México y los mexicanos, el “enemigo” en el discurso de Trump

México y los mexicanos, el “enemigo” en el discurso de Trump

Ciudad de México. Desde el arranque de su candidatura presidencial desde hace poco más de un año hasta la fecha, México y los mexicanos han figurado como un “enemigo” en las declaraciones de Donald Trump.

Sus simpatizantes gozan en corear “construir un muro” en casi todos sus eventos públicos, en referencia a su promesa de instalar un muro físico a lo largo de la frontera con México.

De hecho, en su primera declaración, cuando anunció su candidatura el 16 de junio de 2015, México y los mexicanos fueron calificados como amenaza para Estados Unidos.

Aquí una breve selección de las declaraciones del candidato presidencial republicano Trump sobre México y los mexicanos a lo largo de más de un año.

Al presentar su candidatura presidencial en Trump Tower en Nueva York, el aspirante republicano afirmó: “Cuando México envía a su gente, no están enviando a sus mejores… Están enviando a gente con muchos problemas, y están trayendo esos problemas a nosotros. Están trayendo drogas. Están trayendo crimen. Son violadores. Y algunos, supongo, son buena gente”.

En ese discurso inaugural también declaró: “Construiré un gran muro, y nadie construye muros mejor que yo, créanme, y lo construiré muy barato, yo construiré un gran, gran muro en nuestra frontera sureña. Y haré que México pague por ese muro. Marquen mis palabras”.

En una entrevista con Fox News poco después atacó al gobierno de México: “el gobierno de México es mucho más inteligente, mucho más agudo, mucho más astuto. Y están enviando a los malos aquí porque no quieren pagar por ellos. No quieren encargarse de ellos”.

En un tuit que después borró atacando a su contrincante Jeb Bush en la batalla por la nominación republicana, declaró que “#JebBush le tiene que gustar a ilegales mexicanos por su esposa”. La esposa de Bush, Columba, nació en Guanajuato. En agosto del 2015, de nuevo atacó a los Bush en un tuit: “Jeb Bush está loco, a quien le importa que habla mexicano, esto es America, Inglés!”.

En junio de este año, Trump comentó que Gonzalo Curiel, un juez federal estadunidense de padres mexicanos, tenía “un conflicto absoluto” en presidir sobre un caso por fraude contra la Universidad Trump en su contra, ya que era de “parentesco mexicano”. Agregó que el juez no podía ser imparcial ya que Trump tenía una posición contra la inmigración ilegal y por su promesa de construir un muro -“estoy construyendo un muro, es un conflicto de interés inherente” para el juez, insistió.

En una entrevista con CNN, el periodista Jake Tapper retomó el tema del juez, al afirmar que no era de México, sino que era de Indiana, Trump respondió que “en mi opinión él es, es mexicano, de herencia mexicana. Y está muy orgulloso de eso”.

Trump también ha acusado que México se ha aprovechado de Estados Unidos a través del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (NAFTA, por sus siglas en inglés). Apenas este verano, Trump reiteró la posición que ha repetido en casi todos sus discursos a lo largo del último año: “Voy avisarles a nuestros socios de NAFTA que tengo la intención de renegociar de inmediato los términos de ese acuerdo para lograr un mejor acuerdo para nuestros trabajadores”. Aseveró que si Canada y México no aceptan renegociar el pacto, anunciará bajo los términos del acuerdo que “Estados Unidos tiene la intención de retirarse del acuerdo”.

Una y otra vez ha anunciado que deportará a los 11 millones de inmigrantes indocumentados en este país (unos 6 millones de ellos mexicanos), y que empleará una “fuerza de deportación” para lograrlo.

Vale subrayar que sus más fervientes aliados en sus posiciones antimigrantes incluyen a las figuras más extremistas en este debate, entre ellos el senador Jeff Sessions, el representante federal Steve King y el sherif Joe Arpaio, entre otros.

Por otro lado, Trump ha rehusado denunciar a seguidores que han cometido múltiples actos violentos o de hostigamiento contra mexicanos y otros latinoamericanos ni aceptado responsabilidad por fomentar un clima antimigrante, y sobre todo antimexicano.

Mas allá de México y mexicanos, Trump ha afirmando que desea prohibir la entrada de musulmanes y de otros inmigrantes de países con problemas de “terrorismo”, que impondrá mayor vigilancia sobre comunidades musulmanas dentro del país, que favorece emplear de nuevo el waterboarding, considerado una forma de tortura prohibida por convenciones internacionales, y ha generado repudio por organizaciones de libertades y derechos civiles por sus ataques contra mujeres, activistas afroestadunidenses contra la brutalidad policiaca y medios.

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70