Sigue la desigualdad salarial entre las boxeadoras

Sigue la desigualdad salarial entre las boxeadoras

En el boxeo una mujer invierte el mismo esfuerzo físico que un colega. Hacen las mismas rutinas agotadoras en el gimnasio, soportan hambre para alcanzar los pesos reglamentarios, el riesgo en el cuadrilátero es idéntico y los golpes les saben igual. Pero el cheque que cobra una peleadora respecto de un varón es de diferencia abismal.

Mariana La Barbie Juárez, pionera del boxeo profesional femenil en México, hace este recuento después de casi 17 años de trayectoria, en los que tuvo que esquivar actos discriminatorios.

Uno de los aspectos más reticentes al cambio es la desigualdad salarial entre hombres y mujeres, uno de los temas centrales en la segunda convención de pugilismo femenil del Consejo Mundial de Boxeo, la semana pasada en Tijuana. La Barbie sospecha que el principal obstáculo para equilibrar las diferencias de ganancias está en manos de los promotores.

Los promotores se niegan a darnos un trato igualitario, responde de inmediato. Pero para organizar una función de mujeres invierten menos, una cartelera femenil es más barata en la actualidad y estoy segura de que ganan más por esa misma razón.

Cuando las mujeres irrumpieron en este deporte tuvieron que convencer a entrenadores, compañeros de gimnasio y público de que podían afrontar este oficio con el mismo rigor que los hombres. Juárez enlista con orgullo cómo lograron revertir esas dudas.

Hoy llenamos arenas, la gente nos ve con interés y nosotras damos buenos espectáculos de boxeo. Pero cuando vamos por nuestra recompensa sigue siendo injusta, dice Mariana. Hace falta una pelea de boxeadoras en Las Vegas y que genere sensación para que los promotores se tomen en serio este negocio con las mujeres, señala.

Es difícil, si no imposible, que una boxeadora pueda vivir de manera exclusiva con lo que gana en la actualidad, indica, porque debe deducir del salario el porcentaje para el mánager y todo lo necesario para la preparación de su siguiente combate.

La Barbie encontró en otros registros la salida para tener mayores ingresos. Apariciones en revistas como Playboy y actividades relacionadas con el mundo del espectáculo y la publicidad.

Trabajé doble para mantenerme como boxeadora, vendí mi imagen y gracias a eso pude vender mejor mi carrera en el boxeo, además de que conseguí dinero adicional para mi hogar, cuenta Mariana. Un hombre en el boxeo puede dedicarse completamente a pelear sin necesidad de buscar otras actividades para mantener su carrera.

La Barbie regresará el sábado, contra la boricua Noemí Bosques, en la Arena Coliseo. No piensa demostrar nada a nadie. Sólo –asegura– subirá a hacer lo que más le gusta: boxear, con la satisfacción de que su carrera sirvió para hacer un poco menos hostil el camino para las que le siguen.

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ