Subjetivaciones rockeras / Las posibilidades del core metal: Rings of Saturn

Subjetivaciones rockeras / Las posibilidades del core metal: Rings of Saturn

Si bien no hay nada nuevo bajo el sol, no se puede negar que, afortunadamente, siempre hay algo capaz de sorprender, de llamar la atención poderosamente, en especial cuando hablamos de un género tan complejo y diverso como el rock. Eso, en la apreciación de quien esto escribe, sucedió al escuchar una interesante y lúdica banda originaria de Dublin, California, en el vecino país del norte, denominada Rings of Saturn.

La agrupación, surgida en 2009 y cuyo estilo musical autodenominó “aliencore”, está conformada por Lucas Mann, en la guitarra; Ian Bearer, en la (gutural) voz; Aaron Stechauner, en la batería, y Miles Baker, en la guitarra. El estilo, como ya se anticipó renglones arriba, es gore metal, lo que suena bastante extremo, y, de hecho, lo es.

La salvedad del grupo es que una de sus principales características se expresa en la impecable técnica con la que interpretan sus temas y la excelente ejecución de cada uno de sus integrantes, quienes, además de tocar los temas tal como se concibieron originalmente, se dan la oportunidad de experimentar con diversos sonidos y, por qué no, demostrar el magistral dominio que tienen sobre sus instrumentos.

Rings of Saturn cuenta con tres discos en su haber: Embryonic anomaly (2010); Dingir (2012) y Lugal Ki En (2014), sin embargo, es el último el que motiva la redacción de esta recomendación. Una producción conformada por 12 pistas, la mayoría de ellas realmente explosivas, de hecho, el propio arranque del disco es como ir de cero a 100 kilómetros por hora en menos de un segundo.

Sin embargo, a lo largo del LP de poco más de 44 minutos de duración, la alineación se da el tiempo para recurrir a la melancolía y escaparse, a manera de juego, por ritmos que poco o nada tendrían que ver con los estilos metaleros. De hecho, hay dos interesantes temas instrumentales que vuelven a dar muestra de la genialidad del grupo. Esas cualidades hacen que Rings of Saturn escape de lo que convencionalmente podría esperarse de una banda de esta naturaleza.

De hecho, bien se podría, por algunos momentos, ubicar a la agrupación en esa lista de bandas virtuosas, es decir, alineaciones cuyos integrantes se preocupan más por demostrar cuan extraordinarios son como músicos, que por compartir una propuesta concisa; pero no, Rings of Saturn carece de esa arrogancia y prefiere tener bien puestos los pies, si no en la Tierra, sí en Saturno. Lugal Ki En es un disco muy recomendable.

Post data: La situación en México es realmente compleja, por no decir complicada, muchas cabezas de familia (la mayoría) ya no ven lo duro sino lo tupido, y el panorama, lamentablemente, es poco halagüeño. El momento histórico es paradigmático, y las alternativas viables, aunque existen y han demostrado tener éxito en varios países, son dejadas de lado para dar continuidad a un sistema que se ha evidenciado por ser nefasto e inhumano: el neoliberalismo.

Hoy las personas tienen, como nunca, medios de comunicación de todos los tonos y colores al alcance de su mano, y de la misma manera, igual cantidad de distractores. Respecto al ámbito informativo, hay que decir también que cada plataforma maneja una línea editorial particular, predominando, en muchos de los casos, la dictada desde las instancias oficiales.

La inmediatez ante la vertiginosa aparición de sucesos y la falta de un análisis más profundo, discutido y detallado, sobre muchos de los temas que acontecen y afectan o podrían afectar a la sociedad, son también factores que calan en el ámbito informativo; en fin, el tema comunicacional es de una naturaleza sofisticada pero fascinante para su análisis y reflexión.

Entonces ¿qué hacer ante esta veloz emergencia de noticias que muchas de las veces, en lugar de informar, confunden? ¿Existen opciones a los medios de comunicación tradicionales? Si bien es cierto que el hábito de la lectura o apreciación de diversas líneas editoriales va formando un criterio más personal en el lector, televidente o escucha, también hay que reconocer que existe una alternativa que desde hace siglos ha demostrado ser un eficaz transmisor de información: el arte.

A lo largo de los siglos, las creaciones artísticas, y ahora con más auge, el documental, que fusiona el ejercicio periodístico de fondo con el arte cinematográfico, han demostrado poseer una efectividad extraordinaria en la transmisión de mensajes, con el propósito de generar conciencia ante una situación específica, o mover los ánimos y producir empatía, antipatía o una postura ante una circunstancia determinada; la Contrarreforma fue un claro ejemplo de eso.

Hace algunos días, el 17 de julio del presente, para ser más específicos, apareció en La Jornada de circulación nacional un breve pero interesante reportaje, denominado El arte, enlace de luchas sociales, firmado por las periodistas Ericka Montaño y Fabiola Palapa (http://www.jornada.unam.mx/2016/07/17/politica/002n1pol), donde se reitera lo que muchos artistas, teóricos del arte, filósofos, sociólogos, etcétera, han mencionado respecto a esa capacidad comunicativa del arte, pero en este caso, enfocados a nuestro entorno actual en México.

Los comentarios de los entrevistados son por demás interesantes y refrendan, desde una óptica particular, lo que se ha expresado en diversas ocasiones. Uno de esos comentarios lo ofrece el artista chiapaneco Enrique Díaz, quien señala: «El artista, añade, debe comprometerse con el momento histórico con el que vive “y no solamente como artista, sino como sociedad…”».

El videoasta Omar Insunza comenta algo que es fundamental en las intencionalidades, tanto del artista como del periodista, y es que “lo que provoca el arte, más allá de informar, es sensibilizar, y nosotros trabajamos con las emociones”. En otras palabras, mientras el ejercicio periodístico se dirige al análisis intelectual objetivo, frío y, en cierta medida, imparcial, el mensaje artístico apuesta por conmover la emotividad.

La bailarina Argelia Guerrero señala otra característica importante para la práctica artística, y es que “el arte se nutre del contexto inmediato, no puede ser y no es sano que se aísle de sus dinámicas inmediatas”. Quizá no se trate de que el creador se proponga ser o convertirse en un comunicador, pero no debe dejar de ver su entorno y pensarlo en forma detenida, lo que invariablemente afectará sus emociones y, por ende, su dinámica creativa.

Argelia Guerrero agrega, en este sentido, que el riesgo que corre un creador, al ser indiferente al tiempo que le tocó vivir, es el de confinarse a un individualismo intrascendente, ya que “un artista que no se nutre de su sociedad o de su comunidad termina en un monólogo bastante hueco que no genera comunicación y rompe el proceso comunicativo, que es una de las principales funciones [sic] del arte”.

Para el artista plástico Edgardo Badial Velázquez, «“el arte es un arma social” y también es una forma inspiradora de llegar a la conciencia de otras personas, que no tienen acceso a información». Conciencia y sensibilidad son dos conceptos que parecen recurrentes cuando el artista se propone, a través de sus creaciones, denunciar, señalar, opinar o reflexionar sobre la realidad en la que se halla inmerso.

Afortunadamente, Zacatecas ha sido, es y será un semillero y recipiendario de artistas talentosos en todos los ámbitos de creación, y siempre resultará interesante conocer sus opiniones o posturas, ante los temas que afectan a la sociedad en su conjunto o a cada uno de los sectores en lo particular, ¿no lo creen así, mis estimados dos lectores?

Φ

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ