“Aquí vivimos de milagro, lo que nos saca adelante es la fe”: habitantes de Mazapil

“Aquí vivimos de milagro, lo que nos saca  adelante es la fe”: habitantes de Mazapil
Recuerdan a quienes perdieron la vida hace un año ■ FOTOS: ERNESTO MORENO

■ Hace un año una tragedia cobró la vida de 34 personas, durante una peregrinación

■ Prometieron construir un hospital o ampliar la clínica; no hay indicios de que cumplan

Un año después de la tragedia que cobró la vida de 34 personas en Mazapil, durante la peregrinación a Nuestro Padre Jesús Cristo, la cabecera y comunidades de ese municipio lucen en el olvido, a la espera de que las autoridades cumplan con alguna de sus promesas: “aquí vivimos de milagro”, “lo que nos saca adelante es la fe”, “lo más digno para nosotros es rayarle la madre a los políticos”, dicen sus habitantes.

Luego del suceso, la ex secretaria de Salud, Mercedes Juan López, prometió la construcción de un hospital o bien la ampliación de la clínica, pero hasta el momento no hay indicio de que se cumpla. Por el contrario, los fines de semana no hay un solo médico y únicamente se atienden problemas de salud básicos.

Mario Cortés Juárez, comisariado ejidal de Mazapil, opina que la presidencia municipal fue la principal responsable de la tragedia porque no proveyó de la seguridad necesaria para la peregrinación, además de que “los presidentes que llegan nomás vienen por hacer dinero y al pueblo lo dejan igual de jodido”.

“Supe que vino la secretaria de Salud, no recuerdo el nombre de la señora, que le ofreció al gobernador de algo que se podía poner, pero el gobernador y Estrada Day (director de Servicios de Salud de Zacatecas) les dijo que no se necesitaba nada más que una clínica ampliada, y hasta la fecha ni ampliada ni nada”.

Expone que durante un año ninguna autoridad gubernamental ha brindado apoyo a la comunidad, e incluso Vicente Pérez Esquivel, presidente municipal, “no ha dado la cara” desde el 29 de julio del año pasado, día de la tragedia.

Cortés Juárez recuerda que hubo el compromiso de las autoridades por apoyar a los familiares de las víctimas y a las comunidades, pero nunca se supo de alguien que lo recibiera. Por el contrario, sólo el párroco distribuyó despensas que le entregó la minera Peñasquito.

Jorge Martínez Araiza, integrante de la cofradía Padre Jesús, cuestionó que en el municipio haya tanta inversión por la actividad minera de varias empresas, y sin embargo “no hay nada de apoyo de los tres niveles, municipio, estado y Federación”.

“Nosotros tocamos puertas y no hubo respuesta. El pueblo está enojado y hay descontento con el gobierno federal, estatal y municipal, porque prometieron lo que tanto se había pedido que es un hospital, porque aunque hay muchas comunidades sin atención médica. Aquí no se quiere la ampliación de una clínica, sino un hospital”.

Expone que esa región ha sido explotada por 400 años y no es posible que hasta el momento no haya un hospital, sobre todo porque “lo que sobran son excusas, en Mazapil hay dinero”.

“Peñasquito se va a ir en 15 o 20 años. Nos van a dejar sólo explotación y abandono y la gente tendrá que vivir de algo. Necesitamos una estrategia e inteligencia de nuestros gobernantes y que no se dediquen a politizar esta situación de nuestra tragedia”, expone Martínez Araiza.

El cronista del municipio, Pedro Ascacio Ortiz, quien perdió dos sobrinos en la tragedia, comenta que su responsabilidad es salvaguardar y dar a conocer los sucesos que acontecen en ese lugar.

Entre lágrimas, por la pérdida de dos de sus sobrinos, recuerda haber ayudado en la sepultura de varias personas, mientras que los cronistas de todo el estado le notificaron su solidaridad.

En el contexto del primer aniversario de la tragedia, el cronista se dio a la tarea de escribir una composición que tituló “Peregrino a Mazapil” y que será parte del Archivo de la Crónica Municipal.

“El 29 de julio presente lo tengo yo, en Mazapil, Zacatecas, una tragedia ocurrió. 7 de la tarde de 2015 al correr, los fieles son imaginaban lo que iba a suceder. Todos iban muy contentos, caminando hacia el santuario, por Guerrero y por Rayón, y por la 5 de Mayo”.

“De Santa Rosa a Cuitláhuac la gente peregrinaba, de Mesas y San Antonio, de Sábana y Mejorada. Frente al Salón Ejidal fue el lugar del accidente, apareciendo el camión que embistió a toda la gente. Todo pasó en un momento, con ruido y oscuridad, dejando muertos y heridos, y niños en la orfandad”.

Niños buscando a sus padres, padres buscando a sus hijos, entre polvos y arena, y los fierros retorcidos. Al momento del percance, apareció mucha gente, ayudando a rescatar a esta pobrecita gente. Todos los que aquí anduvieron gritaban muy angustiados, buscando adultos, jóvenes y niños accidentados”.

“Al momento del rescate, unos gritaban con ansia, llevándolos al Seguro en trocas y ambulancias. Todos los que ahí murieron, el cielo fue su destino, mientras en los hospitales todavía hay peregrinos. Vuela, vuela, palomita, párate en aquel jazmín, y promueve a todo el mundo, los héroes de Mazapil”.

Manuel Herrera, vecino de la calle 5 de mayo, lugar donde ocurrió la tragedia, relata haber salido de su casa para observar la peregrinación que aproximadamente se integraba por mil 200 personas, y repentinamente “se vino un gran estruendo que pareció que había explotado algo, pero era un camión que venía cargado de arena. Chocó con un vehículo estacionado, brincó el camellón y pasó sobre toda la gente”.

“Es algo que yo nunca había presenciado. Mi esposa estaba tomando fotos y yo esperaba que se viniera porque vi que el camión iba dando vueltas. Se llevó la mitad de la peregrinación porque la otra mitad ya había pasado”.

Después de un año, afirma que la comunidad se ha entristecido, porque “Mazapil estaba agarrando mucho bullicio, mucho ruido, las camionetas pasaban, y desgraciadamente tuvo que pasar eso para que las autoridades se dieran cuenta que hay muchas deficiencias aquí”.

“Ahí se dio cuenta la gente que no tenían ni en qué ni a donde llevar a la gente; no hay hospitales, no hay nada que los pueda auxiliar en un accidente como ése, pero durante toda la vida aquí está olvidado”.

Herrera coincide en que el gobierno de los tres niveles no ha apoyado al municipio de Mazapil, especialmente en la principal demanda que es tener un hospital donde puedan atenderse todos los problemas de salud.

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ