Las salidas locales al conflicto magisterial

Las salidas locales al conflicto magisterial

¿Qué pueden hacer los gobiernos estatales para hacer funcional la actividad educativa de sus estados, a pesar de la agresión laboral de la Reforma Educativa federal contra los profesores? Se pueden hacer varias cosas. En primer lugar, en cuanto al asunto estrictamente educativo se debe  remediar el gran error de Gobierno Federal: omitir la participación de los profesores e ignorar la opinión ilustrada de investigadores educativos nacionales en el diseño de propuestas y medidas para la lograr aumentar la calidad de la actividad educativa en el territorio estatal. Empezando por cuestionarse la propia definición de “Calidad Educativa”. Y con ello, lograr un proyecto educativo local de verdadera eficacia. Para evitar amparos de Gobierno Federal cuidar no presentarla como sustitutiva a las leyes generales, sino como complementaria. Un proceso donde se haga un pacto para juntos, docentes y gobierno, llevar a cabo un proceso de Calidad Educativa pensada desde el estado de Zacatecas. Y plantear las estrategias jurídicas para evitar amparos que puedan echar abajo las iniciativas locales.

Sin embargo, habrá aspectos que no puedan ‘complementarse’, adaptarse o remediarse, sino que signifiquen un abierto antagonismo, como es el caso de los aspectos laborales ligados a las muy famosas evaluaciones. Sin contravenir las leyes generales, se podrán echar mano de paralelismos para dar garantía de respeto irrestricto de los derechos laborales a los maestros afectados. Es decir, crear una estructura laboral paralela para los profesores afectados por las medidas punitivas de las reglas nacionales. Si hay un proyecto de calidad educativa con el compromiso y participación de los docentes zacatecanos, se contará con la legitimidad suficiente para edificar las medidas de protección laboral. Es posible hacer un proyecto educativo local que sí esté centrado en preocupaciones académicas, por un lado; y además, proteger los derechos laborales de los profesores, por otro. Con esto último, se evitará el conflicto que, a su vez, creará las condiciones iniciales efectivas para emprender un camino de mejora académica. Los maestros no se oponen a cambios para mejorar la situación educativa de los niños zacatecanos, sólo quieren que no se les afecte laboralmente; y al gobierno debe preocuparle tener las condiciones iniciales para hacer las actividades de diseño e implementación de cambios necesarios en el sistema educativo estatal.

En suma, el gobierno entrante puede emprender una iniciativa de compromiso por la calidad en un ambiente de entera participación de todos los actores del currículum en el estado, y otorgar las garantías necesarias a los maestros para que estén tranquilos y confiados en participar en un proceso local en serio. Y poner los bueyes delante de la carreta: primero discutir y acordar en lo académico y después en lo adjetivo, como son los aspectos laborales y administrativos de la educación. El gobierno puede crear una estrategia inteligente para caminar al objetivo de lograr educación de excelencia sin afectar los derechos laborales de los profesores. Esto es, el principio o punto de partida es aceptar que conseguir la calidad académica no debe implicar la vulneración de los derechos de los docentes. Una estrategia política y legal, para poner a Zacatecas fuera de los estados incendiados.

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70