Para que empresas respeten el diseño artesanal se llama a su responsabilidad social: Fonart

Para que empresas respeten el diseño artesanal  se llama a su responsabilidad social: Fonart
Las empresas mexicanas son “ampliamente responsables” porque su método de trabajo suele consistir en retomar algún diseño artesanal pero retribuir con capacitación en corte y confección a productores locales, explican autoridades ■ foto: la jornada zacatecas

■ Buscan crear conciencia entre empresarios para que den crédito o compensen a localidades, explican

■ Las empresas asiáticas no han respondido a ello, mientras que las francesas sí, mencionan

Para conseguir que se respete la originalidad de los diseños artesanales mexicanos por parte de empresas nacionales y extranjeras, la única opción es hacer un llamado a la responsabilidad social de estas compañías.

La directora del Fondo Nacional para el Fomento de las Artesanías (Fonart), Liliana Medina Romero, expuso que ésta es la forma en la que están actuando para evitar que se copien los diseños tradicionales en prendas y demás artículos mexicanos sin que haya una retribución a las comunidades de las que provienen estos productos.

Sostuvo que en el mercado global no es posible impedir que se retomen ideas para adecuarlas a una nueva línea de productos, pero sí se está buscando hacer conciencia entre los grandes empresarios para que, por lo menos, den el crédito de los diseños a sus impulsores originales o traten de compensar económicamente a las localidades.

En relación a la copia de artesanías mexicanas cabe recordar, como uno de los casos más recientes, el de la acusación de plagio de un diseño elaborado en el municipio de Santa María Tlahuitoltepec, en Oaxaca, por parte de una diseñadora francesa.

La funcionaria federal explicó que “no podemos impedir que un diseñador retome una artesanía y la modifique para hacerla actual; la legislación internacional se lo permite”.

A esto se suma la dificultad de formalizar los derechos de autor sobre un producto artesanal, puesto que estos no son propiedad de un individuo sino que, por lo general, pertenecen a comunidades enteras e incluso regiones de México.

“Es un tema muy difícil porque, ¿a quién le das la autoría del árbol de la vida? A un pueblo entero; entonces, todo un pueblo puede utilizarlo. No hay como tal un registro de autor sobre una artesanía porque pertenecen a la colectividad y no a una sola persona”, apuntó.

Por ello insistió en que por parte del Gobierno Federal la política que se está aplicando en este sentido es la de llamar a la responsabilidad social de las empresas. Al respecto, indicó que “si tú sustrajiste un diseño de una comunidad, retribúyele en algo. Dona un aula, pavimenta una calle, da uniformes a los niños o balones, por lo menos”.

En cuanto a los avances que se han tenido con estos llamados, Medina Romero reconoció que las empresas asiáticas no han tenido ningún tipo de retribución social, mientras que en el caso de los franceses sí hubo disposición para trabajar en este tema.

Mencionó también a las empresas mexicanas, a las que calificó como “ampliamente responsables” porque su método de trabajo suele consistir en retomar algún diseño artesanal pero retribuir con capacitación en corte y confección a los productores locales.

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70