Las + Recientes

Adiós Fidel, la lucha continúa

Adiós Fidel, la lucha continúa

La historia larga, difícil, compleja por las individualidades en lucha, social, política y cultural, ante un persistente capitalismo, lleva décadas de existir en América Latina. La que culminó con la Revolución Cubana es ejemplo de inquietudes y decisiones de personas y grupos que en su entorno, viven, observan y eventualmente deciden, emprender cambiar la vida: Su vida, sus vidas e influir las de los demás.

Para el caso en ciernes, de la lamentable muerte de Fidel Castro, el Comandante, se puede comentar, arbitrariamente, por supuesto, que fue a partir, del “25 de noviembre de 1956“, cuando “un grupo de 82 guerrilleros del Movimiento 26 de Julio, organizados y entrenados a sí  mismos  en México, se embarcaron en el puerto de Túxpam rumbo a Cuba en el yate Granma, ¿para hacer la revolución en Cuba?. Dirigidos por Fidel Castro, en el grupo se encontraban Raúl Castro, Camilo Cienfuegos, Juan Almeida y el Che Guevara, entre otros”, ficha de Weekipedia, enriquecida. Todos, soñadores y firmes, en sus ideales de libertad y con  mentes y cuerpos, entrenados y dispuestos a hacer la Revolución en Cuba. ¿Para derrocar al dictador, marioneta de los “gringos”?

Con desigual sino, después de las dificultades para significar, debatir, a la vez que prepararse, entrenarse, decidir y organizar su incursión, de carácter cívico – militar, nada menos que ¿hacer la Revolución en Cuba? En la Cuba del dictador Batista, si no me equivoco, lacayo y marioneta del capital norteamericano “local”, empeñado,  una y otra vez, en convertir y mantener a la Isla, como casino y prostíbulo de los ricachos de Miami y no sólo los de allí.

Nuestro puñado de protagonistas revolucionarios, después de tener un accidentado viaje marítimo, disturbios marítimos incluidos, consiguieron arribar a la isla de Cuba y hubieron de pasar múltiples dificultades, como lo era, el vivir su hogar y camuflaje de selva, real, accidentada y poblada de distinta manera. Lo cierto, arribaron y se remontaron en la Sierra Maestra, desde donde iniciaron su avance por las distintas poblaciones que encontraban, en las que destacaban enfocar sus sentimientos humanos y revolucionarios, en defensa de la gente de un pueblo, pobre, oprimido y explotado de múltiples formas por verdaderos caciques al servicio de finqueros. Con cierta seguridad, los oprimidos de los oprimidos, eran los esclavos negros.

Con todo, Fidel, el Che y Raúl Castro, consiguieron combatir hasta la rendición del régimen y proceder a organizar sobre principios humanistas, la Revolución Cubana que hacían y sostenían los cubanos, primero fueron los combates, luego la organización, mediante estudio y educación, de todas las actividades económicas y políticas de la Isla. En las sociales, eran respetuosos, sin ceder en reducir la brecha de la falta de educación. Al contrario, se procuró incrementar la educación, en cantidad y calidad. Unas de sus fronteras actuales son la agricultura y la medicina, con destacados sistemas de desarrollo, inventados por ellos. Es decir, no todo lo que allí existe llegaba de la URSS, hoy Rusia, ni mucho menos, porque se empeñaron en desarrollos tecnológicos, en los que son pioneros, unos en medicina, otros en producción de alimentos y en imponer una situación básica, todo mundo debe tener acceso a educación y alimento. En eso, lo más posible, se han empeñado: tener alojamiento, alimento y buena salud para todos. La salud, como sistema preventivo antes que curativo, inicia por comer, estar sano y educado.

Con todo, al Che, ni la victoria de la Revolución en Cuba, ni el arduo trabajo en que intervino para organizar y fortalecer la economía, y estando en el poder político, el socialismo cubano con Fidel Castro, al frente, y su Parlamento, por supuesto, fueron logros que contuvieran los ideales del Che, que con posterioridad lo llevaron a intentar ampliar la Revolución y de allí partió para intentar emprender otra lucha revolucionaria en Bolivia, donde, ¿gracias a la CIA y sus satélites? fue emboscado y murió, el 9 de octubre de 1957. Pero no su ideal, que era luchar por construir algo mejor, social, política y culturalmente, donde se estuviera. Digo, a Fidel Castro tocó un lado muy duro de la política en la Isla: ser generador y ser soporte de la Revolución cubana y promover sus ideales, a recuperar ostensiblemente hoy por todos, pero nunca perdidos sino aplicados con una atingencia política que conllevaba siempre concitar a la difícil unidad hasta con las diferencias. Esa es la historia, la marca y el hueco que hoy deja Fidel con su partida, política y culturalmente, y su lucidez y sensibilidad política, a pesar de su longevidad.

Insisto en la siguiente descripción: Si Usted pasa por una obra, por ejemplo, a las dos de la tarde, el tiempo para comer, se suspende el trabajo para hacerlo y no se come chatarra, ni refresco, sino lonches nutritivamente bien confeccionados y se toman diversas aguas de frutas. Sí, se fue Fidel, por fortuna, lo relevaron a tiempo. Y Raúl Castro, tendrá que trabajar duro y en equipo, como lo hace desde hace tiempo. ■

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70