¿Qué es la Resurrección? El origen del cristianismo

¿Qué es la Resurrección? El origen del cristianismo

Con todos los estudios histórico-filológicos que contamos, es concluyente que el Jesús de la historia nunca hizo ni pretendió siquiera fundar una religión nueva. Siempre se mantuvo dentro de la pluralidad interna del judaísmo. No solamente, también sabemos por las reconstrucciones de lo que pudieron ser palabras del propio Jesús, ninguna de sus afirmaciones es una creación original, sino que se trataba de alguna de las sentencias que ya estaba en el debate, sobre todo al interior del fariseísmo (la escuela de Samay contra la de Hilel). Es concluyente: Jesús no fundó el cristianismo. Entonces, ¿cómo es que surgió? Porque tampoco Pablo lo hizo: el anhelo de llamado apóstol de los gentiles pretendía una teología de la restauración de Israel para que pudiera venir el prometido reino de Dios; esto es, justo lo contrario a separarse de Israel, era juntar a paganos con el objetivo de restaurar las 12 tribus. Entonces, ¿qué es lo que provocó el nacimiento del cristianismo como una religión independiente del judaísmo? (Que por cierto, se concretó muy tarde, alrededor del 180 dC.)

Si no hay en Jesús ideas originales, en sus seguidores no es lo mismo. Hay una idea que es, tal vez la única, original: la creencia en la-resurrección-de-uno-solo. La creencia en la resurrección contaba con poco menos de 300 años de haber surgido al momento de nacimiento de Jesús, y tenía ya algunas variantes. Pero nunca se concibió para un solo hombre, siempre fue un elemento de la escatología del fin de los tiempos donde todos los justos resucitarían para vivir el reinado de Dios sobre la tierra. Se trató de una creencia que difundían sobre todo los fariseos. Y es vital saber el contenido de la misma para entender el nacimiento del cristianismo, porque no es una simple reanimación de un cadáver; es vital saber el motivo de la recreación de las personas resucitadas. Una vez sabido dicho motivo, se puede comprender la condición que debe haber para que eso le pase a uno solo.

La resurrección es una idea muy distinta a la griega de inmortalidad del alma. Sus móviles son muy otros. Se explica por su relación con la justicia. Veamos. La manera de dar cuenta de la existencia de personas buenas que les va mal porque son víctimas de malvados impíos, y a los cuales les va bien en la vida,… esta circunstancia frente a un Dios poderoso y justo. Además, en un contexto donde la vida sólo es concebida con cuerpo y sangre, no se concibe vida posible como el caso de las almas descarnadas griegas. En la experiencia judía, los hombres buenos del pueblo elegido fueron liquidados por las espadas de impíos dominadores en muchos momentos de su historia. Por tanto, la manera que hay para hacer justicia a esa gente, es regresándola a la vida y hacer que viva el mejor de los mundos posibles (reinado de Dios), mientras que a los malvados habría que dejarlos en la nada, o en la reino de la muerte. Contra la opresión del malvado, está la justa retribución de Dios: la resurrección. En suma es, antes que nada, un acto de justa compensación: la resurrección es la promesa misma de justicia.

Los seguidores de Jesús creyeron que era el mesías esperado, tras el cual, vendría el fin de los tiempos y el reinado de Dios. Sin embargo, es absolutamente inconcebible un mesías derrotado o fracasado. En el significado mismo de Mesías está su triunfo. Un mesías fracasado, no es mesías. Ahora bien, a Jesús le pasaron dos cosas: fue liquidado y de una manera opresiva. Con ello quedó desacreditado ante la mirada de su pueblo. La resurrección de Jesús es la manera de restaurarle su mesianismo y hacer posible que vuelva a cumplir la tarea pendiente (Parusía). Aquí es donde está el quid de la cosa: ¿cómo surgió o nació la creencia de su resurrección? Porque es justamente la convicción de que Jesús había resucitado lo que dio realmente origen al cristianismo. ¿Cómo nació dicha convicción que se extendió muy rápido?

Y una nota antes: todas las afirmaciones que los evangelios ponen en boca de Jesús, en el sentido de predecir su futura resurrección es sólo doctrina, son añadidos posteriores y no tienen fundamento histórico. Es decir, pusieron esas expresiones en Jesús, después que la creencia había prendido en las comunidades de seguidores.

La manera en que los textos dan cuenta de las pruebas de la resurrección son las llamadas Apariciones. Aparecer da cuenta de un acto en el que surge, brota o aflora la presencia viva de Jesús. La expresión Ocular de la aparición es un recurso literario. La aparición no se identifica con presentaciones oculares, porque de ser así, sólo unos pocos hubieran sido los creyentes. Se expande la convicción porque muchos experimentan dicha presencia sin mediar la verificación (ocular). En otras palabras, la aparición es una experiencia de la presencia viva de Jesús. Por ello, ya no es asunto de la historia, sino de la fenomenología de la religión dar cuenta de este acontecimiento. La creencia en su resurrección conduce a la instauración (parcial) del reino y trae al Espíritu: el movilizador de la restauración del proyecto mesiánico. El origen de la convicción se visualiza en sus efectos: el espíritu del movimiento de Jesús expresado en las comunidades cristianas. Y eso no es una ocurrencia (de la inteligencia), sino una experiencia que se manifiesta como una borrachera sobria que conduce a los hombres a formar comunidades que expresen la justicia del mesías. ■

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ