Cambia Moody’s nota de bancos mexicanos de estable a negativa

Cambia Moody’s nota de bancos mexicanos de estable a negativa

Ciudad de México. Moody’s modificó de estable a negativa la perspectiva sobre la solvencia del sistema bancario mexicano ante la expectativa de que los préstamos en riesgo continúen al alza debido a la débil actividad económica.A la par de la desaceleración de la economía, las presiones fiscales que enfrenta el gobierno pueden eventualmente reducir su capacidad para apoyar a los bancos en México durante periodos de presión financiera, dijo Moody’s en un reporte publicado esta mañana.

La economía mexicana rompió en el segundo trimestre de este año una racha de once trimestres consecutivos de crecimiento, con un decrecimiento de 0.2 por ciento, respecto del registrado entre enero y marzo previos. El gobierno redujo a un rango de entre 2.0 y 2.6 por ciento su previsión de crecimiento para este año, inferior al de 2.2  a 3.2 por ciento anterior.

“La combinación de bajos precios del petróleo, el incremento de las tasas de interés, la fuerte depreciación del peso y el crecimiento menor al esperado de Estados Unidos, que es el principal socio comercial de México, han afectado las expectativas de un mejor desempeño económico e inclinaron la balanza de riesgos y oportunidades para el sistema bancario al lado negativo”, consideró la firma calificadora.

Moody’s espera que la economía de México crezca alrededor de 2.5 por ciento este año y en 2017, manteniéndose básicamente sin cambio con respecto a 2015. Sin embargo, aunque el crecimiento económico se mantiene deprimido, el crecimiento del crédito todavía aumenta rápidamente.

Moody’s estima que el crédito crecerá alrededor de 12 por ciento durante el mismo período, lo cual es más del doble que la tasa de crecimiento nominal del PIB. Además, los nuevos créditos continuarán dirigidos a los sectores de consumo y pequeñas y medianas empresas (PyMEs) más riesgosos.

“Aunque la calidad de activos experimentará deterioro, gran parte de esta situación continuará atenuada con las agresivas prácticas de castigo de cartera de los bancos”, señaló David Olivares, Senior Credit Officer de Moody’s. “Como resultado, esperamos que el indicador de la cartera vencida incremente ligeramente para el cierre de 2017”.

Las exposiciones de los bancos a créditos relacionados con el sector petrolero también continúan siendo un riesgo clave, añadió. Petróleos Mexicanos, uno de los principales deudores corporativos del sistema bancario, continúa luchando con restricciones de liquidez y un alto apalancamiento financiero. Moody’s estima que los créditos otorgados a Pemex representan alrededor de 6 por ciento de la totalidad de créditos insolutos en el sistema bancario y entre 30 y 40 por ciento del capital básico.

Además, los bancos tienen exposiciones importantes a la extensa red de proveedores de Pemex. Los deudores estatales y municipales también se encuentran expuestos al petróleo debido a su dependencia en las transferencias federales, que históricamente han sido fondeadas de manera importante con ingresos petroleros.

No obstante el incremento de los costos crediticios, la rentabilidad se mantendrá robusta gracias a que el fondeo estable y de bajo costo de los bancos continúa mitigando los riesgos que surgen del entorno operativo menos favorable. Los niveles de capitalización también se mantendrán fuertes, a pesar de su esperada disminución al paso de los próximos dos años conforme las utilidades retenidas sean insuficientes para restituir el capital consumido por el rápido crecimiento del crédito, opinó la calificadora

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70