo un demócrata, sino porque el demócrata que gobierne, elabore y acate a la democracia como eje orientador de su plan y actos de gobierno, sin echarse en brazos de personalidades. Al contrario, que las convoque y las ponga a trabajar, discutir y diseñar un gobernar con todo mundo, desde donde cada quien esté, organizado o no, pero convencido de respaldar un operar político y cultural, democrático.

Lo anterior resume varios elementos clave: un duro presente para México, en casos hasta terrible y una reflexión sobre cómo vivir mejor, posible a partir de ofrecer formas de más plazo, a la sólo la representada por la escasez y el encarecimiento de los combustibles, cuya fluctuación de precios, existencias o reservas, sería una cadena oficial para la sujeción política de los mexicanos, encaminada a fortalecer la institucionalidad actual, en decadencia, por carecer de un espíritu nacional auténtico y no fundamentado en la manipulación bursátil, ¿hoy sagrario y varita mágica, para el control y pervivencia neoliberal? ■

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70