Las + Recientes

Muerte por hipotermia y privación de sueño por 180 horas: métodos de la CIA

Muerte por hipotermia y privación de sueño por 180 horas: métodos de la CIA

Washington. La CIA engañó de forma rutinaria a la Casa Blanca y al Congreso sobre su duro programa de interrogatorios para sospechosos de terrorismo, y sus métodos, entre los que estaban simulaciones de ahogo, eran mucho más brutales de lo que reconoció la agencia, indicó este martes un informe del Senado.

El programa, diseñado por dos agencias contratistas para sacar información a sospechosos tras los atentados del 11 de septiembre de 2001, no fue efectivo y nunca produjo información que llevara a desbaratar ni un solo complot, mostró un reporte de la Comisión de Inteligencia el Senado.

Fue puesto en práctica de 2002 a 2006 e incluyó el interrogatorio de presos de Al Qaeda y otros cautivos mantenidos en centros de detención secretos en países como Afganistán, Polonia, Rumania y Tailandia.

El informe, elaborado tras una investigación de cinco años, halló que las técnicas usadas eran “bastante más brutales” que lo que reconoció la CIA a los políticos y al público. Su publicación provocó un aumento de la seguridad de las instalaciones estadounidenses en el extranjero.

“Este documento examina la detención secreta de la CIA fuera del país de al menos 119 individuos y el uso de técnicas de interrogatorios coercitivas, en algunos casos practicándose la tortura”, dijo la jefa de la comisión, Dianne Feinstein.

La CIA rechazó las conclusiones, asegurando que los interrogatorios sí obtuvieron información valiosa. Los republicanos criticaron el reporte, que fue reunido por la mayoría demócrata de la comisión, asegurando que pondrá en riesgo a los estadunidenses.

Algunos ejemplos específicos de brutalidad en los interrogatorios de la CIA citados en el reporte incluyen la muerte por hipotermia en noviembre de 2002 de un hombre que fue mantenido parcialmente desnudo y encadenado al piso de concreto de una prisión secreta de la CIA.

El informe dijo que la CIA intentó justificar el uso del programa ando ejemplos de lo que denominó como complots terroristas “frustrados” y capturas de sospechosos, pero las “representaciones fueron inexactas y se contradecían con los propios historiales de la CIA”.

A algunos prisioneros se los mantuvo sin dormir por 180 horas, a veces con las manos atadas sobre sus cabezas, y se les practicó “alimentación e hidratación por vía rectal” sin ninguna documentación médica que respaldara el procedimiento.

En tanto, un experto de Naciones Unidas en derechos humanos dijo que el reporte revelaba una “política clara orquestada el máximo nivel dentro del gobierno de (George W.) Bush” e instó a que los funcionarios estadunidenses que ordenaron crímenes sistemáticos contra los detenidos sean procesados.

Ben Emmerson, relator especial de la ONU sobre derechos humanos y contraterrorismo, dijo que funcionarios del Gobierno de Bush que planearon y autorizaron crímenes deben de ser procesados, al igual que funcionarios de la CIA y de otros sectores que cometieron torturas como el llamado “submarino”.

“Bajo el derecho internacional, Estados Unidos está legalmente obligado a llevar a los responsables ante la justicia”, dijo Emmerson en un comunicado divulgado en Ginebra. “El fiscal general tiene un deber leal de presentar cargos criminales contra los responsables”, agregó.

“CALABOZOS” DE LA CIA”

El reporte describe una prisión secreta de la CIA, cuya ubicación no está identificada, como un “calabozo” en el que los detenidos eran mantenidos bajo una oscuridad total, constantemente encadenados en celdas aisladas y bombardeados con música o ruidos a todo volumen y con una cubeta a disposición para hacer sus necesidades.

Señala que durante una de las 83 ocasiones en la que fue sometido a la técnica de ahogamiento simulado que la CIA calificó como “submarino”, un detenido de Al Qaeda conocido como Abu Zubaydah quedó “totalmente inconsciente y le salían burbujas de la boca abierta”. Luego fue revivido.

El presidente Barack Obama dijo que el reporte refuerza su opinión de que los métodos de interrogación usados no sirvieron para los esfuerzos de contraterrorismo y que dañaron la imagen de Estados Unidos en el mundo.

El director de la CIA John Brennan reconoció que el programa de detención e interrogatorios de la agencia “tenía defectos y que se cometieron errores”, aunque defendió los métodos frente a las críticas de la comisión.

La agencia insiste en que la información recolectada de los detenidos bajo el programa de la CIA “generaron avances en el entendimiento estratégico y táctico del enemigo de maneras que siguen ayudando en los esfuerzos contraterroristas en la actualidad”.

No estaba claro si el reporte llevaría a nuevos intentos para que los involucrados en estas prácticas puedan ser juzgados.

El director ejecutivo de la American Civil Liberties Union, Anthony Romero, dijo en una columna de opinión en The New York Times que Obama debería emitir un perdón formal a los funcionarios y otras personas que pusieron de manifiesto que estas acciones fueron crímenes y ayudaron a asegurar que “el Gobierno estadunidense nunca vuelva a torturar”.

El portavoz de la Casa Blanca, Josh Earnest, dijo el lunes que el presidente Barack Obama apoyaba la difusión pública del documento “para que la gente del mundo y en el país entienda exactamente de qué se trata”.

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70