Uber o no Uber, es la cuestión

Uber o no Uber, es la cuestión

Como suele pasar en estos menesteres, la llegada de Uber a Zacatecas está dividiendo a la opinión pública entre apocalípticos e integrados.

Cunde el desconocimiento y la desinformación. Lo novedoso, y la falta de información en el tema ha impedido que las autoridades entiendan los alcances de esta empresa, su forma de operación y sus asegunes.

Aunque directivos de Uber ya confirmaron su presencia en Zacatecas a partir del 5 de septiembre, anunciaron su lanzamiento en Facebook, y promocionan su página en esta red social, el gobernador del estado aún declara que en su administración, los días que quedan, la empresa no operará y el director de Tránsito y Vialidad manifiesta que ellos no han otorgado permisos para que comiencen operaciones.

La empresa responde a esto diciendo que no requieren permiso, y que no puede esperarse que para ellos apliquen las mismas políticas que para el transporte público, pues no lo son: son, a su ver, transacciones entre dos particulares.

Con ese argumento, justamente, la empresa estadounidenses  ha sabido sortear las leyes de transporte en tantos países, pues no pagan una concesión como las que necesariamente tiene que tener un taxi, o un autobús, y tampoco tiene que utilizar un color, o placas que los distinga. Por lo que el vehículo, cuando se encuentra sin dar servicio, es tan privado como cualquiera.

Su forma de trabajo se basa en una aplicación de smart phone a través de la cual el usuario solicita un servicio, consultando antes la tarifa aproximada que le costará y la posible ruta a seguir. Una vez que lo hace, y el viaje es aceptado por el chofer Uber, el pasajero puede ver cuánto tardará en llegar su conductor, el nombre del mismo, el modelo del auto, y las placas.

Es frecuente que el conductor pregunte al usuario por el tipo de música que quiere escuchar y el volumen de la misma. También consulta sobre la ruta a seguir.

Al final del viaje, el pago, si así se elige, se puede hacer con tarjeta de crédito, y en México se puede hacer también en efectivo.

Todo esto en la modalidad Uber x. Pues también se puede usar colectivamente en el servicio uber pool y con autos de lujo en uber black.

La posibilidad de pagar con tarjeta, la facilidad para llamar a un vehículo, la seguridad, amabilidad y atención, y en ocasiones también su precio menor, ha hecho que este servicio sea más deseable que el de los taxis, lo cual ha hecho a los choferes del transporte tradicional oponerse a esta nueva empresa.

Con la llegada de Uber a Zacatecas se ha convertido en lugar común asegurar que los taxis ofrecen mal servicio, que son sucios y peligrosos, en lo cual hay algo de verdad en medio de tanta exageración y lugar común.

Se cree también que Uber será la panacea, que no padecerá los vicios que ofrece el sistema de transporte tradicional y que terminará con los taxis

Basta ver la experiencia en otra ciudades para darse cuenta que no sucederá ni lo uno ni lo otro.

En la Ciudad de México ya despiertan de la ilusión de que para el usuario todo es perfecto en Uber. Se sabe ahora que como reza la tesis principal del capitalismo a mayor demanda sube el precio de la oferta. La tarifa llamada “dinámica” les autoriza a subir el costo hasta cinco veces en caso de que la lluvia, la hora, el tráfico, o el hoy no circula aumente la demanda.

Se viven en Uber las mismas deficiencias que en los taxis, conductores groseros y a veces peligrosos, cobros injustificados, etcétera. Con la única diferencia de que al final del viaje puede calificarse al conductor.

Para los choferes y dueños de vehículos no es todo felicidad, tampoco. Hay una serie de estrictos requisitos que cumplir, y debe pagarse a la compañía el correspondiente al 25 por ciento del dinero obtenido por cada viaje.

Es pronto además para ver si el negocio será rentable a mediano y largo plazo, cuando haya que pagar refacciones de vehículos costosos o cuando haya que renovar los coches  a precio de ganga por el alto kilometraje que acumulen.

Es poco probable que los taxistas, la supuesta voluntad de gobierno del estado, y los detractores de Uber logren frenar su llegada a Zacatecas. Pero bien podría utilizarse ese impulso para mejorar el servicio de los taxis, que después de todo, son el equivalente al pequeño comercio que debería privilegiarse por encima de las empresas acaparadoras y de políticas monopólicas. No lo han hecho así con otros sectores, pero bien podría empezarse por este. ■

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70