Las + Recientes

Dos caminos para el PRD: Dedos Flamígeros o Reconstrucción de la Utopía

Dos caminos para el PRD: Dedos Flamígeros o Reconstrucción de la Utopía

Cuando un partido político traiciona sus principios, se desvía de su objetivo original, ignora las críticas para corregir y comete errores de manera constante y si sigue el camino de la destrucción de sus ideales en búsqueda de construir un partido para fortalecer patrimonios personales y dinastías vacías, su destino manifiesto es la auto desaparición.

El Partido de la Revolución Democrática nació con firmes ideales de izquierda, y en su fundación, el 5 de mayo de 1989, se especificaba que sería un partido con una ideología política de izquierda, ha cambiado radicalmente, se ha alejado de sus principios básicos y hoy, por momentos se ha convertido en un partido político vinculado al poder gubernamental.

Es probable que el Partido de la Revolución Democrática (PRD) esté viviendo un momento decisivo para la supervivencia. En Zacatecas, el partido del Sol Azteca actuó como un partido perdedor supeditado a una alianza poco entendida por electorado, misma que niega el espíritu fundacional.

¿Qué tiene que hacer el PRD para recuperar confianza, credibilidad, y seguidores?

Lo cierto es que se avecina una lucha titánica. En Zacatecas, primero debemos abandonar esa práctica del canibalismo postelectoral, tan recurrida por los perredistas, en la cual, los sobrevivientes de la contienda, injurian para culpar a todos y tomar posesión de las ruinas para fortalecer su patrimonio político del desvencijado PRD estatal.

Hoy, el PRD se encuentra en medio de la lucha interna entre diversos grupos que se asumen como los herederos del purismo de izquierda y apuntan sus dedos acusadores a cualquiera que se atreva a disentir (o se haya atrevido a disentir en cualquier momento) contra de ellos.

Quizá es necesario utilizar la frase bíblica de la paja en el ojo ajeno, sin ver la viga en el propio, para entender el grito puritano de los ahora indignados contra los perredistas que opinan que las decisiones con respecto a los candidatos vencidos en el pasado proceso electoral fueron los incorrectos.

Es de imaginar que los vociferantes perredistas expulsores de sus detractores, buscan la soledad de quien se queda al final para recoger de las ruinas valores que quedaron. No buscan reconstruir sino la rapiña, organizar mientras todo termina.

Por eso, debemos reconstruir al partido, buscar la unidad de todos para construir la victoria, tenemos que llamar a todos los que en algún momento encontraron en el PRD, los históricos, los que se alejaron, es hora de cerrar heridas y llamar a reconstruir las heridas.

Hay que asumir que el PRD no es patrimonio de nadie, es un instrumento de los grupos de izquierda que decidimos jugarnos el corazón y los sueños con el Sol Azteca para construir un mejor país y un Zacatecas de digno.

Llamamos respetuosamente a cada perredista a construir un partido que encuentre en el diálogo, en la práctica de la política leal y fraternal, los caminos para volver a ser una opción para la ciudadanía y acceder al poder político para llevar justicia a cada uno de los habitantes de este país.

En este proyecto deberían caber todos, recordemos que la izquierda es una herramienta para la construcción de las utopías y por ello, el patrimonialismo y la búsqueda de las riquezas personales en detrimento del proyecto se autoexcluyen.

No debemos asumir que el PRD puede ser controlado por grupos que construyen la dicotomía simplona de un purismo falsamente asumido, desde donde quieren la expulsión de todos los que no están con ellos. La izquierda siempre ha sido el lugar del debate, del dialogo y la discusión abierta para la construcción del consenso.

El dedo flamígero y la destrucción de lo diverso siempre ha venido de la derecha, la historia lo ha registrado, aunque hoy en el PRD estatal, se disfrace de izquierda purificadora. ■

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70