Las + Recientes

Tortas japonesas

Tortas japonesas

Al igual que el muy h. procurador general de justicia, los señores secretarios de la defensa y la marina ya se cansaron, y con justa razón, porque así como la ciudadanía tiene derecho a cansarse de los abusos y los crímenes de las autoridades, los señores secretarios están en su derecho de cansarse de las inconformidades.

Se duele el general Cienfuegos, nada menos, de las críticas infundadas, pues qué tantos son los veintitrés ejecutados de Tlatlaya para un ejército de cientos de miles de efectivos, perteneciente a un país pacifista, amigo de la fraternidad universal, que no pudiendo usar su cuantioso y costoso armamento contra un extraño enemigo pues, hombre, ya de perdida contra uno que no es extraño ni enemigo,  pero sí el único a la mano para que lo gastado por un país con todas las carencias en su heroico ejército, no sea un completo desperdicio.

Se enoja el almirante Soberón con los padres de los normalistas desaparecidos en Guerrero, a los que considera manipulados, ya que efectivamente no parece espontáneo ni natural el activismo de unos señores a los que no les desaparecieron ni sus yates ni sus cuentas en las Islas Caimán, ni cosa de valor alguna, sino sólo a sus hijos. Deberían  aprender, agrega el asimismo indignado columnista, del licenciado Ángel Aguirre Rivero, que siendo el único real y verdaderamente perdidoso en todo este lío guerrerense ni pío dice; pues ya lo dijo el gran filósofo guanajuatense: la vida no vale nada; y en cambio una gubernatura, así sea de un estado supersubdesarrollado, vale una lanísima.

Y a propósito de la realidad nacional descrita por José Alfredo, del asesinato de Armando Haro dice el procurador que algún día se resolverá, de algún día obviamente posterior al megapuente navideño; del que esperan, prácticamente todas nuestras cumplidas autoridades, opere el milagro del olvido.

Para Manuel y Genoveva un abrazo. ■

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70