Las + Recientes

Denuncia Evo Morales conspiración tras crimen de viceministro

Denuncia Evo Morales conspiración tras crimen de viceministro
El presidente de Bolivia Evo Morales, durante una conferencia de prensa en el Palacio de Gobierno de La Paz este viernes. Foto Ap

La Paz. El presidente boliviano Evo Morales condenó hoy el asesinato del viceministro de Régimen Interior, Rodolfo Illanes, a manos de manifestantes la noche del jueves, y denunció que existe una conspiración contra su gobierno.

Morales calificó a Illanes como “héroe defensor de los recursos naturales” y puntualizó que su muerte “duele mucho”, tras lo cual apuntó que lo sucedido constituye una “actitud cobarde”, ya que la autoridad boliviana fue secuestrada y torturada.

Dijo que “el pueblo boliviano y los movimientos sociales luchamos para recuperar los recursos naturales”.

El ministro boliviano de Gobierno, Carlos Romero, confirmó anoche el asesinato de Illanes en la región de Panduro, distante 186 kilómetros de La Paz, luego que fue tomado como rehén por mineros cooperativistas inconformes cuando intentaba promover el diálogo.

Los hechos se produjeron en medio de una protesta que derivó en enfrentamientos entre los cooperativistas mineros y la Policía por el control de la principal carretera de Bolivia.

La autopsia reveló que Illanes, quien era abogado y también profesor universitario, murió por un “traumatismo cerebral y torácico”, dijo el fiscal Edwin Blanco. Su cuerpo fue abandonado a un lado de la carretera y su automóvil incendiado. Su chofer pudo escapar de los manifestantes.

El gobernante boliviano enfatizó que el diálogo siempre estuvo abierto con los mineros y descartó que se haya instruido a la policía que portara armas letales en los puntos de bloqueo levantado por los mineros para despejar las vías tomadas.

Morales se reunió este viernes con el gabinete de ministros y líderes del Congreso, tras lo cual el gobierno declaró duelo nacional por tres días debido a la muerte de Illanes.

Esta víspera, medios locales reportaron que los intentos de la policía por desalojar a los cooperativistas que bloqueaban la ruta habían provocado la muerte de dos mineros en la región de Cochabamba, identificados como Fermín Mamani, de 29 años, y Severino Ichota, de 45.

La Federación de Cooperativas Mineras (Fencomin), que agrupa a unos 150 mil cooperativistas mineros, exige que el gobierno retire una ley promulgada el pasado viernes que prevé la sindicalización de trabajadores empleados en empresas cooperativas, excepto las minas.

También exigen que se les permita asociarse con capitales privados, reclaman acceso a nuesvo yacimientos y piden subsidios en la electricidad para hacer frente a la crisis en el sector por la caida internacional del precio de los metales.

Las cooperativas mineras gozan de ventajas tributarias y laborales y son consideradas por ley entidades no lucrativas, pese a que durante el auge de precios que finalizó en 2012 decenas acumularon riqueza. Además, las autoridades bolivianas consideran que actúan como empresas privadas que emplean a trabajadores en condiciones de explotación.

Fueron organizadas en la década de 1980 para contrarrestar el desempleo tras el cierre de las minas estatales, pero con el tiempo se convirtieron en empresas rentables pese a que trabajan con capital reducido, tecnología precaria y en yacimientos que el Estado dejó de operar.

Los mineros cooperativistas suman más de 100 mil y son muy influyentes por su gran poder de movilización y generación de empleo. Mientras duró el auge de los precios fueron aliados del presidente Morales y lograron escaños en el Poder Legislativo, dominado por el gobernante Movimiento al Socialismo.

Pero la negativa del gobierno a permitir que se asocien con capitales privados los ha puesto en pie de guerra.

Tras la muerte de Illanes, que conmocionó al país, las carreteras amanecieron despejadas el viernes según el ministro de Trabajo Gonzalo Trigoso. Los mineros movilizados se replegaron a sus campamentos y sus dirigentes apagaron sus teléfonos celulares. Se desconoce el paradero de dos policías que también fueron tomados como rehenes.

Sayari y Panduro, dos aldeas rurales sobre la carretera que une La Paz con Cochabamba en el centro del país, han sido escenario desde el martes de duros choques con la policía que intentó despejar las rutas. Los tres días de enfrentamientos dejaron más de un centenar de mineros detenidos y una treintena de heridos entre policías y manifestantes.

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70