Usain Bolt, flecha imbatible

Usain Bolt, flecha imbatible

Río de Janeiro.

El espectáculo de Usain Bolt comenzó. La encarnación jamaiquina del viento dio el primer paso hacia la conquista del triplete de velocidad al ganar la prueba reina del atletismo, los 100 metros, en 9.81 segundos. Bolt busca llevarse las pruebas de 100, 200 y 4×100 metros, como lo hizo en Pekín 2008 y Londres 2012. Ya tiene el primer oro de esa histórica meta.

Ni su acérrimo rival, el estadunidense Justin Gatlin, pudo mantener el vigor e impedir que el jamaiquino lo rebasara, para cerrar con 9.89; el tercer puesto fue para el canadiense Andre de Grasse, con 9.91.

Menos de 10 segundos para emocionarse con la prueba más espectacular de los Juegos Olímpicos. Menos de 10 segundos para vibrar con el corredor más mediático, que seduce a su audiencia global con encanto y potencia muscular.

Bolt domina la pista como un escenario. Gesticula para la audiencia mundial, guiña ojos al público, sabe que es atleta y entretenedor. En la pista estaban los ocho corredores más veloces del momento. Gatlin, pataleando y con la mirada severa, listo para enfrentar a su némesis caribeña.

La salida es usual, la tropa sale disparada en un estallido. Bolt, lento, como si necesitara más tiempo para poner en marcha ese mecanismo de extremidades demasiado largas.

Y como se esperaba, el avión de Bolt tardó 50 metros en despegar; pasando esa media de la competencia, empezó entonces el vuelo sin que nadie pudiera hacer algo para igualarlo. Gatlin comandaba, pero después sintió, porque seguro no pudo ni mirar, que un vendaval lo rebasaba.

Bolt entonces estaba adelante de todos, celebrando su noche. La vuelta olímpica con la bandera jamaiquina, el jugueteo con los espectadores, lasselfies desde las gradas.

Estaba tranquilo aunque empecé de atrás y traté de no apresurarme para llegar a la final, dijo. Mi único sueño era ganar los 100 metros otra vez.

Foto

El primer episodio había empezado una hora antes, cuando Bolt consiguió su mejor marca de la temporada en la semifinal. Después de una salida en falso que costó la descalificación a Andrew Fisher, de Bahrein, Bolt avanzó con tiempo de 9.86, seguido de De Grasse, con 9.92. En la otra semifinal, Gatlin se impuso con registro de 9.94.

Cae marca del orbe

El sudafricano Wayde van Niekerk fue demoledor en la carrera de 400 metros, con 43.03, donde pulverizó la marca mundial que impuso en Sevilla 1999 el estadunidense Michael Johnson (43.18).

Desde el carril del extremo derecho nadie pudo darle alcance, ni el granadino Kirani James, que ganaba metros a grandes zancadas y terminó con tiempo de 43.76, por delante del estadunidense Lashawn Merritt (43.85).

Desde las alturas, la ventaja del sudafricano era considerable. La velocidad con la que arrancó y que mantuvo sencillamente fue de antología, tanto que al culminar el propio corredor parecía no creer en la hazaña que había realizado.

Preseas para Latinoamérica

En triple salto fue una noche afortunada para el atletismo latinoamericano. La colombiana Caterine Ibargüen ratificó su reinado en la prueba al convertirse en la nueva campeona olímpica, donde la medalla de plata fue para la venezolana Yulimar Rojas.

Conquistó el oro con su mejor marca, 15.17 metros, para ascender hasta el primer cajón del podio, que se le había resistido en Londres 2012. Rojas se colgó la plata con un brinco de 14.98, mientras el bronce fue para la kazaja Olga Rypakova, con 14.74.

Vigente campeona mundial y panamericana, a Ibargüen sólo le faltaba el título olímpico que rozó en Londres 2012 para confirmarse como la mejor triplista de la actualidad.

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70