Hasta Siempre, Hasta Nunca Comandante

Hasta Siempre, Hasta Nunca Comandante

“A todos nos llegará nuestro turno (…) Pero quedarán las ideas de los comunistas cubanos. A nuestros hermanos de América Latina y del mundo debemos trasmitirles que el pueblo cubano vencerá”.

Fidel Castro

Para muchos un dictador, para otros un héroe revolucionario y para pocos un idealista que su único objetivo era trascender en la historia como el cubano que libero a su país de la opresión económica capitalista, Waldo Frank un novelista e historiador  estadounidense, apasionado por la revolución cubana lo describiría mejor que yo sin duda: “el David (Cubano) contra Goliat (el yanqui)”.

Tras la revolución, la liberada y renacida Cuba, veía en Fidel Castro, la esperanza y la añoranza de un pueblo oprimido por Batista, revivir las esperanzas de tener un pueblo con justicia social y equidad para todos: un mejor reparto de la tierra, campañas de alfabetización, combate eficaz a las enfermedades y la mortandad infantil, la desecación de pantanos, la introducción de nuevos plantíos, la apertura de playas al pueblo, la construcción de hoteles, granjas, industrias, viviendas, etc.

Pero el entusiasmo  fue mermando poco a poco, las consecuencias de la revolución cubana y sobre todo, las políticas socialistas arriesgadas, desconcertantes y provocadoras de Fidel, despertaba cada vez más el descontento entre los cubanos, decisiones como: el proyecto de instalar misiles rusos, la creación de campos de trabajo en 1965, el alineamiento con los países de la órbita soviética en apoyo a la invasión rusa a Checoslovaquia en 1968, la represión de escritores críticos en 1971, 1980, la migración exacerbada  a Miami de más de 125,000, todos estos elementos fueron desengañando a los cubanos y poniendo en duda la  reputación del régimen Castrista.

Poco tardo el estadista cubano en darse cuenta que su popularidad entre los isleños caía cada día más, su ambición por defender sus ideales y mantener su régimen se hacían cada vez más evidente, entre: escritores, poetas, artistas y sociedad civil inicio una persecución contra todo aquel que se manifestara en contra de su gobierno y sus decisiones. Si mal no recuerdo cuando era estudiante de secundaria, vi una película llamada: “Azúcar Amarga” , por el año de 1996, esta película trataba de la realidad en la que se encontraban los cubanos, era un historia muy triste, trataba sobre las vidas y los sueños rotos de personajes diferentes en Cuba, el personaje principal se llamaba Gustavo, un joven comunista, patriótico, y que creía en la revolución y en Fidel Castro. Gustavo recibió una beca para estudiar ingeniería aeronáutica en la Universidad de Praga. Gustavo tenía una novia que se llamaba Yolanda, una bailadora, que soñaba ir a Miami para tener una vida mejor. El padre de Gustavo se llamaba Tomás. Le gustaba socialismo y aunque su esposa quería salir Cuba antes de ese deseo de ella murió; ellos se quedaban en Cuba porque Tomás pensaba que todo sería mejor para Cuba muy pronto. El otro hijo de Tomás se llamaba Bobby. Bobby no estaba patriótico como su hermano Gustavo. Bobby quería tocar la música rock pero no podía hacer expresión artística sin permiso del gobierno de Castro, Bobby participaba en los boicotees y marchas contra el régimen y como resultado de su indisciplina fue detenido. Él estaba muy enojado y frustrado con el gobierno y así que se inyectó con sangre de SIDA porque creía que tenía que escoger entre el socialismo y  la muerte.

Esta película referenciaba como el proyecto utópico de Castro cada vez se desmoronaba más, la inercia de la revolución perdía fuerza, y con esa inercia ganaban más opositores. En la feria internacional del libro, catalogada como unas de las celebraciones más importantes de Iberoamérica, se citan escritores de talla única como Vargas Llosa, el escritor peruano que vivió en carne propia la transformación de la cuba revolucionaria a la cuba del dictador, declaro lo siguiente: “Espero que esta muerte abra en Cuba un periodo de apertura, de tolerancia, de democratización. La historia hará un balance de estos 55 años que acaban ahora con la muerte del dictador cubano. Él dijo que la historia le absolverá. Y yo estoy seguro de que a Fidel no lo absolverá la historia”.

Otro historiador y escritor reconocido como Enrique Krauze dijo al respecto: “Ahora el mundo será menos malo. Fue el dictador más longevo de la historia latinoamericana y nunca tuve sentimientos hacia él”, dice. Para el autor de Siglo de caudillos, el fallecimiento abre la posibilidad de una apertura, sobre todo en el área económica, el gran talón de Aquiles del régimen. “Donald Trump verá con buenos ojos que Cuba camine hacia el capitalismo, pero le dará igual que siga siendo una dictadura”

Para finalizar:

Hasta siempre comandante, porque algunos añoraran tu oratoria embaucadora que ilusionaba a cualquiera para seguir luchando por una esperanza perdida en los ideales de una democracia perfecta, aquellos revolucionarios seguirán soñando en aquella Cuba independiente de los grandes monstruos capitalistas. Hasta nunca comandante, porque nadie extrañará al dictador que oprimió a un pueblo deseoso de desarrollo, deseoso de conocer un mundo capitalista donde el esfuerzo propio se reconoce en la persona y no en el estado. ¡Hasta siempre, hasta nunca Fidel!■

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ