Desayuno en Tiffany’s, mon ku. ‘Divinas’

Desayuno en Tiffany’s, mon ku. ‘Divinas’

La Gualdra 262 / Cine

Este año, Divinas -el primer largometraje de Houda Benyamina- fue ampliamente aplaudido en la Quincena de Realizadores de Cannes y ganó la Cámara de Oro, imponiéndose como el “coup de coeur” del Festival. La cinta saca su origen de los motines que estallaron en Francia en noviembre de 2005 en las barriadas situadas cerca de París, y durante las cuales los jóvenes inmigrados se enfrentaron con las fuerzas de seguridad para expresar su ira frente a una sociedad en la que se sienten discriminados y desfavorecidos.

Este sentimiento de injusticia se plasma en la cinta a través del dúo femenino que la protagoniza y que viene formado por Dounia y Maïmouna, dos adolescentes que sueñan con tener una mejor calidad de vida y que, al no tener nada, acaban obsesionándose con el dinero y adoptan el lema “Money, money, money” que las llevará a meterse en situaciones peligrosas y a ponerse al servicio de Rebecca, una “camella” rodeada de “toy boys” que están a sus órdenes.

cartel-de-la-pelicula-divinesEste afán de poder y de lujo da pie a unas escenas escapistas en las que se pierde el contacto con la realidad, así cuando las dos chicas, filmadas en contrapicado, fingen una deambulación por un destino paradisiaco en el cual estarían al volante de un descapotable y serían todopoderosas. Esta dimensión utópica vuelve a surgir cuando Dounia aparece extática en un jacuzzi con los billetes que acaba de robarle a un traficante, una escena que marca un punto de no retorno en la trama.

Especialmente llamativa resulta la inversión de géneros que se opera en torno a las distintas protagonistas, en particular a Rebecca, que aparece sin duda como la figura más masculina de la cinta por su carisma y su violencia sin límites que muestran su apropiación de la virilidad. Es particularmente emblemática su réplica “¡Tú sí que tienes clítoris, y me gusta!”, con la cual recalca la valentía de Dounia, una réplica llamada a convertirse en frase de culto. Del mismo modo, el papel más “femenino” de la cinta es asumido por el bailador que Dounia observa a escondidas y que le enseña otra vía que la del dinero, una escapatoria basada en el amor y el arte. Además de establecer una relación entre el cine y las demás artes, las distintas secuencias coreografiadas convocan un universo alternativo, en el que la violencia queda sustituida por la sensualidad, proporcionándole a la protagonista una educación sentimental que la lleva también a asumir su feminidad.

Pese a su discurso constestatario en el cual invita a las mujeres a dejar de ser corteses y educadas, la cineasta rechazó el adjetivo “feminista” -no siempre ventajoso- para su película, calificándola más bien de “humanista”, subrayando el combate más amplio que lleva a cabo en su obra y que no atañe sólo a la condición femenina sino también a los prejuicios y a las oposiciones sociales tradicionales.

https://issuu.com/lajornadazacatecas.com.mx/docs/262

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70