No se vale jugar con fuego

No se vale jugar con fuego

Entre otras cosas, la democracia es un acuerdo entre los miembros de una sociedad para resolver uno de los asuntos públicos más importantes: el acceso a las posiciones de gobierno donde se decide sobre el uso del poder del estado, del poder que los ciudadanos delegan en las instituciones para el bienestar común. El acuerdo incluye lo que se refiere a los árbitros, jueces y tribunales y a los partidos y las condiciones para la competencia equitativa. La sociedad mexicana ha invertido grandes cantidades de recursos para hacer viable nuestra democracia y, sin embargo, la campaña que ayer inició enfrenta condiciones muy difíciles: la credibilidad de las instituciones principales, el INE, el TEPJF y los partidos está por los suelos y un sector de la sociedad está llamando, abiertamente, a no votar.

Las condiciones para una competencia equitativa están siendo socavadas, desde ahora, principalmente por la presencia inequitativa en medios de comunicación, no solo en el número de spots, sino en el tiempo de entrevistas en los distintos noticieros; también es muy grave que en reuniones del sector salud, como la realizada recientemente en Pinos, se haya permitido la presencia de una candidata y se le haya ofrecido el apoyo institucional. Todo indica que en el gobierno del estado no se ha entendido que su intervención indebida e ilegal en el proceso solo incrementará la desconfianza en el sistema en su conjunto y cargará de ilegitimidad a uno de los poderes de la república.

Pero lo peor es que aumentará el número de personas que ya están convencidas de que la élite del poder no tiene ningún compromiso con el respeto a las reglas del juego pactadas, y de que utilizará todos los recursos a su disposición, legales e ilegales, para mantener su dominio absoluto de la Cámara de Diputados y continuar con las reformas neoliberales anunciadas. Todo indica que el mensaje subliminal que están enviando a la población es: “tenemos y mantendremos el poder a como dé lugar, y háganle como quieran”. Todo indica que no asumen una realidad, la inconformidad ha llegado a niveles pocas veces vista y falta poco tiempo para que la gente agraviada por las intromisiones indebidas del gobierno en el proceso electoral, dejen de recurrir a unos órganos jurisdiccionales que actúan por consigna y no imparten justicia, y opten por acciones radicales de desobediencia civil o algo más grave.

Es importante que quien conduce políticamente al estado haga lo necesario para garantizar la presencia equitativa de partidos y candidatos en los noticieros de radio y televisión, y ordene toda acción ilegal de dependencias de su gobierno, en especial del sector salud, desarrollo social, campo y educación. Recuerden que ya existen decenas de miles de vigilantes anónimos y voluntarios.

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70