Las + Recientes

Trump, el negocio mediático del insulto

Trump, el negocio mediático del insulto

El negocio del insulto ha sido redondo para Donald Trump. El aspirante republicano ha destinado sólo 10 millones de dólares para pagar anuncios en medios estadunidenses, pero la atención que ha generado le ha valido una cobertura mediática equivalente a mil 898 millones de dólares en nueve meses de contienda, según el estudio realizado por The New York Times a partir de los índices de monitoreo de estudios como Media Quad y SMG Delta.

En otras palabras, el magnate inmobiliario ha pagado sólo 0.5% del valor total de su atención mediática, pero ha logrado llamar la atención con una estrategia muy simple y eficaz en un entorno que privilegia la espectacularidad del mal: elegir un discurso de odio en contra de todo lo que no sea anglosajón, blanco y protestante (wasp), especialmente, en contra de los mexicanos; insultar, denostar y convertir a la violencia verbal en su principal rating; no dejar de responder un solo golpe (verbal o físico) y de esta manera generar una espiral de atención.

No importa que no hablen bien de él. Lo logrado por Trump demuestra la perversión de una democracia altamente dependiente del show mediático y de la estulticia irracional. El show de Trump es como su reality: provoca para que lo escuchen; contraataca para que lo eleven a categoría de punto de referencia; simplifica para que lo escuchen las audiencias precarizadas de la frustración norteamericana; espera con sadismo que lo amenacen para él elevar el contragolpe.

A Trump no le preocupa que lo comparen con Hitler porque éste es el tirano más odiado y mediático del siglo veinte. A Trump no le molesta que Anonymous lo amenace porque está listo para entrar a los trompicones en las redes digitales.

Lo peor que le puede suceder a Trump es que lo ignoren, que a sus insultos se les devuelva con humor ácido (él nunca se burla de sí mismo) o que lo comparen con el idiota Zellig, aquel personaje extraordinario de Woody Allen que se mimetizaba para llamar la atención, o que apaguen el televisor y las redes cuando se dedica a denostar a todos.

Los casi 2 mil millones de dólares de cobertura mediática sobre Trump rebasan al monto de toda la cobertura de los 13 rivales republicanos (juntos sumaron mil 159 millones de dólares) y es seis veces superior a la de su más cercano competidor, Ted Cruz.

En contraste, el exaspirante republicano Jeb Bush hizo una pésima inversión. Gastó 82 millones de dólares en promocionarse (ocho veces más que Trump), pero recibió una cobertura equivalente a los 224 millones de dólares (30%), según el mismo estudio. Bush era el preferido de la élite republicana. Soñaban con una disputa entre las dinastías Bush y Clinton, y no en la pesadilla de una contienda con una matrix de la violencia verbal.

Del lado demócrata, la ecuación es un poco más equitativa, pero muy lejos de la atención generada por Trump. Ambos aspirantes, Hillary Clinton y Bernie Sanders, han invertido 28 millones de dólares, y la cobertura que han tenido equivale a 746 millones y 321 millones de dólares, respectivamente.

Ahora que Trump ha señalado a Bernie Sanders como su némesis, su principal antagonista y el presunto responsable de la “violencia” que se desató en Chicago y en Carolina del Sur entre adversarios y simpatizantes del magnate, es muy probable que Sanders eleve su cobertura mediática. El “beso de la infamia” que Trump le aplica a Sanders forma parte también de su estrategia de reality show: quiere debilitar así a Clinton y quizá confrontarse con el aspirante demócrata que más ha convencido a los jóvenes politizados.

En cualquier circunstancia, Trump está demostrando que la verdadera crisis de Estados Unidos no ocurrió en Wall Street en 2008, sino en el seno de un sistema político que privilegia la espectacularidad por encima de la sustancia, la estridencia más allá de la coherencia y la descalificación a priori del otro para explotar las frustraciones sociales más profundas.

Trump eligió como punto de ataque a los migrantes mexicanos y se ha convertido en el adalid de una propuesta medieval para construir un muro en la frontera entre ambos países que, además, sería levantado con recursos mexicanos.

Si sólo fuera una broma o un exabrupto, todo quedaría en eso. Trump ha colocado este sentimiento antimexicano en la agenda de todos los precandidatos republicanos que compiten con él por demostrar quién es más xenófobo, ignorante y fundamentalista en sus planteamientos.

Lo peor es que los medios estadunidenses le han dado cobertura a estos mensajes, más allá de su interés periodístico. De alguna manera ellos también son corresponsables de este desastre por venir en el bipartidismo de Estados Unidos. ■

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ