Las + Recientes

El Festival Internacional de Poesía RLV, sus tradiciones (segunda de tres partes)

El Festival Internacional de Poesía RLV, sus tradiciones (segunda de tres partes)

■ El Mirador de Heródoto

La poesía es el eco de la melodía del universo en el corazón de los humanos.
Rabindranath Tagore

No todos los días la poesía es objeto de una crónica. Si se considera que esta 32 edición del Festival Internacional Ramón López Velarde es como un soplo de aire fresco, una oportunidad para llenar de poesía el alma, de conocer más cercanamente a los poetas que concurren al mismo, y simultáneamente vivenciar esta bella conjunción de tradiciones envueltas de un espíritu universitario, entonces vale la pena continuar con el relato del mismo, abordando así sea de refilón, las principales actividades llevadas a efecto.

Esta aventura poética de carácter socio-académico-cultural inició el día 3 de diciembre con una convivencia de recepción en el Centro Cultural El Pulgatorio. El hecho de conocer este lugar ubicado en la azotea de la casa del amigo Abel, es ya una experiencia especial; la exhibición de diversas expresiones artísticas y de antigüedades lo convierten en un atractivo museo. El programa se inició con unas palabras de bienvenida a cargo del anfitrión y propietario; posteriormente se presentaron dos obras literarias: Aeda, Poesía reunida, de Guadalupe Dávalos y Desde este momento… de Gustavo de la Rosa Muruato, presentadas por Gerardo del Río Acevedo y Laura Elena de Jesús Ramírez respectivamente, con la moderación de Judith Navarro; al concluir no se dejaron esperar las felicitaciones, los autógrafos,y la degustación de atole y ponche. La noche concluyó en la Fundación López Monreal, a donde nos trasladamos para disfrutar de un delicioso pozole, acompañado de mezcales, tequilas y whiskies.

El día 4 por la mañana en el patio central del edificio de Rectoría, se inauguró oficialmente el evento. Cecilia Flores Pérez, coordinadora de Comunicación Social, fungió como maestra de ceremonias; Alfonso Vázquez Sosa, coordinador del Área de Arte y Cultura, en representación de Armando Silva Cháirez, Rector de la UAZ, dio la bienvenida a los participantes; luego los homenajeados Verónica González Arredondo y Luis Miguel Aguilar a nombre de los poetas invitados, en forma emotiva agradecieron las atenciones recibidas.

Se inició el festival dando paso a 6 mesas redondas de lectura, en las que durante dos días, los poetas leyeron sus poemas bajo la coordinación de la excelente moderadora Georgia Aralú González Pérez.

Otra de las actividades incluidas en el programa general fue la inauguración de la 26 Feria Municipal del Libro, el día 5 de diciembre, a cargo de Esther Cárdenas. Asistió como representante de la presidencia municipal de la ciudad de Zacatecas, Alfredo Salazar de Santiago, secretario del ayuntamiento.

Posteriormente y disfrutando de una maravillosa luna llena, caminando nos trasladamos al foyer del teatro Calderón para asistir al evento principal del festival, esto es, la entrega del Premio Internacional y el Premio Nacional a la obra inédita, ganados por Luis Miguel Aguilar y Verónica González Arredondo, respectivamente. En la ceremonia moderada por Lilí Morones Ruvalcaba, se escuchó el mensaje de bienvenida en voz del maestro Fabián Edmundo Hernández Ramírez, director de la Unidad Académica de Artes; luego José Javier Villarreal leyó la semblanza de Luis Miguel Aguilar.

Destacó la presencia de Víctor Manuel Cárdenas, presidente del Jurado Calificador; Eduardo Rivapalacio, responsable de la Cartera de actividades Culturales del Spauaz, y Jaime Santoyo Castro, notario público no. 30 en calidad de fedatario de la legalidad del resultado del certamen.

Durante la ceremonia de premiación, la poesía fue la protagonista. Hicieron uso de la palabra además de los homenajeados, Alfonso Vázquez Sosa en representación del Rector Armando Silva Cháirez, y José de Jesús Sampedro, principal promotor. Siguieron los autógrafos, las fotos, el brindis. De ahí nos trasladarnos a la Galería Irma Valerio a la inauguración de la exposición colectiva Moon St., misma que fue presentada por Sofía Gamboa. Después del recorrido degustamos deliciosos tamales y atole.

Esta histórica fiesta poética concluyó al día siguiente con el tradicional paseo cultural Jerez-Tepetongo, el cual incluyó las siguientes actividades:

En Jerez se colocó una ofrenda floral en el monumento a Ramón López Velarde; los homenajeados enaltecieron la obra del poeta y realizaron la primera guardia de honor, seguidos por todos los asistentes. Posteriormente nos dirigimos a la casa museo del poeta jerezano, fortaleciendo así el conocimiento de su vida y obra. Un entremés nos vitalizó para llegar a la Galería-Bar Tizoc, donde se inauguró una exposición colectiva en la que tomaron la palabra Jesús Zúñiga Teniente y Pablo Torres Corpus, promotor del paseo y presidente del Comité del Pueblo Mágico jerezano, respectivamente.

La tradición en este espacio es que los homenajeados se transforman en cantineros, por lo que pasan atrás de la barra para satisfacer las solicitudes de bebidas de los parroquianos; unos más comprensivos que otros, por unos minutos mantienen ocupados a los poetas-cantineros. Creo que jamás olvidaremos cuánto reímos alegremente con esta vivencia.

En Tepetongo fuimos recibidos por Sinforiano Armenta García, presidente municipal y Cupertino González Muro, cronista. Colocamos una ofrenda floral en memoria de Severino Salazar,en una iglesia de su obra, conocimos una semblanza de Dámaso Muñetón y concluimos con una deliciosa comida típica del lugar.

La atmósfera poética de Ramón López Velarde nos dio un nostálgico hasta luego. ■

 

Así se observa el mundo desde el Mirador de Heródoto.

 

*Cronista de la UAZ

[email protected]

 

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70