El doloroso viacrucis de Zacatecas

El doloroso viacrucis de Zacatecas

A lo largo y ancho del territorio zacatecano, ya a estas fechas comenzando a calcinarse por el ardiente sol y en plena efervescencia electoral, la realidad del Zacatecas de hambre, empobrecido y con miedo se impone a los discursos de candidatos para los cuales todo marcha bien y vamos por el camino correcto, Zacatecas vive un viacrucis interminable, de precariedad laboral, desempleo, inseguridad y desatención del régimen priísta gobernante que está arrojando a la gente de sus hogares. Zacatecas transita por la vía dolorosa.

Y la realidad está a la vista, incluso del miope Alonso Reyes. Según estimaciones de la Universidad Autónoma de Zacatecas se calcula en alrededor de mil 200 comunidades en 45 municipios, de los 58 que componen nuestra entidad, desde hace años se encuentran en condiciones de despoblamiento extremo. Hay casos entre otros como el de Melchor Ocampo, aún municipio, históricamente denominado “San Pedro”, colindante con el estado de Coahuila, que cuenta con una decreciente población que no excede los 800 habitantes, menor a la de muchas comunidades rurales de Guadalupe, Fresnillo o Sombrerete, podemos hacernos una idea de la desesperante calidad de vida de estos zacatecanos en el semidesierto.

Son de alto riesgo también los municipios de Juchipila, Mezquital del Oro, García de la Cadena y Valparaíso, Saín Alto, Apozol, García de la Cadena, Susticacán, Apulco, Momax, Francisco R. Murguía, Nochistlán, Concepción del Oro, donde más del 50 por ciento de la población son adultos mayores, que viven en su gran mayoría de las remesas que envían sus familias de los estados unidos, y que continúan en un proceso de convertirse en refugiados económicos en aquel país, donde un personaje como Donald Trump puede convertirse en presidente.

En todo Zacatecas existen aproximadamente 173 mil 204 ciudadanos dedicados a las labores del campo, de los cuales 111 mil tienen como única ganancia lo que cosechan, sin tener un salario seguro, el 98% de los campesinos no tendrán una pensión que les permita retirarse, y según información de la Sagarpa, en Zacatecas uno de cada cuatro personas que laboran en actividades del campo es mujer. En cuanto a otras fuentes de trabajo, la tan cacareada industrialización, aun no rebasa la etapa de incipiente, y se concentra en los municipios de Fresnillo, Calera, Morelos y Guadalupe, además, como sucede en el comercio, los salarios que ofrecen son ínfimos, indignos.

A todo esto, se suma el grave clima de inseguridad prevaleciente en casi todo el territorio, Las carreteras son prácticamente vedadas a la gente al caer la noche, que las transita solo en caso de necesidad y bajo su riesgo, Los municipios están asolados por criminales que incluso, se atreven a entrar a robar armamento a las instalaciones policiacas; hay policías que aparecen como secuestradores; se encuentran cabezas, cuerpos descuartizados en carreteras y suburbios de las poblaciones; son comunes las extorsiones, las amenazas y el robo a campesinos; hay corporaciones policiacas que aprobaron los exámenes de confianza metidos a criminales; hay desconfianza en las pruebas “de confianza” a las corporaciones policiacas, e increíblemente, el gobierno priísta se esfuerza en negarlo o mínimamente busca matizarlo.

¿Qué está provocando esto? Las respuestas bien las saben en el mal gobierno priísta de Zacatecas, el desempleo, pobreza, inseguridad y la gran desigualdad son provocadas por la ausencia de políticas públicas de desarrollo,  no les importa potenciar las vocaciones productivas de estas regiones, no hay una política de seguridad real, existe un absoluto desinterés de un gobierno más ocupado en el glamur y la foto que en gobernar. Zacatecas está cayendo en la miseria y el caos, regiones enteras viven prácticamente a expensas de los pocos apoyos que ofrecen los presidentes municipales, otorgados para cooptar electoralmente a sus habitantes y atemorizados por el crimen organizado, lugares donde es un perpetuo viacrucis el amanecer de cada día para levantarse y literalmente, luchar para sobrevivir.

Eso no es lo que los zacatecanos queremos y merecemos, es claro y evidente que este régimen del PRI no tiene ni tendrá la voluntad de cambiarlo, atado en sus marañas de intereses, complicidades y corruptelas, la única salida a esta situación es un cambio, un verdadero cambio, cambio de régimen, de rumbo hacia la ruta de un verdadero movimiento de reconstrucción nacional y de Zacatecas, de seguir por este mismo, estamos condenados a que tarde o temprano tengamos que abandonar nuestra tierra, secuestrada por un gobierno corrupto e insensible, no muy diferente a los grupos de crimen organizado que en cínica complicidad asolan nuestro Zacatecas.

Es imperativo entonces aplicar estrategias básicas para revertir toda esta situación, este viacrucis, un contundente y detallado programa para combatir la corrupción, endémica en estos regímenes priístas, como lo propone Morena, la instauración de un gobierno ciudadano, sensible a las necesidades sociales; el establecer una serie de políticas transversales para combatir la desigualdad y una verdadera política de seguridad pública, todo ello para establecer las condiciones mínimas y el estado cumpla sus funciones como tal, ya olvidadas por este régimen de vocación monárquica y hedonista, por supuesto,  a costa del pueblo, como lo pudimos presenciar este pasado sábado de gloria en Jerez. Esto no puede seguir así, Zacatecas no puede continuar viviendo este viacrucis de hambre, inseguridad y olvido, tenemos la oportunidad, no la desperdiciemos este 5 de junio. ■

 

[email protected]

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ