Siged: ¿Mejora o control?

Siged: ¿Mejora  o control?

La sociedad en general y quienes trabajamos en el ramo educativo, especialmente los maestros de educación básica y los que de alguna manera estamos relacionados con este nivel, deberemos conocer y empezar a familiarizarnos con el Siged (Sistema Nacional de Información y gestión educativa). Este instrumento ha sido creado para llevar un registro (control) sobre el número de escuelas, maestros y alumnos que hay en nuestro país. Mediante su consulta se podrán conocer los indicadores y rasgos de estos rubros registrados hasta 2013. Finalmente ahora, todavía no sabemos su grado de precisión, contaremos con una plataforma de información estadística y censal que incluye la nómina magisterial y que podrá consultarse zona escolar por zona y escuela por escuela. Por fin, los padres de familia con hijos en las escuelas en las que algunos directivos que se asumen como dueños, más que responsables encargados de los planteles y los maestros, desconfiados y recelosos de que invadan sus espacios de trabajo y observen sus quehaceres pedagógicos, podrán saber el grado de capacitación y actualización con que cuentan los maestros que conviven con sus hijos. Otra cosa es si los títulos y papeles que ostenten se corresponden con el grado de aprovechamiento de los saberes de los discípulos. Para eso deberá ocurrir un proceso de certificación y lo más importante, que los dominios de los mentores se traduzcan en la adquisición de conocimientos y destrezas que adquieran sus pupilos. Las evaluaciones que a partir de este año realizará el INEE al parecer apuntan a esto.

Cuando Peña Nieto anunció la Reforma Educativa, habló de la necesidad de levantar un censo nacional de escuelas para saber cuántas había en el país, de qué tipo eran, con que financiamiento contaban, cuáles eran las condiciones de infraestructura con las que operaban; asimismo cuántos maestros trabajaban en ellas y la cantidad de alumnos que asistían a tomar clases. No sin cierta resistencia en estados y municipios bastiones de la CNTE, el Inegi hizo la tarea, aunque las cifras que en un principio dio fueron preliminares, debido a que planteles de Oaxaca y en menor medida de Michoacán, Guerrero, Chiapas, y otros estados no permitieron el ingreso de los encuestadores. Ahora, por fin se puede acceder a este instrumento para saber quiénes somos, qué hacemos, con qué preparación contamos y hasta cuánto percibimos como salario los profesores de educación básica. En las estadísticas que reporta el Siged el 8 de diciembre, en todos los indicadores y rubros hubo variaciones con respecto a las números preliminares del censo dadas a conocer el pasado mes de marzo, según se puede constatar en las cifras que La Jornada publicó en la columna semanal Reporte Económico del economista David Márquez Ayala, quien se apoyó en la información proporcionada por el primer Censo de Escuelas, Maestros y Alumnos de Educación básica y Especial 2013. Como era de esperarse, actualizadas las cifras que se publicaron antier, su incremento obedece a que a ellas se han agregado los datos de las escuelas que habían negado información.

La creación del Siged y su portal de Internet es un intento por transformar la información en un sector que si algo lo caracterizó fue la opacidad.

La Reforma Educativa, aprobada en 2013, tiene como principal eje elevar la calidad de la educación básica a partir de la rectoría educativa del Estado. Los indicadores que muestra el censo actualizado que aparecen en el portal del Siged deberán servir para saber por dónde hay que empezar para superar las carencias de infraestructura escolar, cuánto y cómo hay que invertir en términos de presupuesto. La inequidad educativa es uno de nuestros grandes problemas y el reto es acabar con ella, dando más apoyo y asistencia a quienes más lo necesitan. Según cifras que acaba de dar a conocer el INEA (La Jornada, 10 de diciembre, 2014), son 32 millones de mexicanos, cerca de la tercera parte de la población, los que están en rezago educativo. Igual debe ocurrir con la actualización y capacitación del magisterio. Por eso es que la reforma peñista que hasta ahora sólo ha mostrado su rostro laboral deberá traducirse en la actualización y pertinencia de los planes y programas. Si la creación del Siged contribuye a avanzar en la senda de la calidad educativa en hora buena, si se queda en un instrumento para el control y fiscalización de los maestros, no será mucho lo que avancemos. Si algo requieren los sistemas educativos para ser exitosos es autonomía y libertad a partir de los centros educativos. Autonomía y libertad a partir de la responsabilidad ética, con todo lo que implica este binomio. ■

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70