Inicia Festival Cosmicómico de Teatro con la participación de la compañía Máquina Poética

Inicia Festival Cosmicómico de Teatro con la  participación de la compañía Máquina Poética
La puesta en escena se presentó ayer en de apertura al FCTAI. Para hoy se repite la función a las 19 horas, en el Centro Cultural La Cáscara, en la calle Juan de Tolosa del Centro Histórico de Zacatecas ■ foto: ernesto moreno
  • Presentan Mariela Navas obra sobre las desapariciones durante la guerra en Colombia
  • Se recuperaron testimonios para narrarlos desde la perspectiva de las mujeres de varias víctimas

“A mí me da un poco la sensación de que lo que ocurre ahora en México, ocurrió entre los mediados de los 90 y la primera fase de los 2000 en Colombia, que fue el recrudecimiento de la guerra. Ya no había más muertos que contar. Había un momento en que en las noticias ponían música clásica…y en blanco y negro, porque perdimos toda sensibilidad ante la muerte. Ya la vida no tenía ningún sentido”, dijo Claudia Tobo, directora de la compañía Máquina Poética (Colombia-España), que participa en la apertura del Festival Cosmicómico de Teatro Alternativo Internacional (FCTAI).

Es de ese periodo que la también dramaturga y actriz colombiana recuperó una serie de testimonios para narrarlos en un monólogo desde la perspectiva de las mujeres desplazadas por esta guerra que duró 50 años, “mujeres víctimas de la violencia que tienen al marido muerto o a un hermano o un hijo desaparecido, de los que apenas les mandan una parte de su cuerpo”.

Mediante el género del teatro-documento en que se inscribe fundamentalmente el trabajo de Máquina Poética, convirtió los testimonios de las víctimas en “algo representable, en una obra que se entendiera y que tuviera algo de acción para, a partir de la realidad hacer ficción, porque Mariela Navas como tal no existe, es un poco todas las mujeres víctimas de violencia”.

La obra narra el momento más álgido del conflicto armado, donde varios grupos se disputaron las zonas rurales del país sudamericano, y en que las FARC, de haber sido una guerrilla liberadora se vincularon con los cárteles de la droga olvidándose “de defender los derechos del pueblo” y volcándose en contra de la gente, “empezando por los campesinos que son la parte más vulnerables de un país”.

Mariela Navas, personaje que representa Claudia Tobo, es una mujer campesina, parte de quienes han sido las grandes víctimas de la guerra en Colombia al tener que dejar su tierra, “porque sin pertenecer a ningún grupo, el fuego les ha pillado en medio. Han tenido que salir corriendo a las ciudades” enfrentándose en ellas a la mendicidad, la delincuencia o la prostitución, este último caso, el de las mujeres.

Son también ellas las que en la coyuntura de reestablecer la paz, han tenido un papel fundamental en la reconstrucción del tejido social.

Menciona Tobo como un ejemplo a Las Madres de Soacha, que sitúa en paralelo a las Abuelas de la Plaza de Mayo de la Argentina posdictatorial, “mujeres campesinas, personas muy humildes, que han conseguido dar la vuelta al mundo denunciando la violación a los derechos humanos en Colombia y haciendo una labor muy importante porque es una especie de resistencia, de conseguir que en el postconflicto, en el perdón no haya impunidad”.

En este momento se avecina la firma de la paz en el país sudamericano, que tendrá como antecedente la realización de un plebiscito en que la gente expresará su voluntad de estar a favor o en contra, comentó

“Y hay que decidir. Pero claro, una vez se ha calmado todo hay que tomar decisiones de qué pasa con la memoria inmediata y con el perdón. Es muy difícil de construir”.

No puede haber

reconciliación sin justicia

“Es como si mi hijo que está desaparecido… yo tengo que enterrarle, pero tengo que saber quién es quien le ha matado y tiene que haber un proceso –judicial-, y ya veré yo personalmente si lo perdono. Pero tiene que haber un proceso de reconocimiento”, dijo Claudia Tobo.

Mientras la justicia se construye o no en Colombia y este pueblo se reconcilia luego del horror y la tragedia, la dramaturga y actriz da voz a las mujeres que lo padecieron para que hablen en primera persona, “en nombre de muchos que no la tienen y no la van a tener nunca en un conflicto armado, que son a los que nadie entrevista”.

La obra transcurre en alrededor de una hora y 10 minutos, en que toda la acción recae sobre sus hombros, “porque sobre todo es teatro y es un espectáculo, tiene que generar sentimientos, emociones”.

Durante este tiempo Mariela recibe invitados en casa, “y les ofrece cosas de comer y de beber. Está con ellos de un modo como si alguien viene aquí desde un pueblo de Zacatecas con su familiar, una abuela o una tía… y entre una cosa y otra se le van colando las historias de guerra que ella no quiere contar pero que se le escapan”.

Claudia Tobo, directora de la compañía Máquina Poética -compañía que tiene su sede en Madrid, España), presentó ayer Mariela Navas en la función de apertura al FCTAI. Este 9 de agosto repite función a la misma hora, 19 horas, en el Centro Cultural La Cáscara, ubicado en la calle Juan de Tolosa número 827, en el Centro Histórico de Zacatecas.

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70