Para independizarse, personas con síndrome de Down deben realizar un esfuerzo al doble

Para independizarse, personas con síndrome de Down deben realizar un esfuerzo al doble
En el Hospital General Luz González Cosío primer simposio “De la mano con mi hijo y el síndrome de Down” ■ FOTO: RAFAEL DE SANTIAGO

■ Se necesita voluntad y quitar el estigma de que un bebé con Down es una tragedia

Cuando nació Camila, Mario observó rasgos diferentes en su fisionomía, era pequeña, flácida y casi no se movía, además de que comía muy poco. Las dudas asaltaron al médico anestesiólogo, quien cuestionó a colegas médicos si su hija tenía síndrome de Down. El doctor que atendió el parto le dijo que no se preocupara, que no era ese padecimiento.

Pero llegó otra preocupación, la niña casi no probaba alimento, por lo que la revisó otra doctora. Al cuestionarle si tenía el síndrome, le comentó que había que hacer estudios de laboratorio para confirmarlo.

Un mes después llegó la respuesta, lamentablemente a Camila se le había diagnosticado Trisomía 21, es decir, que tenía el síndrome de Down. La noticia afectó a sus padres, ambos médicos de profesión, quienes lloraron y sufrieron.
Estos momentos se agudizaron por problemas de pareja, los cuales no fueron atendidos, la prioridad era atender a Camila y decidieron ocuparse, buscando especialistas, muchos de ellos amigos de profesión que les tendieron la mano.

En el Centro de Rehabilitación y Educación Especial, del municipio de Guadalupe, recibieron orientación sobre la rehabilitación física que debería recibir Camila. No se desmotivaron, y buscaron más opciones.
Acudieron al Centro de Rehabilitación Infantil del Teletón, en la ciudad de Aguascalientes. Camila tenía año y medio de edad, y recibieron la orientación y ayuda profesional del personal de este centro.

Mario y su esposa, como padres reconocen que su papel es ser el apoyo e impulso de Camila. Pero de igual manera, subrayan que le piden el doble de esfuerzo en lo que hace, ya que esta tarea es día a día.

Ya que aunque avanza lento en el aprendizaje, pero entendieron que deben darle su independencia a Camila, para que aprenda a valerse por sí misma, pues de lo contrario la sociedad no la incluirá.

Este testimonio lo dieron Mario y su esposa dentro del primer simposio “De la mano con mi hijo y el síndrome de Down”, el cual se realizó ayer en el auditorio del Hospital General Luz González Cosío.

Luz Denise Mayorga, médico pediatra, y sub-especialista y especialista en cardiología pediátrica coordinó este evento, y explicó que se realiza conmemorando el día de las personas con síndrome de Down, el cual se celebrará el próximo lunes.

Informó que de 700 niños uno nace con síndrome de Down, y muchos no son atendidos. Dijo que se necesita voluntad, concientización y quitar el estigma de que un bebé con Down es una tragedia, pues se puede aprender a vivir con ello recibiendo la atención adecuada.

Mayorga ofreció la conferencia La importancia de la hipertensión arterial pulmonar en el síndrome de Down. Participo Edith Cárdenas Vargas, endocrinóloga pediatra, quien presentó su ponencia Las hormonas tiroideas en el síndrome de Down, así como la doctora Ana Sevilla Álvarez.

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ