El desequilibrio financiero, indica el desgobierno

El desequilibrio financiero, indica el desgobierno

No puede haber sostenibilidad financiera en el estado si los desequilibrios son tan altos entre el monto total de los ingresos y la totalidad de los gastos.  La capacidad de generar recursos propios es muy baja y no pinta frente al gasto total. Los desequilibrios entre los gastos para actividades productivas o directas al desarrollo y las actividades adjetivas o de apoyo también son grandes. ¿Cómo es posible que más de 60 por ciento del presupuesto se gaste en actividades de mediación administrativa? Eso es una barbaridad. Los indicadores que constituyen el índice de equilibrio financiero sirve prácticamente como indicador de calidad de gobierno: un nivel tan bárbaro de desequilibrio muestra la falta de planeación y ejecución con eficiencia y eficacia del dinero público.

Se supone que en Zacatecas debería estar en ejercicio el presupuesto no por programa, sino por resultados. De las medidas de la gerencia pública que se aprobaron en la entidad desde hace dos periodos gubernamentales, poco vemos en la práctica. Si hubiera presupuesto por resultado, tendríamos de pasada los diagnósticos de sostenibilidad financiera, y no hay nada de eso. También tendríamos la rendición de cuentas de los resultados de cada bolsa presupuestada, y tampoco lo tenemos. Seguimos en la práctica con presupuestos incrementales que sólo varían pequeños montos de un presupuesto al del año siguiente. La única justificación de las políticas y presupuestos incrementales es que en lo fundamental todo marcha bien, y sólo hacen falta algunos ajustes. Sin embargo, sabemos que no es así: los resultados son tan desastrosos que hacer prácticas incrementales significa sólo prolongar la actuación fracasada del gobierno. Hacer únicamente ajustes en las finanzas tomando como base el presupuesto del  año anterior, implica prolongar la misma realidad, cuando lo que se requiere son cambios profundos. Sin embargo, todas las variaciones han ido en una dirección: engordar la burocracia. Todo el esquema de la Nueva Gerencia Pública, que tanto anuncian como el objetivo del gobierno, supone justo lo contrario: adelgazar los gastos administrativos y aumentar los que van dirigidos a inversión en desarrollo: educación, salud o infraestructura básica. Pero en Educación se destina 2 por ciento a infraestructura. Las desproporciones son gigantescas. Y como dijimos, por tanto, indica que el desgobierno es gigantesco.

Revisar a fondo los enfoques de gasto y la equidad distributiva del mismo, significa que se tendrían que replantear los mecanismos de la planeación. Y en Zacatecas se hizo una recentralización con la creación de la Unidad de Planeación con la idea de hacer más eficiente la tarea de gastar y coordinar las acciones de las secretarías; pero los efectos han sido casi nulos. Si el próximo gobierno quiere mejorar la realidad financiera del estado deberá por empezar a proyectar el monitoreo de los índices de equilibrio y sostenibilidad del gasto. Y tomar decisiones con base en estos resultados: los indicadores no son sólo para informarse, sino para tomar decisiones. El gobierno que concluye, ¿cómo tomaba sus decisiones si no contaba con esos instrumentos de monitoreo? Pues ya lo dijimos, eran decisiones de carácter incremental. Ojalá y el gobernador electo entre con ganas de innovar y darle luz a los cambios a la estructura del presupuesto.

 

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70