Hablemos un poco de comunicación política

Hablemos un poco de comunicación política

Hablemos un poco de comunicación política y de cómo los candidatos, partidos políticos y administraciones en general, se meten el pie ellos mismos con sus piezas de comunicación.

Me parece bastante justo (además de necesario) pues al final del día probablemente es con nuestro dinero con el que se hacen dichas piezas de comunicación.

Dejemos de lado lo técnico, valores de producción, la hechura, la mala actuación, la dirección improvisada, falta de creatividad y todo lo malo que profesionalmente se le pueda encontrar a estas piezas, además del dinero invertido en las mismas. Centrémonos en lo que realmente importa: la idea y el mensaje.

Políticos, ¿qué es lo que quieren decirle a la gente? ¿Cuál es su mensaje para persuadirlos? ¿Bajo qué concepto creativo está basada su estrategia de comunicación? ¿Cuál es la razón por la que la gente les va a creer ese mensaje?

Si usted es político y contestó a la mitad de las preguntas, tal vez vaya entonces por el camino menos peor, pero si no se auto respondió a ninguna, entonces déjeme decirle algo: ante la ciudadanía, usted está haciendo el ridículo y le están viendo la cara.

En cada campaña y cada administración, los formatos publicitarios son los mismos, candidato hablando a cámara prometiendo un futuro próspero, slogans forzados gritados (porque entre más se grite mejor), mismos que probablemente son robados junto con los logos, de otros gobiernos estatales, “sólo defórmale poquito al logo y sabes qué, también cámbiale una palabra al slogan, nadie se dará cuenta” o vámonos al extremo “pongamos aliens, zombies y cataclismo estatal, las verdaderas preocupaciones del pueblo zacatecano”, películas de acción tipo “bolliwood”; como si la gente necesitara ver más violencia, como si la violencia con la que ya vive en sus calles no fuera suficiente, en un estado donde los “hechos aislados” y el “no pasa nada” es la respuesta habitual ante actos criminales.

En fin, estos esfuerzos de comunicación, son balazos al aire que no apuntan al mismo objetivo, no construyen al mismo objetivo y lo más delicado: no tienen un objetivo. Todo es prometer por prometer, sin propuesta, crear polémica gratuitamente, replicar a esa polémica, despilfarrar, engañar.

Como creativo publicitario, me duele mucho decirle una verdad querido político: a la gente no le gusta mi profesión, no le gusta ver comerciales. Pero ese es el lindo problema del publicista, el reto pues, es hacer que a la gente le gusten mis avisos y se incline por la marca que me paga por hacerlos en el momento que va a comprar.

Ahora imagine cuánto lo aborrecen a usted, cada vez que sale su cara o su nombre en su aviso sin sentido en todos los espacios que compró, con el dinero de la gente, en la millonaria pauta de medios que tiene.

Por eso hoy me voy a permitir darle un par de consejos profesionales amigo político:

1.- En su campaña política, trate de no parecer político. Aunque parezca una contradicción, usted ganará más adeptos siendo usted mismo, que tratando de ser ese político que la gente ya está acostumbrada a ver.

2.- En la medida a sus posibilidades, asesórese con profesionales. La publicidad es un servicio como cualquier otro, cuando a usted le duele el corazón va con un cardiólogo, cuando le duele una muela va con un dentista, lo mismo pasa cuando usted necesita publicidad, vaya entonces con verdaderos profesionales. No con el sobrino de un amigo que está estudiando y medio sabe hacer publicidad. Y sí, le va a costar, pues los publicistas no somos benefactores de nadie. En mi caso sólo estoy dispuesto a donar mi trabajo a alguna asociación civil sin fines de lucro, y usted y su partido, están muy lejos de ser eso.

3.- Asegúrese de que su equipo interno sean verdaderos profesionales y no me refiero a que su equipo tenga diplomados, maestrías, doctorados en publicidad. Este es un oficio muy serio, como cualquier otro, y ese oficio se gana haciéndolo todos los días y dedicándose a esto al 100%. Es decir no sólo se estudia, se lleva a la práctica. Es también su decisión que publicistas improvisados le dejen de robar.

4.- Me permito informarle que para hacer una buena campaña publicitaria política, no se requiere mucho presupuesto. El mejor ejemplo es la campaña del candidato a presidente de Argentina del 2003, Ricardo López Murphy. (Usted puede buscar su spot en Youtube / Lopez Murphy-recrear-la verdad).

Ojalá esto sirva para que usted y sus amigos políticos, sin distinción de partido, se tomen más en serio esta área y empecemos a ver mejores propuestas de comunicación política, pues la pauta es mucha y la inversión en medios, la financiamos nosotros. ■

 

*El autor es redactor y director creativo

asociado en BBDO MÉXICO

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ