Las + Recientes

El Turismo en Zacatecas

El Turismo en Zacatecas

Una de las novedades que he atestiguado en mi regreso a Zacatecas es la enorme afluencia de visitantes de todas partes del país y del extranjero. Mi innata curiosidad y mi facilidad para meterme donde no siempre me importa me ha llevado a platicar con muchas personas que vienen a la Capital Bizarra a disfrutar momentos de esparcimiento. He tenido la satisfacción de charlar sobre la belleza de este enclave y sus alrededores y descubro que los visitantes, por regla general, se expresan positivamente del “producto” que compran con su inversión turística: buenos lugares para hospedarse, una gastronomía ya muy rescatable en sitios que oscilan de lo elegante a lo modesto, la infinidad de museos, escuelas, iglesias, edificios que admirar, antros, artesanías, eventos culturales y sobre todo, la belleza única de la colonial ciudad y su entorno que se admira tanto de día como de noche. Aunado a lo anterior, las costumbres de diversión que se han diversificado como las ya famosas callejoneadas, los espectáculos callejeros y los de escenificación de Leyendas y hechos históricos, mantienen entretenidos y contentos a nuestros visitantes y en muchas ocasiones a los que tenemos la suerte de vivir bajo este cielo cruel y su tierra colorada. A lo anterior agreguemos la proyección de los Pueblos Mágicos, los asentamientos arqueológicos, las bellezas naturales y los puntos de esparcimiento, además de otros escenarios potenciales y su situación geográfica, entonces se puede decir que el estado tiene todos los ingredientes para ser un punto de referencia en el destino turístico de México.

He escuchado en muchos foros la idea de hacer crecer esta práctica para darle la dimensión de industria sin chimeneas –que de lograrse sería sensacional y así podría prescindirse en buena parte de las otras que a la larga ocasionan más perjuicio que beneficio y de las que aportaré alguna opinión en el futuro-, sin embargo, hay algunos aspectos que son parte de la dinámica general del turismo y de las que poco se habla cuando se hacen planes para enriquecer esta práctica multidimensional y en las que las diferentes administraciones de los gobiernos del estado, con fondos propios y federales han proyectado a la ciudad de Zacatecas para ostentarse como (al menos para nosotros) la más bella del país. La visión de algunos gobernadores para mantener la tradición y combinarla con la pujanza de la cultura emergente pone a nuestro estado como un territorio idóneo para el desarrollo regional de infinidad de disciplinas relacionadas con el turismo.

Me gustaría sugerir la modificación de una práctica que ha venido proliferando a lo largo del país, las no siempre necesarias “obras” que parece ser la única inversión que se les ocurre a nuestros administradores públicos. La queja que más escuché de nuestros visitantes fue la injustificada demora en el traslado de la ciudad de Aguascalientes a Zacatecas por la carretera de cuota, debido a las reparaciones a las que está siendo sometida. Parece ser un acto de mala entraña tener las carreteras abiertas en canal por largos tramos, imagino que para que la gente vea que se trabaja –o algo así- y “apantallar” a los visitantes. ¿No sería mejor hacerlo por tramos cortos y en temporadas bajas? Así se iría avanzando más rápido y con menos molestia para los conductores. Otro aspecto negativo consiste en que muchas de las compañías encargadas de realizar las obras carreteriles y en los espacios urbanos tienen la mala costumbre de abandonar el escombro durante largos períodos o definitivamente sin hacer una disposición final adecuada, con la consabida molestia para quienes tienen que sufrirlo. No se tiene el compromiso para respetar el concepto de “obra terminada”.

Otro aspecto vital en el proyecto a futuro del turismo es considerar hasta cuándo y en qué cantidad se podrá contar con el suministro de agua. Hasta hace poco más de treinta años el preciado elemento estaba casi agotado en las inmediaciones de la capital, por lo que hubo necesidad de hacer extracciones a profundidad de mantos freáticos que se han venido explotando desde entonces sin que se sepa a ciencia cierta su proyección hacia los años venideros, puesto que hoy día, no siempre se cuenta con el preciado líquido en cantidades suficientes para los pobladores del Centro Histórico y algunas de las colonias de la periferia. Si se pretende incrementar el número de visitantes, habría que considerar esta circunstancia.

El tercer aspecto de este análisis corresponde a la aplicación de los proyectos turísticos y la muy necesaria capacitación y certificación para llevarlos a cabo. Es evidente que se han hecho progresos notables en este aspecto, pero aún falta mucho por hacer. Se requiere la profesionalización y desarrollo de sensibilidad para tratar al turismo de parte de los prestadores de servicios, tanto de hotelería, gastronomía, paseos, temáticas y varios aspectos que se deben planificar con precisión y sobre todo desarrollar aspectos educativos y culturales que promuevan una región hospitalaria y cortés donde destaquen tres elementos imprescindibles: el profundo conocimiento de lo que se “vende” como material turístico, la limpieza del entorno y la seguridad pública y social.

Hay mucho que pensar para cimentar este proyecto, pero es el concepto de sustentabilidad el que puede ayudar a clarificar la visión de futuro para la capital y el estado de Zacatecas. ■

 

[email protected]

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70