Coyuntura(s) y posibilidades II

Coyuntura(s) y posibilidades II

¿A dónde ir? La pregunta convoca a reflexión. Cuando ya no es tan fácil vivir, ni tampoco ir a otro lugar, una salida es descubrirse, encontrarse, mirarse, reunirse, hablarse, plantarse y decidir luchar por reformar, donde se está y se vive. No el planeta, sino el territorio y construcciones concretas, sin desconocerlo, ni a la cultura ni a la sociedad global, creadas a lo largo de muchas historias plagadas de surgimientos, permanencias, obsolescencias, pero también de presencias y novedad, cuyos perfiles y trayectos fueron o son, dibujados o realizados, entre victorias, derrotas y la necesaria paz, anhelo de vida, no de inmovilidad.

Reflexión fundamental y fundadora porque el objeto que dura o cambia con la existencia humana y sus problemas es, a sí misma y al orden social, construcción política surgida en una cultura y problemática anterior, creado por quienes lo sufrían como opción, la más de las veces, para la libertad, con sus márgenes. El orden social se mostraba ideal para interactuar o superar los problemas presentes, y poder inventar vivir una nueva situación, libre de ellos, por resolverlos de alguna forma, ¿por cuánto tiempo?

Hay problemas recurrentes, cuya solución deja huellas. Una forma y temporalidad, nuevas o distintas, hechas emerger, al grado de llamar a esas realizaciones logradas conseguir, reformas, instituciones o más aún, revolución. ¿Nueva forma o volver a “empezar”? Tal vez por eso, cada que se presentan problemas nuevos o con más intensidad, quienes viven los ya existentes o los padecen, o disfrutan por ellos un ambiente de desigualdad,  se convocan  a reformar ¿y todo lo social se pone en juego otra vez, incluso, el orden social?  Para quienes lo hacen, todos, activos o “pasivos”, procesar eso no es oropel para adornarse, trivialidad tampoco, sino trabajo continuo, arduo, lucha personal y de clases, social, política y cultural, interminables luchas.

El problema de las reformas es, ¿generar momentos de paz?, ¿desarrollo? ¿Reformar qué? ¡Ups! Estado, escuela, familia, mercado. Reformar lo que sean sus problemas concretos, en el grado que sea y con la expectativa de que la situación, ¿problemática o conflictiva? mediante ese tipo de eventos, las reformas, algunas históricas, sea controlada, resuelta o tratada al menos con modos o instrumentos sociales, políticos y culturales, distintos a los de una anterior vigencia, ¿reformados o nuevos? Así, si se vuelve indispensable el reformador, ¿cómo, entonces, la novedad surgirá de la reforma? Reforma y novedad son esperadas, deseadas, e impulsadas o no, por todos, la una puede llevar a la otra, ¿o sólo será una nueva imposición de márgenes para acotar, libertad y autonomía? ¿Y todo sin la masiva acción de los actores o basta para ello(s) con la ilusión de su acción? ¿Su ilusión como acción, construida sin realmente existir? ¿Qué es REAL, en este tiempo sideral, satelital? Aún así, ¿hay o no, un tamiz? ¿Cómo saber así si iniciará o no otra historia, si la sociedad y el orden social seguirán su despliegue en espiral o si las autoridades se centran más en dominar con su autoridad la imposición de líneas, la vertical, sobre todo: yo mando (pienso y decido por ti y) tú obedeces, aunque ignoren, con conciencia, cómo convocar a generar desarrollo o peor inician a atropellar principios y aplastan con su autoridad a la democracia (real y posible) y así atacan, hieren y apresan, la inconformidad de los demócratas que todos tenemos la obligación de ser y a eso se le llama, ¿democracia, institucionalidad, orden social?

En educación, el secretario Mayer tiene más allá de maestría, en lo anterior y en escurrir el bulto, tras el poder de sus poderosos apoyadores, deseosos de privatizar y convertir en negocio, la educación pública y gratuita. De esa forma quieren poner en una jaula y, por tanto, en libertad condicional, al sistema educativo mexicano y sus sujetos, quienes también lo son de una ciudadanía a la que de ese (educativo) modo y desde temprana edad, hoy se les quiere escamotear formar su carácter con un ideal democrático, su derecho humano y constitucional, político, a vivir y disfrutar el orden social

AL CIERRE: Sentido común, apariencia, inquietud y consistencia académica, diversa, aun con visiones, fuerzas, resistencias y luchas peculiares, los universitarios se preparan, creo, para emprender en la UAZ, la reforma de la UAZ. Para ello, a su momento, convocarán a dar el debate de donde emergerá, su Reforma. ¿Otra más en su histórica existencia? ¿Es posible reformar la UAZ? ¿Qué sería lo primero a reformar? ■

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70