Desayuno en Tiffany’s, mon ku. L’Économie du couple: el drama de la separación

Desayuno en Tiffany’s, mon ku. L’Économie du couple: el drama de la separación

La Gualdra 259 / Cine

Desde la primera secuencia la cámara anclada en el recibidor de la casa, en una toma hacia el jardín y la puerta de entrada, las imágenes nos informan el tono de la historia: el drama de la separación de una pareja; hija y bienes a repartir y organizar.

Con el filme L’Économie du couple el director belga Joachim Lafosse (À perdre la raison, 2012) mantiene su talante social y familiar. Bérénice Bejo y Cédric Kahn dan vida a una pareja de clase media que tras haber vivido juntos 15 años y tener una hija se han dado cuenta de que simplemente no se aman más, que la voz, los gestos, el caminar, las manías, en fin, la simple presencia del otro les hastía y exaspera.

L'Economie du coupleBejo -que con la película Le passé (2013) obtuvo la Palma de Oro a mejor actriz- en el papel de Marie Barrault insiste en el drama de la mujer moderna, independiente y ama de casa. Mientras que Kahn en el rol de Boris Marker mantiene la figura del “hombre” estereotipado: albañil, arquitecto y mil usos, sin empleo fijo pero que reclama su derecho a ser el padre y hombre de casa. La historia no decae en los tópicos de la violencia y el romanticismo sino que incluye el problema económico, ¿cómo repartirse la casa y los hijos? Siempre desde el tono práctico de quien requiere una respuesta concreta y de un director que muestra la crudeza de ella.

Lafosse hace gala de economía narrativa y estilística en su filme. No sólo no se preocupa en explicar las causas de la separación, bien podría ser una infidelidad, las diferencias intelectuales y laborales, o las manías individuales, sino que es simplemente el final del amor y de la relación de una pareja.

En el estilo hace lo mismo, economía de recursos fílmicos. Su cámara se desplaza pocos metros, siempre encontrando el punto exacto para, con paneos eficaces, seguir los pasos de los personajes en la casa: así, sólo se emplaza la cámara en el recibidor, en los accesos al salón y a las dos habitaciones. Sólo tres exteriores (jardín, hospital y calle) le dan respiro al angustiante huis clos.

Una nota que puede llamar la atención de la película es el localismo del acercamiento al drama. A pesar de que se puede tratar de un tema universal -la separación de la pareja-, Lafosse decidió darle la particularidad de la vida francesa y ganar cierta dosis de realidad. El acento por filmar las escenas de cocina con la imagen y la palabra “queso” y “vino” a todas horas y el procedimiento judicial en la resolución del conflicto son elementos que permiten situar en un contexto local concreto el drama. Un localismo que tiene su toque alegre con la coreografía de la canción “Bella” de Maître Gilms, un artista identificado por su público más bien barriobajero y rapero.

L’Économie du couple fue presentada en La quinzaine des réalisateurs en Cannes de este año, un buen debut para una cinta que divide pareceres.

https://issuu.com/lajornadazacatecas.com.mx/docs/la_gualdra-259

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70