Las prioridades de las instituciones crediticias del gobierno mexicano: “Del surco para arriba” y “¿del surco para abajo?”

Las prioridades de las instituciones crediticias del gobierno mexicano: “Del surco para arriba” y “¿del surco para abajo?”

El viernes 13 de agosto, se realizó el Foro de Microfinanzas y educación financiera, convocado por la Sagarpa, enfocado a Mujeres Rurales. Fue un evento, realizado en las instalaciones del Cozcyt, en el que representantes de FIRA, Bansefi, Financiera Rural y otras instancias encargadas de otorgar créditos para proyectos productivos al puro estilo de vendedor callejero del tipo “llévele, llévele” (sin afán de discriminar ni ofender, lo digo por el tipo de evento) ofertaron sus servicios y dijeron porque no es objeto de crédito el pequeño productor y en lo general las poblaciones rurales.

Los pequeños productores, regularmente identificados con los ejidatarios o los campesinos, no son objeto de crédito porque producen para el autoconsumo. Eso ya se sabe desde el siglo pasado e incluso se les ha achacado la crisis del campo. La cuestión debiera ser cómo hacerle para que ellos puedan transitar del autoconsumo hacia la producción excedentaria para la venta, porque pese a las políticas enfocados a la privatización del ejido, los pequeños productores existen y con ellos, las mujeres rurales que según recientes estimaciones suman 13.9 millones en México.

A las y los asistentes les compartieron que para ser objeto de crédito deben comprobar que los proyectos son viables, y que fuesen productos “del surco para arriba” preferentemente, aunque una de las instancias dijo sí otorgar créditos “del surco para abajo” siempre que mediaran los precios de garantía, y en determinados productos, se requería de adquirir un seguro para poder liquidar el crédito otorgado en caso de siniestro o alguna otra eventualidad, que afecte la producción objeto del crédito.

Luego llegó el momento en que se presentó la experiencia de una Agencia de Desarrollo Local, denominada “Tierra, Democracia y Liberación Social” liderada por la Maestra en Ciencias Tania Ovalle López con presencia en Valparaíso, quien sostuvo que la labor de su agencia se centra más “del surco para abajo”. Afortunadamente también atienden “del surco para arriba”. De su experiencia, presentada como un Caso de Éxito, compartió las dificultades que han enfrentado como agencia, desde la recepción de población respecto a la Agencia de Desarrollo, que fue con cierta resistencia, hasta desconfianza. A ello se sumó, la exclusión de las tecnologías de los habitantes rurales. En cambio los que aceptaron a la Agencia han tenido el reto de aprender a realizar sus propios diagnósticos de los problemas que les aquejan, de re-educarse para organizarse e impactar de manera positiva en los procesos de producción, nutrición, ahorro y conservación del medio ambiente. Evidencia de ello se expusieron en decenas de fotografías.

De lo expuesto, se infiere que los usos y costumbres que permean a la población de las localidades rurales, se convierten en un obstáculo para el avance; por lo tanto, algunas deben modificarse y otras que les da identidad, preservarse. El mismo no reconocimiento social del trabajo de las mujeres, el trato androcéntrico entre ellas, la adopción de actitudes y prácticas machistas que incluye el ejercicio de violencia verbal, la censura y la concepción de la realidad de la población rural por parte de sus habitantes, la agencia y las instancias gubernamentales que no terminan de embonar, son algunos elementos que impiden a las sociedades rurales avanzar.

Estas prácticas también impiden la consolidación del reconocimiento social del papel de las mujeres rurales dentro del hogar, en la parcela, en el monte, en otros trabajos asalariado y no asalariados. Como es de esperarse, todo ello se refleje en el hogar, donde predominan relaciones de dominio de los hombres sobre las mujeres en los diversos aspectos de la vida.

Como se ha dicho varias veces en las redes sociales, pareciera que los funcionarios gubernamentales viven en otro México.

Regresando a la experiencia de la Agencia de Desarrollo, pareciera ser que sí es un caso de éxito si entendemos la expresión de origen latín como salida, salir de una condición y colocarse en otra, que puede ser mejor preferentemente. En este caso es mejor para la población. Lo malo de los organizadores, en este caso la Sagarpa, es que no dieron pauta a preguntas y respuestas, por ejemplo: ¿De las instituciones financieras participantes, cuáles han proporcionado créditos a las mujeres rurales? ¿Qué montos? ¿Cómo eso ha contribuido a convertir a Valparaíso en un Polo de Desarrollo? ¿Qué dificultades enfrentaron para obtener el financiamiento y por supuesto, cubrir el crédito adquirido, si fuese el caso? ¿Los productos financiados son para el mercado local, nacional, regional? ¿Hay un cambio en el reconocimiento del trabajo de las mujeres en su área de influencia y cómo se ha traducido en los hogares? entre otras.

Nada de eso. Eso sí, se escuchó decir a la representante de la Agencia Exitosa “a nosotros no nos eches”, una expresión coloquial usada como sinónimo de “no hables mal de nosotros” o en términos exagerados “no nos ataques”, cuando lo más importante debiera ser la revisión oportuna no de la situación rural que parece lo tienen claro, sino del financiamiento crediticio a los proyectos para que salten del mercado local, al nacional y por qué no, al de exportación.

Es evidente, que los hombres y las mujeres que trabajan con la Agencia de Desarrollo han modificado su producción, de autoconsumo hacia la venta, al comercio, pero aún es limitada.

Lástima que la prioridad de algunas instancias del gobierno esté en la imagen, en la censura y no en el hacer, que de eso hace mucha falta.

Sólo falta que en el futuro esta Agencia de Desarrollo Local sea excluida no de los eventos, sino del financiamiento, del otorgamiento de créditos y otros apoyos que por su naturaleza se le permite acceder, porque externaron la verdad a las instancias otorgadoras de créditos y gubernamentales en su propia casa. Bien por la Agencia de Desarrollo y su Coordinadora Tania Ovalle. ■

 

*Especialista en Modelos cualitativos, Cultura Económica y Mercados de trabajo para mujeres rurales. Docente-Investigador UAZ

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70