Las + Recientes

Eligio Meza: caso de normalistas de Ayotzinapa podría ser “la chispa que incendie la pradera”

Eligio Meza: caso de normalistas de Ayotzinapa podría ser “la chispa que incendie la pradera”

■ Por las condiciones en que está, el país puede sufrir un golpe de estado o una invasión, dijo

■ Normalidad perdida se logrará si se da al pueblo mínimo bienestar económico y social, señaló

El problema de los normalistas rurales de Ayotzinapa (Guerrero) puede traer consecuencias impensables para el país; desaparecer 43 estudiantes y después presumiblemente encontrar algunos cadáveres en una fosa clandestina, puede ser “la chispa que incendie la pradera”, opinó el politólogo, Eligio Meza Padilla.

A decir del académico de la Universidad Autónoma de Zacatecas (UAZ), el país vive tales condiciones que está sujeto a un golpe de Estado, un estado de excepción contemplado en la Constitución o bien una invasión. “Sé que son palabras mayores, pero si las cosas sigue como van, desgraciadamente puedo tener razón”.

Además, está el tema de los militares que han anunciado su salida a las calles para solidarizarse con sus compañeros detenidos por el caso Tlatlaya. Eso sí que podría ser la gota que derrama el vaso, porque si la marcha se hace habrá una mayor división en el Ejército y una parte se puede ir del lado de gobierno, pero la otra del pueblo, en el entendido de que los soldados rasos tienen un origen popular, lo cual tendría implicaciones impensables.

El catedrático del posgrado en ciencia política también destacó en entrevista que mientras las reformas estructurales del presidente, Enrique Peña tratan de encauzar y revitalizar la vida económica del país, por todos los problemas no resueltos, está el riesgo de que sólo propicien una descomposición mayor. “Si ahorita pensamos que ya estábamos tocando fondo, en realidad todavía no lo hacemos y una nueva descomposición será mucho más peligrosa”.

En tanto, se observan movilizaciones en diferentes regiones del país, apagan un fuego en Tamaulipas pero se enciende en Guerrero, después está Michoacán en aparente tranquilidad pero no es tal y se resume con ello un país en franca descomposición.

Ojalá el gobierno con todas sus instituciones que funcionan todavía “un poco”, logren contener el proceso de descomposición y conduzcan a los mexicanos a una normalidad que se ha perdido, lo cual se logrará si se da a la población un mínimo de bienestar económica y social.

Pues incluso los medianos empresarios no tienen ventas porque el poder adquisitivo de los asalariados, independientemente cuántos ganen, lo que hace seis meses podían adquirir, ahora ya no.

De modo que si no se resuelve bien y pronto el problema de la normal de Ayotzinapa en Guerrero, no tarda mucho para que el resto de las normales rurales empiecen un movimiento con apoyo popular, porque todos los mexicanos están necesitados de una normalidad, principalmente de su ingreso.

A decir de Meza Padilla está la situación de México en un estado de descomposición tal que así fuera una sola muerte que impacte en todo el país y en este caso los 43 desaparecidos lo que podría despertar aún más la inconformidad. Es algo sumamente delicado y peligroso para los ciudadanos, y sobre todo para el gobierno, quien sería el primero en ser cuestionado.

No obstante creyó que una gran movilización sería justificada con todo derecho y razón, porque quienes conducen un país, estado, sindicato y más  deben admitir ser cuestionados por sus gobernados. “Si el pueblo mexicano empieza a cuestionar al gobierno y los partidos políticos tienen toda la razón, porque el grado de descomposición ha llegado a tal punto que la situación del país, familiar e individual se hace insoportable”.

Respecto del caso de los militares que convocan a una marcha el 11 de octubre del Zócalo a Los Pinos para apoyar a sus compañeros acusados de violar los derechos humanos de personas asesinadas en el Estado de México, Meza Padilla refirió que un militar le jura lealtad al gobierno, sin embargo, la tropa no siempre está de acuerdo con las decisiones de sus superiores, pero deben hacer lo que se les manda.

De modo que si la tropa se revela y se inicia con algo que pudiera ser para algunos menor como es la marcha del sábado, “que Dios nos agarre confesados” porque las consecuencias pueden ser imprevisibles e impredecibles. La situación del país es compleja, parece caótica y quienes analizan los escenarios también tienen crisis en su pensamiento.

Llega un momento en que lo que intelectuales, politólogos, teóricos y estudiosos del pensamiento se topan con el hecho de que lo que pensaban hace un año  respecto del gobierno, país, partidos y políticos ya no pueden explicarlo ahora.

El pensamiento siempre está rezagado, pero en un escenario como el mexicano, se está muy atrás de la realidad y llega un momento en que lo que pensaban, pierde capacidad explicativa y nadie les hace caso.

Agregó además cómo en Inglaterra ya hubo manifestaciones enfrente de la Embajada mexicana para pedir la aparición con vida de los normalistas.

 

Marco Flores

El historiador Marco Antonio Flores Zavala también opinó acerca del caso Ayotzinapa, el catedrático de la UAZ se dijo indignado por la desaparición de los estudiantes, por el uso de la violencia legal, ilegal, autorizada. La que sea. Indicó que de seguir esas autoridades y no aparecer los estudiantes, existirá responsabilidad por omisión de un hecho de violencia hecho a vista del Estado mexicano.

 

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70