Proceso electoral 2016; del balance al porvenir

Proceso electoral 2016; del balance al porvenir

Me resulta impostergable iniciar esta colaboración para el suplemento de La Jornada Zacatecas, sin antes reconocer un esfuerzo periodístico que ya se ha constituido en la Entidad como un referente del acontecer de la realidad zacatecana.

No es solo, así lo entiendo, un esfuerzo de La Jornada Zacatecas por construir y llevar adelante una versión de la verdad. Es una perseverancia, día a día demostrada, de la apertura a versiones distintas y hasta encontradas de lo que hoy somos como entidad y de la generación de opiniones acerca del porvenir. Nada más y nada menos puede reclamarse del ejercicio periodístico en México y allende nuestras fronteras.

El Instituto Electoral del Estado de Zacatecas, puede y debe ser partícipe de éstas y otras iniciativas que traigan como consecuencia la construcción de ciudadanía, entendida como la capacidad de apropiarse de la conducción del Estado y del horizonte de la sociedad que deseamos; con bienestar económico y con una anhelada justicia social, que para todos deseamos.

Hoy es mi opinión a la que pronto habrá de concurrir la de mis colegas Consejeras y Consejeros del IEEZ; Olivia Castro, Adelaida Ávalos, Elisa Flemate, Manuel Ortega, Eduardo Noyola y Jesús Frausto, todos con opinión propia y una trascendente responsabilidad en la elección local presente y la concurrente del 2018.

Elección del 2016.

Ya la ciudadanía zacatecana forma parte de un padrón próximo o superior al millón cien mil personas. Todos llamados a que este 5 de junio hagan uso de un derecho político fundamental de votar.Para reafirmar que, como colectivo social, reconocemos las vicisitudes de este gran país que es México, agobiado por la violencia, a la par que alentado por miles y millones de compatriotas que a diario entregan su inteligencia, esfuerzo y generosidad para que la República se mantenga en pie, firme y perseverando en la construcción de un país venturoso.

Muchos desencantados por un sistema democrático que no alcanza a colmar las aspiraciones de una vida mejor, pero esmerados en que esta democracia, la nuestra, es la mejor forma de vida civilizada y que sin ella no habrá porvenir para nosotros, nuestros hijos y las generaciones por venir.Democracia que suele equivocarse, cuando la mayoría decide; pero que tiene la posibilidad de rectificar para enderezar el rumbo.

Aquí y ahora, para decir una vez y cuantas veces sea necesario, que como sociedad rechazamos enérgicamente a la violencia y cualquiera de sus manifestaciones; la sexual, la laboral, la económica, la moral y tantas otras; de aquella que se ejerce en contra de las mujeres, de los menores, de los discapacitados, de los adultos mayores, de los desempleados, jóvenes y adultos sin porvenir cierto, de los que no tienen esperanza y de aquellos vulnerables que en nuestra sociedad existen.

Para decir que no es el camino de la violencia o los saltos al vacío lo que hoy como sociedad requerimos. La normativa electoral que hoy tenemos, es fiel reflejo de verdaderos avances de hoy somos como sociedad, pero también, fruto de las limitaciones de muchas aspiraciones y anhelos que no hemos podido alcanzar.

Veamos el vaso medio lleno para decir que hoy el reconocimiento a la mujer de Zacatecas y del país, ya encuentra cauce para su incursión en la vida pública, en la representación popular. Que no es el todo, si así se quiere ver, pero que sí representa una plataforma de despegue y aterrizaje para conquistar otros espacios; en la vida familiar, en la educación y en la cultura, en el mercado laboral y en la vida social en general. Oportunidad esperada para que la mujer haga sentir su presencia en las urnas.

Para que los jóvenes, es especial aquellos que por primera vez harán sentir su presencia en la urnas, adviertan que más allá de las palabras, ha llegado la hora de que definan lo que quieren de este país para el presente y para el futuro. Sembremos, poco a poco y no con pocos esfuerzos, la conciencia en nuestras hermanas y hermanos que se encuentran más allá de nuestras fronteras, que este país sigue siendo tan suyo como nuestro. Que acaso se fueron por la falta de oportunidades, pero que la historia no concluyó con su caso. Que existe de por medio el destino de miles y miles de jóvenes que desean construir aquí, en su patria chica, las mejores oportunidades de realización.

Nadie ha dicho que la construcción de la democracia sea tarea sencilla. Ahí donde los aciertos se combinan con hierros; donde sólo la perseverancia hace posible levantarse de las derrotas para ensayar nuevos caminos.

No es sencillo entonces construir o reconstruir la vida social en base a la democracia; pero vale la pena decir que ese gran don de vivir en democracia hace posible errar y equivocarse a condición que tal democracia transcurra y fortalezca la paz social y al Estado de Derecho. Ámbito de libertad que con mucho esfuerzo, inteligencia y la vida propia, nos fue heredadopor padres, abuelos y todos aquellos que nos dieron no sólo patria como se suele decir, sino la oportunidad de decidir, aquí y ahora, lo que a todos mejor convenga.

Concurramos todos entonces, a ese gran propósito este cinco de junio.

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ